Alimentación·Entrevistas

¿Es rentable un consumo ético?

consumo ético

Mi hermano pequeño y yo tenemos diversas opiniones en cuanto al consumo ético y responsable, en especial en el ámbito de la alimentación ya que es un tema que él domina. Acaba de egresar del Basque Culinary Center, un referente en la restauración, donde ha estudiado el grado en Gastronomía y Artes Culinarias. A ambos nos interesa la nutrición pero la vemos desde dos puntos muy distintos. Yo soy consumidora, él es el que hace la oferta de consumo. Por tanto existe un valor que nos tiene siempre en disputa: la rentabilidad. ¿Es rentable hacer un consumo responsable?

Hoy Víctor es el invitado para hablarnos de su visión. Me parece muy interesante abordar distintas perspectivas porque no somos seres aislados y este blog no puede ser un oasis para evadirse del pensamiento ajeno. Estas son sus palabras para reflexionar:

::::::::::

¿Es posible un consumo ético que sea sostenible?

Esta es una pregunta que siempre me aparece cuando hablo de los cambios de consumo que están surgiendo en los últimos años. Pero antes de todo habría que definir quién realiza un consumo ético y en qué consiste. Ciertamente se podría decir que el consumidor ético viene precedido por un consumidor “verde” o en su defecto suele estar ligado, así vemos que si definimos a un consumidor verde como “quien asocia el acto de comprar o consumir productos con la posibilidad de actuar de acuerdo con la preservación ambiental” (Hailes, J. 2007), un consumidor ético sería el que además realiza un consumo de acuerdo a valores que buscan unos beneficios comunitarios y justos.

Este tipo de consumo no es una moda sino una tendencia que está a su vez relacionada con otras como la necesidad de información. Cualquier persona hoy en día quiere saber acerca de lo que compra, ya no basta con que se venda un producto como si fuera “light” o “verde”, la gente quiere conocer realmente el producto. Esto nos lleva a otra tendencia directamente relacionada como es la importancia del origen. El origen no solo aporta información geográfica, sino en las formas de producción, lo cual nos puede ayudar hasta qué punto es “ético” el producto que estamos comprando.

Como veis todo está relacionado, ya que estos cambios en los consumidores se ven reflejados en las empresas y en lo que venden. Como consecuencia, habréis visto que en la mayoría de grandes superficies, o hasta pequeños establecimientos, encontramos zonas que venden productos como ecológicos, sostenibles, de comercio justo o con cualquier adjetivo que pueda llamarnos la atención o satisfaga la necesidad de un estilo de vida “verde” o ético.

Se podría decir que es un esfuerzo loable por parte de la industria alimentaria ofrecer la posibilidad de consumir productos ecológicos que aseguren una producción justa. Si bien habría hay que tener mucho cuidado con los productos que se venden como “saludables”. Imaginad por un momento que esos productos ecológicos o de tendencia “verde” cumplen vuestros requisitos, ahora haceos la siguiente pregunta ¿es ético mi consumo?

Por una parte, habrá que gente a la que no le interese profundizar tanto en su consumo y le baste con que se cumplan otras condiciones. Otros pueden considerar que sí, ya que procuran comprar en establecimientos o productos que les aporten esa seguridad de que se han producido de una forma según sus valores. Llevar un consumo en consonancia con tus creencias, sean las que sean, exige un trabajo en ocasiones muy grande. Muchas veces te habrás encontrado con dificultades de todo tipo que no puedes controlar.

Un consumo ético es más caro, os lleva más tiempo y no todo el mundo lo entiende. Sin embargo, si lo hacéis es porque seguramente tenéis unas creencias en él y la recompensa y lo que aporta a vuestras vidas vale la pena con creces.

Pero la cuestión que nos preguntábamos al fin y al cabo es si todo de lo que hemos hablado es sostenible, no en lo referente al medio ambiente, sino si perdurable a nivel social y no solo a nivel individual. Es decir, ¿creéis que la sociedad se puede orientar a un consumo ético? ¿O está solo al alcance de unos pocos?

Partiendo de la base de las dificultades existentes, así como que no todo el mundo estaría interesado, el verdadero problema son los medios de producción más orientados al fin económico que al beneficio común. Aun superándose estas barreras de forma utópica, quizá ni siquiera así se pueda conseguir un consumo ético y ecológico para la población. Las formas de producción ecológicas actualmente suponen un esfuerzo mayor que las producciones normales, además de tener una productividad bastante baja en comparación, si a eso sumamos por ejemplo en el caso de la agricultura, que se diese un trato y pago justo a los agricultores (que desgraciadamente no es así), posiblemente un mercado orientado en esa dirección daría como resultado precios más altos y un descenso de la oferta. Ahí, irremediablemente el que más pierde es el consumidor, aunque ganara en algunos aspectos tan importantes como en salud, sin olvidar la propia naturaleza humana (muralla casi infranqueable) de ir más allá del beneficio propio.

No pretendo mandar un mensaje desesperanzador, sino hacer reflexionar sobre si realmente es posible un consumo que aúne la ecología y la ética de manera global, ya que la realidad hoy en día es que vivimos en un mundo donde tenemos acceso más fácil a hamburguesas que a ensaladas, por poner un simple ejemplo.

::::::::

Mi hermano ya sabe mi respuesta, soy una mujer con fe en el cambio y consciente de la impronta de los pequeños cambios. Para mí tiene sentido hacer la compra en cinco establecimientos distintos y mi inversión en tiempo está justificada. También lo está mi inversión en dinero puesto que un estilo de vida más sostenible y ético me ahorra de otros muchos gastos innecesarios que no mejoraban mi vida. El hecho de que esté solo al alcance de unos pocos depende para mí de tu nivel de consumo. En casa somos seis y no podemos permitirnos un vestuario verde a gran escala pero el trabajo minimalista hace que, tener menos cosas pueda resultar en tener ‘mejores cosas’. No por su precio sino por su coste humano y medioambiental. Para mí es importante que el menor número de personas (y seres vivos) sufran en el proceso de creación de algo útil.

Tu compra es tu voto

Seguramente has oído a menudo esta frase. Yo creí que se refería a algo idílico sobre la mejora del comercio y la detección de los gustos del consumidor. Realmente la frase trasluce la realidad de que si abogas por las grandes compañías, son estas las que pagan las campañas electorales. Así de básico y real. Carlos Ballesteros abordó este punto en el libro con idéntico título, Tu compra es tu voto. Recientemente leí un texto suyo para Inpsicon, un grupo de investigación de psicología del consumidor donde se expresaba la línea recta del consumo con valores:

CONSUMO CONSCIENTE

CONSUMO CRÍTICO

CONSUMO COMPROMETIDO

Nuestro compromiso pasa por estimular una cultura de consumo ético, sensibilizando al consumidor que no solo hace elecciones en grupo, sino elecciones individuales que deben estar justificadas por su compromiso moral, sea cual fuere. Me encuentro con muchas personas (yo pensaba así) que creen en los animales como materia prima, lo que justifica todo su trato pero ¿qué ocurre cuando el mal-trato humano se ve involucrado? Puede que no veas daño en la industria  de productos animales pero sí en la que explota y abusa de seres humanos, lo cual te inclinará a tomar partida en el comercio justo, local, de temporada y/o ecológico. 

Yo no hago consumo ético en espera de cambiar el mundo. Lo hago porque solo soy una persona y hago la coherencia extensible a mi compra.

Como ves es un tema para discutir. Doy las gracias infinitas a mi hermano por poner en el tapete uno de los temas sobre los que bien no se quiere discutir, bine no sabemos defendernos. Hazme saber tu opinión en los comentarios ¡me interesa de veras!

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

4 comentarios sobre “¿Es rentable un consumo ético?

  1. Yo tambien apuesto por un consumo mas etico y de calidad. Deberia ponerse mas en practica y no solo mirar el beneficio economico. Para mi la salud es muy importante. En casa no somos veganos porque el trabajo de mi marido es un poco duro y tiene mucha mas hambre. Pero lo que compramos intentamos q sea de calidad, y fresco. Comemos frutas , verduras pan a veces pescado azul y algunas veces algo de carne de pollo . Ahora que empieza el calor hago ensaladas de pasta que llenan mucho, son frescas y aportan liquidos al cuerpo y de postre melon, sandia… Piña…. Tambien suelo hacer muchas veces crema de verduras que nos encanta. Comemos de todo pero intentando que sean mas veduras y frutas que carne. No bebemos refrescos solo agua. El agua de la zona donde vivimos es bastante mala para beber y no tenemos mas remedio que comprarla la compro en garrafas para no usar tanto plastico. De hecho muchas garrafas vaciad las suelo usar para embotellar el jabon caser de lavar ropa que hago. Muchos besos

    1. Gracias por tu comentario Ana, la verdad es que pagando por nuestra salud ahorramos en médicos y hospitalizaciones.Verlo así aporta mucha claridad. Saludable y reaprovechando plásticos, enhorabuena valiente 🙂

  2. Pues nosotros en casa cada vez hacemos compra mas selectiva, miramos que sean alimentos de calidad y consumimos muchos vegetales, cereales y frutos secos, así como fruta de temporada. Pescado azul o blanco sobretodo las niñas y carne ocasionalmente y estamos con más energía que nunca, hemos sustituido el café por té o infusiones y como ya solo compramos ropa cuando nos hace falta algo, no nos importa invertir algo más en la alimentación.
    Por cierto compré un jabón de Alepo pero lleva perfume y otros ingredientes, donde puedo encontrarlo que sea 100% natural?
    Y espero entrada de donde comprar ropa sostenible o de comercio justo…saludos!

    1. Qué cantidad de cambios increíbles, un pedazo de aplauso para ti, Estela. Yo compro el Jabón en herboristería. El jabón de Alepo auténtico lleva un sello en el propio jabón, es marrón por fuera y verde por dentro. Te dejo un enlace para ver su aspecto:
      https://media.timeout.com/images/103330586/630/472/image.jpg
      En el siguiente post te ayudan a identificarlo:
      http://www.bioferta.com/es/smartblog/32_comprar-un-jabon-de-alepo-autentico.html
      Si no tienes cerca un herbolario, puedes hacer un pedido por internet. ¡Suerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *