Minimalismo

Minimalismo en la Biblia

minimalismo en la biblia
¿Se habla de minimalismo en la Biblia?

Existe una asociación generalizada entre el minimalismo y el budismo, el zen y las filosofías orientales. En gran medida se debe a Leo Babauta, uno de los grandes impulsores del minimalismo a nivel internacional con su fantástica página ‘Zenhabits’ . Sin embargo, el minimalismo tiene presencia en todas las religiones puesto que no hay fe que no desee perseguir lo esencial y librarse de lo superfluo. Ningún libro sagrado vende consumo objetual, sino Espíritu. Y lo hacen desde muy diversos nombres y ritos, pero al cabo, todos creemos en lo mismo. Esto lo vemos en casa con Gombo, que profesa el islamismo mientras nosotros hacemos otro tanto con el cristianismo. Nunca nos mostramos contrarios, de hecho las palabras de nuestros respectivos libros son más cercanas de lo que los medios nos quieren hacer creer.

Hoy no voy a hablarte de budismo y meditación, sino de la fe que a mi me toca y de cómo el minimalismo está implícito en la Biblia. Cuando quitas lo superfluo, te quedas con lo esencial y esto es lo que transmite la Biblia: olvídate de los adornos y acógete a la verdad (que, entre otras cosas, ‘os hará libres’ Jn 8: 32). Si te has preguntado alguna vez si Jesucristo era minimalista, este post te dará algunas respuestas.

El Sermón de la Montaña y el minimalismo en la Biblia

El discurso minimalista por antonomasia dado por Jesús está en ‘El sermón de la montaña’. Es un pasaje del que ya te he hablado anteriormente y al que corresponde un libro de Emmet Fox fundamental en mi vida que te recomendé aquí.

Podemos leer el Sermón de la Montaña en Mateo 5-7 y un resumen en Lucas 6. Creo que las palabras más bonitas de toda la Biblia están encerradas ahí y fue tras el ayuno de cuarenta días y cuarenta noches en el desierto, que precisamente se conmemora ahora con la Cuaresma. De entre todo cuanto habla, predica la sencillez y la necesidad de centrarnos en lo esencial y no en las cosas de la tierra:

«No os amontonéis tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban. Amontonaos más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.» Mt 6, 19-21.

«Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, pensando qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, discurriendo con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo; no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros, pero vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? […] Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, ni en todo su esplendor, se vistió como uno de ellos. Pues si Dios viste así a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos?, pues por todas esas cosas se afanan los paganos. Vuestro Padre celestial ya sabe que tenéis necesidad de todo esto. Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todas esa cosas se os darán por añadidura.» Mt 6, 25-33

No andar preocupado por las cosas es la esencia del minimalismo. ¿Por qué te interesa el minimalismo? Es porque te deja más tiempo libre para enfocarte en lo importante, sea esto para la familia, tu desarrollo personal, el trabajo… en cualquier caso, si el estilo de vida minimalista resuena contigo es porque quieres dejar de preocuparte de tantas y tantas cargas. Porque quieres que tu mente esté liberada de cargas.

No se trata de que vivamos sin cosas, Dios no llama a vivir del aire. Se trata de que no pongamos nuestro empeño en cosas insustanciales. Que dejemos de preocuparnos por la moda, los organizadores más cool para el escritorio, el último video de YouTube o el desayuno más healthy del planeta. Son otras cosas las que de verdad importan.

¿Debe un cristiano ser minimalista?

Aunque algunas voces defensoras del minimalismo entienden que esta sea la forma más coherente de respetar las escrituras, no tiene sentido entender que haya una única forma de vivir para quien tiene fe. De hecho, «Misericordia quiero, que no sacrificio» (Mt 9:13): si sientes que el minimalismo te priva de alegría, no tiene sentido reducir tus pertenencias.

Los tres dones del cristiano son ayuno, oración y limosna y ello puede interpretarse como una vida austera, de dar más que de retener. De entregar lo tuyo en virtud de la necesidad del otro. Y por supuesto de no sobreconsumir, porque el ayuno no solo trata de alimento.

El ayuno de las cosas

No forma parte de la Biblia pero en el Evangelio gnóstico de Tomás, se abstrae la idea del ayuno con la abstención de comida «a una actitud general de desprendimiento de lo mundano» (Piñero, 2009: 85*):

«(Jesús dijo): Si no ayunáis del mundo no encontraréis el Reino. Si no hacéis del sábado un sábado, no veréis al Padre» EvgT. Log.27.

Ayunar del mundo. Estamos sobrealimentados de muchas cosas además de la comida. ‘Demasiado’ es la palabra que más define nuestros días. El minimalismo es una invitación a ayunar de las cosas y el ayuno es una forma de conectar con Dios. La que está más en desuso, pero fue una de las nociones claras del Nuevo Testamento. Jesús no dice ‘si ayunáis, si oráis, si dais limosna’. Dice ‘cuando ayunes…’, ‘cuando ores…’, ‘cuando des…’. Y lo dice en el mismo Sermón de la montaña. Orar, ayunar y dar son tres imprescindibles y el minimalismo es un reflejo laico de esto mismo:

  • Es meditación, introspección, conexión.
  • Es ayuno de las cosas materiales e inmateriales: objetos, personas tóxicas, compromisos innecesarios, ir a la carrera.
  • Es servicio, donación de lo que otros pueden aprovechar, resolución de tener un menor impacto negativo en el mundo y una mejor convivencia con el otro.

¿Tener cosas es malo?

Cuando era pequeña me causaban mucho impacto todas las parábolas referidas a las personas con sus cosas. Parecía que cuanto más tenían, peor se las veían. Y así era en El Hijo Pródigo, que se gastó toda la fortuna de su herencia y acabó durmiendo entre cerdos y otros casos semejantes. Era hablar de oro en la Biblia y después venía la desgracia. De adulta comprendí que no estaba el mal en las cosas sino en el uso que hacemos de ellas. Cuando nos apegamos a las cosas y creemos que no podríamos vivir sin televisión, sin un Iphone, sin Wifi, sin nuestros libros y títulos, sin nuestra profesión o sin nuestras comidas en el bar, estamos fallando a lo importante. Y dedicando nuestro tiempo en objetos que no nos lo devolverán. Ni a nosotros ni a otros. Es una hucha que no se podrá abrir nunca para nadie.

La Biblia no habla en contra de las pertenencias sino del mal uso de estas, lo que entendemos por codicia:

«Guardaos muy bien de toda codicia, porque las riquezas no garantizan la vida de un hombre, por muchas que tenga» Lc 12:15.

Así que la pregunta para saber con qué te quedas o qué dejas ir en tu minimalismo sería ¿Qué objetos te ayudan y cuales interfieren en tu plan de vida? Y si eres creyente ¿Qué objetos permiten que sigas unido a Dios y a los tuyos y cuales te distancian de lo fundamental, del Espíritu?

Cuando dejas de preocuparte por las cosas, todo viene por añadidura. En mi experiencia personal, cuando das, oras y ayunas, el milagro se sucede.

«y que no se preocupen por las cosas que tengan que dejar, porque lo mejor de todo Egipto será para ustedes» Génesis 45:20.

Sé que hablar de fe se ha convertido en un territorio políticamente incorrecto, pero minimalismo también es esto. Aunque no se nombre. Si te gustó, comparte.

__

*Piñero, A. Et al. (2009): Textos Gnósticos. Biblioteca de Nag Hammadi II. Evangelios, Hechos, Cartas. Editorial Trotta: Madrid.

La traducción de la Biblia que he utilizado es de la Nueva Biblia de Jerusalén revisada y aumentada de la editorial Desclée de Brouwer (1998).

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

8 comentarios sobre “Minimalismo en la Biblia

  1. ¡Qué gran verdad todo lo que pones en este post!. El sermón de la Montaña es el Evangelio que elegimos el día de nuestra boda hace 5 años y lo releemos mucho, pero nunca se me había ocurrido relacionarlo con el minimalismo. ¡Muchas gracias porque tus posts nos ayudan mucho para ser la familia minimalista que queremos ser!.

  2. Hola Bea. Por fin has escrito lo que llevo tiempo esperando. Recuerdo q me dijistes en un mail que lo harias y asi a sido .Gracias. Leere este post varias veces me ha gustado mucho. Jesus nos enseñaba a vivir para que no padecieramos por nada porque sabe que en el minimalismo, en el amor, en la sencillez etc.. se encuentra paz , no hay agobios y es cierto que el dinero a muchas personas las ciega dejandolas en la ruina y psicologicamente destrozadas. Porque no sabemos hacer uso de ello, somos egoistas y lo queremos todo. Enloquecemos. Y cuando dejamos este mundo lo cierto es que no nos llevamos nada material con nosotros. Todo se queda aqui. Abrazos Bea.

  3. Bea mánífico!!…. La Biblia no es cualquier libro, independientemente de nuestras creencias. En la Biblia hay mucha sabiduría, de hacer una vida sencilla y simplificación no es excluyente al minimalismo. Sabes yo pensaba en que algún día ibas a llegar a este punto y ocurrió.Las enseñanzas de la biblia y aplicarlas hace que todo sea integral en nuestras vidas. Gracias Bea ❤❤

  4. Marcos 10,21-22 Jesús, mirándolo, lo amó y le dijo: “Una cosa te falta: ve y vende cuanto tienes y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; entonces vienes y Me sigues.” Pero él, afligido por estas palabras, se fue triste, porque era dueño de muchos bienes.

    Sin duda hay relación en el minimalismo y la biblia, justo ayer en la asamblea de oración caía en cuenta de esto, al escuchar este pasaje de la biblia del joven rico. Y es que ciertamente el problema no son los objetos, sino el apego que estos nos generan, dejando de lado las cosas que son realmente importantes, como seguir el propósito que Dios tiene en nuestras vidas.

    Me encantaría contactar con personas que piensen lo mismo, dejo mi correo para compartir nuestras experiencias. Siempre es bueno contactar con personas afines a tus objetivos.

    Bendiciones

    mhyryam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *