Entrevistas·Minimalismo

Un año sin compras: Entrevista a María Cañal

sin compras
¿Te unirías al reto #un año sin compras?

¿Podrías pasar un año sin compras? Si hay algo que me gusta de las entrevistas es que no se acaban las mamás valientes. Hoy traigo una de excepción que comulgó conmigo en el minimalismo y cuyo blog me atrajo desde el principio por su estética exquisita y su contenido único. Voy a presentarte a María Cañal, que no puedo describir de otra manera que una activista de la educación, la belleza y la parte esencial de la vida. Además de ser fundadora del evento ‘blogguever’ y de algo que no te puedes perder, ‘sindeberes’, María inició el pasado septiembre el reto #UNAÑOSINCOMPRAS. ¡Un año! ¿Te imaginas?

María es mamá de Nico y un año sin compras innecesarias ha hecho que ella y su hijo puedan vivir grandes experiencias, amén de ver con claridad qué es bastante y qué cosas son importantes en nuestros días. He seguido con mucha atención su año sin compras en todas las entradas de su blog Escarabajos, bichos y mariposas y necesitaba entrevistarla a punto de cerrar el reto. ¡Te vas a enamorar!

Reto un año sin compras

  • Tienes un blog fabuloso que nos ha dejado seguir tu reto ¿Crees que hacerlo público te ha ayudado a no desistir?

Creo que si. Hacerlo público tenía como fin, por un lado animar a la gente a hacerlo, o al menos a pensar acerca del tema del consumismo, y segundo, animarme a mi, que no puedo fallar a toda esa gente que me está leyendo y está siguiendo el reto. ¡¡Creo que hemos formado un gran equipo!!

  • ¿Ha afectado de alguna manera a tus relaciones familiares / sociales?

No, en absoluto. En casa teníamos de todo, por su orden, para sobrevivir uno o tres años, y socialmente tampoco porque nunca he sido una persona de comprar mucho de todas formas y no suelo «ir de compras», prefiero ver a los amigos en una excursión o ¡tomando algo!

  • ¿Incluyes el hecho de no comprar para los demás? Por ejemplo, si es el cumpleaños de alguien.

En este caso el reto era solo mío. Si que he comprado regalos de cumpleaños tanto a mis amigos como a los de mis hijos. Apliqué el reto a mi persona y a mi casa

  • ¿Tu hijo está en el mismo barco o es una lucha personal?

Como comentaba arriba, el reto lo apliqué solo a mi persona y a la casa. A Nico no le puedo meter en el reto porque crece y los zapatos se le rompen cada dos por tres. Pero sí que hice una cosa que me gustó mucho. Le compraba SOLO cuando necesitaba. Es decir, le quedaban pequeños los pijamas, pues compraba uno. Pero no era esta cosa de «voy paseando por un supermercado y veo unos pijamas y los compro, sin más«. Solo salía a comprarle algo cuando realmente lo necesitaba. 

nico
Nico en uno de sus viajes con mamá
  • ¿Qué ha sido lo más difícil?

En cuanto a necesitar, nada. Porque tengo ropa y la casa tiene de todo y no ha sido nada difícil. Pero quizá sí que ese caprichín que te das a veces. Cuando cambias de temporada, esa cosa que compras por comprar. jajajaja. Pero eso es justo lo que quiero evitar, así que lo que espero es haber aprendido a controlar ese  impulso. Eso es lo más difícil y a la vez lo más útil y el fin de todo el reto. Aprender a controlar el impulso, porque si te paras a pensar, el impulso es lo que hace que se llenen nuestro armarios de cosas innecesarias. 

  • Supongo que no solo me hablarás de beneficios económicos…

¡No!, los beneficios económicos son, y están, pero para mí el beneficio mayor es en la casa. En no llenar el armario de cosas y más cosas, y objetos y camisetas y otra más. La idea es tener poco y bueno, o poco y que utilices. Cosas que te enamoren, cosas con las que te sientes bien y de las que te gusta estar rodeada. Es difícil, es algo que no es fácil, nos hacemos mayores, tendemos a acumular y a tener apego a objetos y cada vez la rueda se hace más grande.

Es bueno parar esta rueda y que en la casa entre solo lo que tiene muchas papeletas de acompañarte siempre porque es algo que amas, y que te llena.

  • ¿Dónde has invertido lo que ahorraste en cosas innecesarias?

En viajar. Este año hemos hecho un viaje precioso y ¡parte de ese viaje está financiado por el año sin compras!. Además, allí también hicimos mucho acto de contención y volvimos cada uno con un par de cositas de recuerdo, no más y son piezas que para nosotros tienen significado, y que buscamos y encontramos. Es importante controlar en estos viajes donde todo es bonito pero hacer un análisis de cómo quedará en tu casa, si hay espacio. A veces está muy bien, solo admirarlas allí, y guardarlas en la retina y no en la maleta

maria canal

  • ¿Tienes una lista de cosas que comprarás cuando en septiembre acabe tu año de reto?

Mi siguiente reto es no volverme loca cuando acabe con el año sin compras. Porque entonces demostraría que no he aprendido nada. Pero sí es cierto que necesito unos pantalones negros de invierno y un par de jerséis que a los del año pasado ¡los dejé casi en el chasis de tanto ponérmelos! jajaja.

  • ¿Qué ha cambiado dentro de ti con este reto?

Muchas cosas. Como decía arriba controlar el impulso. Darme cuenta que no hay nada imprescindible, que las rebajas son este año y el que viene y que ese vestido bonito es precioso pero no pasa nada si no lo tengo. Que en casa siempre hay algo que pueda hacer las funciones, como esa cortina que le hice a Nico en su cuarto, con una tela que había traído de India. Utilizar, reutilizar, combinar. Tantas veces tenemos de todo pero no lo vemos. Porque es más sencillo ir a la tienda y comprar, pero estoy segura que si miramos alrededor nos arreglaremos. Solo hay que frenar y mirar.

  • No comprar ¿te convierte en mejor o peor consumidora?

No comprar nada no. Este reto era una llevada al extremo para hacer terapia de shock en mí y en los que me siguen. No significa no comprar, significa comprar con cabeza, consciente, lo que se necesita, no sobre-consumir, que es lo que hacemos. Intentar comprar en marcas pequeñas, que producen aquí, saber qué compras y dónde. Esto no significa que no vayamos todos a las low cost, pero bueno, en la medida de lo posible parar, buscar, comprar poco y bueno, si se puede. Creo que estaría bien cambiar los hábitos sobre todo de el consumismo feroz de usar y tirar en el que estamos inmersos. 

sin comprar

  • ¿Qué ocurre cuando algo imprescindible se rompe?

No me ha pasado en este año. Pero si hubiera ocurrido y algo imprescindible se hubiera roto lo hubiera comprado. Hice un reto pero los retos no son tampoco para llegar a ese punto. Si era verdaderamente imprescindible (vease, la nevera), pues la habría tenido que comprar, claro .Pero no me pasó nada así y no me vi en la circunstancia.

  • ¿Qué cosas sí has comprado?

En este año sin compras he comprado: una especie de guardapolvos y un cestito en Bali. Unos playeros en las rebajas de invierno, que estaban al 60% y al tener una lesión de tobillo utilizo mucho este tipo de calzado (esto está confesado en el post del blog!) jajaja. Estas tres cosas son las que compré en el año y en el viaje. 

  • Dos libros iniciaron tu reto, ¿puedes hablarnos de ellos?

La magia del orden de Marie Kondo. Para mí fue el comienzo de todo y un antes y un después. En su libro, la Kondo te da otra visión del orden, por lo que yo creo basado en el «no tener». Es fundamental tener lo imprescindible, o las cosas que amas. Evitar trasteros y lugares donde los objetos acaban olvidados. Tener lo que se usa. En esta situación estaba, haciendo limpieza de la casa cuando doné bolsas y bolsas de ropa y juguetes y libros. Cuando me daba cuenta de la decimonovena camiseta blanca, por no hablar de los zapatos que había podido llegar a acumular y que no me ponía hace años. En esa limpieza empecé a ver que algo no iba bien. Además había llegado a un punto que si abría un armario estaba lleno, cualquier armario de la casa, siempre lleno. Y eso da estrés. Así que Marie fue como brisa fresca. Pero más allá me dejó la reflexión que si seguía igual, en dos días la casa volvería a estar llena de cosas que no utilizo y que acumulo. 

Y ahí llegó «A bunch of pretty things I did not buy» (Un montón de cosas bonitas que no compré). Ya el titulo lo dice todo y resumen a las mil maravillas, la idea de Sarah Lazarovic, que en el libro va contando cómo va superando las ganas de comprar y cómo hace si un día necesita comprar algo, los mínimos de calidad que exige, etc. Muy interesante. 

Estos dos libros fueron el revulsivo para empezar el reto y hacer ese cambio. Realmente les debo mucho y estoy encantada. 

  •  ¿En qué ámbito has aprendido más? Ropa, decoración, alimentación…

En ropa y decoración. En alimentación no he entrado a fondo y es el siguiente reto SIN DUDA. Tengo mucho mucho mucho que aprender ahí. Así que será mi próxima aventura, ¡¡que siempre hay que tener metas y objetivos!!

***

Muchas gracias María por ser tan generosa con tus respuestas. Seguid su blog, es un tesoro para los ojos y el corazón.

(Todas las fotografías pertenecen a María Cañal)

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

4 comentarios sobre “Un año sin compras: Entrevista a María Cañal

  1. Interesante entrevista. Me encanta que la gente comparta este tipo de retos, que se sepa que se haga muy público que otra forma de ver la vida es posible.

  2. No conocía a María Cañal pero voy a sumergirme en su blog! Yo hace tiempo leí el Reto de Cait Flanders, que también estuvo un año sin comprar y que además amplió el plazo a dos años. Durante ese tiempo pudo devolver todos sus prestamos (creo que debía unos 30’000 dólares canadienses), dejar su trabajo y trabajar como freelance y viajar sin parar. Curiosamente su punto débil era el Café para llevar…. cada día esos 2 euritos…
    Alomejor ya la conoces….sino te animo a que leas sus historias!

    Personalmente…desde que a finales de 2016 «limpiara» mi casa de objetos que no usaba me pareció super importante dejar de comprar….. Descubrí que tenía tiempo para otras Cosas!!!! Cuántas veces por aburrimiento he salido a dar una vuelta por las tiendas….por el centro comercial….. cada vez volvía con algun chisme decorativo, algo para la cocina, una camiseta de 3 euros….. jajajjaja

    Ahora me parece una pérdida de tiempo ir a ver tiendas…..total no necesito nada! Y me queda bastante tiempo para pasear por el campo, leer, tomar algo tranquilamente…

    Un abrazo!

Deja un comentario