Desarrollo personal·Minimalismo

Tu físico no importa nada

¿Cuánto te preocupa tu físico?

Demagogia o motivación, puedes llamar como quieras a una frase que no dejará de contener verdad. Tenemos nuestra atención dirigida al físico y esto está haciendo muchísimo daño. No culpes más a la publicidad, las grandes cadenas o los medios: son las personas las que dan importancia a las cosas, las que miden la gravedad y el peso de las opiniones, eres tú el que sigue creyendo en ello. Pero la verdad es que tu estética no importa nada.

Queremos ser primeras marcas, recibir halagos por nuestro disfraz de hombre, tener ventaja comparativa y destacar. Luego tenemos una conversación íntima y nos las damos de humildes y minimalistas (yo soy la primera vanidosa). Pero no es posible conjugar la modestia con el deseo de sobresalir.

No tiene sentido querer mejorar un corazón acicalando su pellejo.

Todo lo trivial fluctúa por países: el dinero, la moda, el tipo de cuerpo deseado. Lo esencial sin embargo, como lo es el amor y su dictamen, es idéntico en todas las religiones y franjas horarias. Lo que hay de esencial a ti, trasciende y es bello en todas las situaciones y espacios de este planeta. Una persona buena es buena en Pekín y buena en Argentina. Una persona bella puede serlo en Dinamarca y no serlo en Burkina.

¿Por qué nos ocupamos entonces de algo tan volátil? ¿Cuánta energía de nuestra vida merece el concepto físico? La angustia, la envidia, la insatisfacción, la vergüenza.

Las personas ‘guapas’ se preocupan por seguir siéndolo a diario y, las que no, se preocupan por serlo algún día. Pero ninguno nos preocupamos por ser hoy, en nuestras condiciones actuales. He hablado con mujeres bellísimas que viven angustiadas por su físico ‘insuficiente’.

Creemos que un cuerpo perfecto ‘como el de…’ cubrirá toda la cuota de preocupaciones, nos hará más libres y divertidos. Más felices. Imagínate planchando a las 23.30 de la noche. Ahora imagínate planchando a las 23.30 de la noche con un cuerpo de impresión. Es un ejemplo tonto que nos recuerda lo inútil que es el molde.

No estás hecho para seducir a nadie, no somos flautistas de Hamelín. Y si deseas serlo, allá tú porque no te seguirán más que ratas.

Has venido al mundo para dar. Y para eso, tu físico no importa nada.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

6 comentarios sobre “Tu físico no importa nada

  1. Hola Bea. Me ha encantado el post tb lo aplico a mi misma. Creo que mucha culpa de ello tambien la tienen nuestras mamas que siempre quieren que estemos estupendas, los novios o maridos que cuando te descuidas un poco enseguida ya se van otra o piensan en otra ( se de cantidad de parejas a las que le ha pasado esto) o cuando tu cuerpo cambia por el parto ya no les gusta ,la sociedad en general y las amistades en la adolescencia. A parte, la publicidad nos meten por los ojos cantidad de cosas haciendonos creer que las necesitamos. Gracias Bea por el post. Un abrazo

    1. No sé por qué creemos que la experiencia de otro será la nuestra. Nos queda mucho trabajo por hacer y muchos miedos que desterrar. Tu marido está contigo porque quiere. Te escoge desde la libertad y eso es precioso, no lo olvides 😉

  2. Bea mi marido me dice a diario lo guapa que soy, así esté recién levantada o con ojeras y cara de cansancio. Si me ve abatida más veces me lo dice y yo le creo. Al menos para él y para mis hijas soy preciosa. Mi grande siempre me ve guapa (la otra aún es bebé) y eso me vale más que todo! Pero eso si, sin mi corrector de ojeras no salgo jajaja

Deja un comentario