Crianza·Desarrollo personal

Guardería y culpabilidad

guardería

¿Te sientes culpable por llevar a tu hijo a la guardería? Eres una de entre el común de los mortales. El cuidado vicario nos hace sentir mal, en especial si eres autónoma, trabajas en casa o tienes horarios flexibles. Pero no te equivoques, hasta las madres que tienen más que justificado el uso de la guardería se sienten mal por usarla. Habéis sido muchas las mamás que me habéis preguntado por el tema, cómo lo afronto y qué pueden hacer ellas.

Mi caso

Todos mis hijos han usado y usan la guardería. Fresa estuvo dos años en una guardería privada y bilingüe que nos podíamos permitir con dos sueldos fijos. No sabíamos nada del minimalismo. Los mellizos (que además pagan doble…), siguen yendo a una guardería concertada de la Junta. Con mi primera hija en guardería, el sentimiento era una mezcla de culpabilidad y corazón roto: lloraba intensamente a cada entrada y salida. Sí, a los días o semanas se les pasa pero ese primer día lo recuerdan todas las madres. Allí estaba yo llorando y llamando al trabajo a mi marido para que me inyectara un poco de su fuerza (que también habría perdido si hubiera ido él en mi lugar).

Los mellizos no han llorado nunca. Tal vez porque entraban juntos, tal vez porque mi actitud era totalmente diferente. A la diferencia entre criar un bebé sin la familia y criar a tres, la llamo sobrevivir y no quiero sentirte culpable por ello. Pero lo trabajo.

¿Por qué nos sentimos culpables?

La culpabilidad está ligada a la guardería en países como España, donde las bajas maternales son tan escasas y dejas a los niños cuando responden a la palabra BEBÉ en mayúsculas: chupete, pañal, biberón. Es lógico que planee sobre nosotros la palabra ‘abandono’, ni siquiera hace falta que lloren. Ese niño debería estar contigo, es muy pequeño, es demandante. Te sientes culpable porque no es natural. Igual que no es natural obligarlo a dormir en una cuna o llevarlo en un carrito recién nace. Pero lo hacemos. A tenor de las opciones de muchos padres, un centro especializado con personal especializado no es lo peor que harán como padres pero esto no hará que su cabeza se calle.

Lo que dice mi corazón

He pensado y repensado mucho cuál es mi opinión sobre las guarderías y la verdad es que no me parecen un invento fantástico. No me hace sentirme conectada a ellos dejarlos allí y tampoco sé encontrar una excusa lo suficientemente fuerte como para explicar por qué soy incongruente en esto. La verdad es que me gusta la idea del Unschooling pero después de hacer diversas lecturas, visitar centros, entrevistarme con personas… sé que no es mi momento (ni quizá yo la persona). Así que la mayor va al colegio y los pequeños a guardería.

Adoro embarcarme en proyectos intensos. Y educar a los hijos en casa definitivamente lo es. Pero el minimalismo también me ha enseñado que yo no puedo abarcar todos los proyectos bonitos del mundo. No todo es para hoy, no todo es para mí.

Y sí, me siento lejos de ellos cuando los dejo allí. Sé que no comen lo que deseo. Así que no puedo ofrecerte la fórmula mágica para ‘entregarlos’ sin pena. Te estaría mintiendo. De hecho, quisiera ser tan mágica que el año pasado me planteé hacer un centro de día en casa a través de una escuela Waldorf. Con esto ya puedes entender mi posición. No pudo ser.

Maternidad y perfección

Proyectos intensos y bonitos son que tus hijos adoren las verduras desde bebés con un BLW pleno. Lo probé, insistí… y no me funcionó. Asumir este y otros muchos proyectos como fallidos me abrió los ojos: no puedes ser todas las madres. No puede ser la mejor mamá de cada mamá. En algunas cosas, lo sabes ¡eres muy buena! pero no tienes todas las virtudes de este mundo.

Bien, con esto sabemos vivir. Nos repetimos que no somos perfectas. Pero aún así… ese bebé que está allí, podría estar conmigo. Y ¡zas! el sello de culpable sobre ti.

Los clichés de la guardería

No te voy a hablar del cliché sobre socializar porque todos los niños acaban por ser sociables sea en un ambiente de adultos, sea en el de niños. De hecho, te dejo las palabras del pediatra Carlos González sobre el tema, al que respeto mucho:

«La socialización no necesita para nada guarderías porque de entrada los niños pequeños no se socializan. Es a partir de los tres años aproximadamente cuando empiezan a jugar unos con otros. Y eso lo pueden hacer en otros sitios.» Carlos González para Eroski Consumer (Fuente aquí)

Me niego a entrar en la trampa para ratones del tiempo de calidad: No paso tiempo con mi hijo pero el que paso es espectacular. Soy contraria a esta idea porque los niños necesitan tiempo con sus padres aunque esto incluya aburrimiento, silencio o incluso momentos en que tus hijos son muebles mientras tú haces tareas. Tus hijos no son superstars, son pequeños humanos que pasarán por todo tipo de conexiones con los demás. Muy intensas, nada intensas, es el flujo de la vida. Lo aprendiste tú y lo aprenderán ellos.

Y por último tampoco voy a apoyar el: ‘Lo hago por él, para trabajar y darle todo lo que necesita‘. Apoyando esa frase este blog dejaría de ser minimalista: necesitamos menos cosas y más amor.

Dicho todo lo que no justifica, diré que la guardería no es un castigo para ellos ni tú cometes un crimen. Nadie te asegura que tú lo harías mejor con ellos en casa.

No hay libros, no hay solución

Si tu hijo duerme mal, hay un libro que lo soluciona desde métodos de afecto o métodos de rutina. Si tu hijo come mal, hay un libro que lo soluciona con recetas bonitas o con trucos infalibles. Si sientes celos, estás deprimida o te ves gorda, hay un libro. Pero nadie ha solucionado aún el problema emocional de entregar a tu hijo en la guardería a través de un libro. Ni de palabras. Porque no hay forma de contradecir a la natura. Yo sé que lo que ellos adoran es estar conmigo. Ir al parque, dibujar en papeles enormes, merendar tres frutas diferentes al tuntún, bailar desordenadamente, subir escaleras, abrir puertas, golpear cubos.

Y no tengo estrategia que venderte. Mis hijos van a la escuela porque me flipa trabajar, pintar, la web, el ejercicio físico, mi realización. No tenemos familia o red que nos cubra y este es el método por el que hemos optado. En este momento de mi vida he aprendido a tomar decisiones. Eso no quiere decir que todas sean perfectas.

¡Qué decepción!

¿Mamá Valiente no va a tranquilizarme?

Lo siento. No puedo venderte humo pero seguro que ahora te sientes más conectada a mí. Al fin y al cabo así se hacen las redes: con hilos firmes y otros no tanto, una cuerda arriba, otra cuerda abajo.

¿Te gustaría tenerlos en casa pero no tienes los medios o el conocimiento? Está bien, puedes quitarle la interrogación a la frase anterior y dejar de sentir que tienes que justificarte. No tienes que justificar nada. Ante nadie. Nunca. En la vida tomamos opciones porque no elegir es no vivir. ¡Avanzar es decidir!

No todos nuestros pasos son gloriosos, pero caminamos, que ya es mucho 🙂

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

14 comentarios sobre “Guardería y culpabilidad

  1. Gracias por escribir sobre ello, fuí una de las tantas mamas que te preguntó. Al final decidí que mi peque vaya a la guardería, espero que lo llevemos bien ?

  2. Me ha encantado hoy tu reflexión.

    Como comentabas, la sensación de abandono surge sobretodo cuando el niño es tan pequeñito que has de dejarlo sin saber valerse por si mismo, Aún no sabe andar y has de dejarlo con otras personas. La baja de maternidad en España es de risa. Luego se quejan de la tasa de hijos.

    En mi caso, con mi hija mayor, al trasladarnos de ciudad cuando ella tenía un año y medio, cogí una excedencia y no lleve a la niña a la guardería hasta que tenía dos años y diez meses, que fue cuando me quedé embarazada de mi otro hijo y yo necesitaba un poco de descanso. La niña ya era grande y no tuve sensación de abandono, es más ella tenía tanta necesidad de hacer nuevos amigos y aprender cosas diferentes (Pese a que vamos todas las tardes al parque y por las mañanas salíamos a pasear a la perra, comprar, etc) que cuando iba a buscarla no quería salir de la guardería, solo iba cuatro horas y le sabían a poco. Esto me hizo ver de otro modo la situación, con el pequeño estaré más atenta de sus demandas y quizá pruebe a llevarlo un poco antes e iré viendo si el disfruta, a la vez que dispondré de algo de tiempo libre para ser yo sin niños!

  3. Mis mellizos tienen 2 años y 4 meses y hoy a sido su primer día de guardería pq necesito tiempo p la faena de casa comida ropa y trabajo por la noche y mi marido es seguridad casi nunca esta en casa solo 4 horas por dia y yo estaba saturada necesitaba algo de tiempo p la faena y todo pero me siento fatal por llevarlos no se como explicar es como si estuviera librando me de mis hijos y me sinto la peor madre del mundo parece que la gente me mira mal por eso … :'(

    1. Katerrine, eres la mejor y única madre que podrán tener tus hijos. ¿Crees que dejarlos cuidados se corresponde con la peor madre? Sé que no lo piensas. Lo único que sientes es amor y eso te hace no querer separarte de tus niños hoy. No te resistas a los cambios que son buenos. Si ellos están felices, serán tus mentores en este cambio nuevo. En este crecimiento y separación. Te abrazo

      1. Gracias… Ahora me siento mejor pues se que están bien cuidados y les gusta mucho la guardería me dicen adiós y no lloran estoy mejor.. Muchas gracias me ayudo mucho la publicación besos

  4. Uf, este tema me ronda la cabeza casi a diario últimamente. Mis mellizas van a la guardería desde los 5 meses unas 4 horas. Pero este curso, con casi año y medio, van entre 6 y 7 horas. Y no puedo evitar sentirme culpable. Por razón de mi trabajo, para mi es importante tener ese tiempo. Es una decisión mía, la «mejor» para hacer algo de equilibrio entre todo lo que me importa y lo que necesito en mi vida. Pero luego consulto libros y artículos sobre el apego seguro, que si las guarderías no lo favorecen …y me lleno de inseguridades, más que las que ya tengo sobre si lo estoy haciendo bien en ese sentido, cosa que por otra parte es posible que transmita a mis hijas, así que más mea culpa. Ojalá pudiese apagar el botón de la culpa porque sé que durante este curso, el plan es ése…
    Un abrazo y gracias por los temas que abordas

    1. Las guarderías y el apego no son contrarias. No creo que sea posible realizar un apego con una madre sin vida y extenuada. O en desequilibrio, como dices. Se habla de la crianza con apego, pero no puedo concebir una crianza sin apego. Mucha teoría pero, ya lo sabes bien… el amor es lo que importa.

  5. En breve tengo que dejar a mi niña con 13 meses en la escuela infantil, es la segunda, con el mayor le tuve que dejar con 6 meses, lo pasé fatal, pero gracias a mi suegra iba muy pocas horas. Ahora con la segunda he ‘podido’ pedir unos meses de excedencia y no va a ir hasta casi los 14 meses, pero estoy peor que con el primero, me planteo dejar de trabajar aunque tampoco quiero perder mi empleo, pero creo que la decisión de tener hijos es estar con ellos. Mi niña lo va a pasar fatal, tiene una mamitis increíble, solo quiere estar en brazos y encima le doy el pecho a demanda, no se que hacer no paro de llorar todo el tiempo, hasta me está afectando hasta con mi pareja, lo pago con él.
    Me va a dar algo cuando la tenga que dejar en unas semana.

    1. Mary, espero que pasados unos días te sientas mejor. Quedarse en casa con ellos está justificado si la experiencia en casa supera emocionalmente a la experiencia en guardería. Si supondrá un estrés para ti y un problema con tu pareja, has de evaluar si es lo correcto. Papá y mamá son el enclave para su desarrollo. Ánimo con la decisión, te envío un gran abrazo.

  6. Hola, aún siento culpa, vivimos una época muy difícil dos años atrás y tuve que dejar a mí niña en la guardería e ir a trabajar, al inicio todo bien pero luego lloraba mucho y note frases raras de la persona que la cuidaba, le hablé del tema y todo colapsó, se volvió una fiera que me gritaba delante de mí hija y mí hija lloraba mucho al dejarla allí, pero no tenía más opciones, duro allí casi 6 meses, luego perdí el empleo y desde entonces la cuido yo. Ella aveces recuerda la guardería y me dice mamá esa sra era mala, no quiero ir nunca más allí. Lo que más me parte el alma es cuando me dice, yo no sabía hablar mamá, por eso solo lloraba. No creo que haya sido castigos físicos, pero si emocional o sicológicos partiendo de que la Sra era muy extraña en su actuar y vi que con otra madre también tuvo discrepancias.

    No puedo ni ver las fotos de esa época porque mi niña al verlas se vuelve un mar de lágrimas y acto seguido yo también, solo espero que ambas podamos sanar todo esto, y yo perdonarme, no tenía opciones en ese momento sino lo hacía no comiamos. Fue un momento muy duro de mí vida y de la de mí niña.

    1. Es increíble que personas así estén a cargo de lo más valioso de nuestra vida. Lamento profundamente que vivierais esa experiencia. Pero sé que quedará en agua pasada y tu hija tendrá una vida plena y feliz. Te abrazo fuerte.

  7. Hola, me gustó mucho tu post. Mi hija tiene 2 años y 7 meses y hace dos semanas empezó la guarderia porqué me ha salido trabajo y he decidido aceptar. Hasta ahora ha estado conmigo. Piensaba de hacer lo correcto, yo necesitaba volver a retomar mi vida y ella relacionarse con otros niño. Pero no estaba preparada a esto. A verla llorar cada dia, sentir que no come, que está triste. Y yo, que pensaba necesitar volver a mi trabajo, me paso el dia sin poderme centrar en nada que no sea pensar en ella. La echo mucho de menos. Las dos estamos sufriendo. Hasta me he planteado dejar el trabajo…estoy hecha un lio. Y me reconozco con todo lo que escribes en el post…da igual que mi hija ya no sea un bebé, que necesito trabajar… Para mi la felicidad de mi hija es lo más importante y si me siento culpable a dejarlas en manos ajenas. Y hecho de menos nuestras rutinas diarias, cada día que la dejo me parece de estar haciendo algo innatural. Cuando me saluta con sus manitas llorando desesperadamente, siento que está enfrentado a los más duro de su corta vida y me siento culpable, tremendamente culpable.

    1. Hola Carla, es muy molesto, pero aún seguimos sin respuesta social hacia las madres. Seguimos sin que se entienda lo difícil que es dejarlos cuando son tan pequeñitos… solo tú sabes lo que es correcto y si compensa el dinero que entra y el que sale de la unidad familiar. Os mando un gran abrazo.

Deja un comentario