Gestión de tiempo

Cómo madrugar sin esfuerzo

madrugar
¿Te imaginas madrugar sin esfuerzo?

Sé que quieres tener días productivos y sé que te planteas madrugar como parte de tu plan de acción. Pero en esta vida atropellada donde los estímulos son tantos hasta el final del día, nuestro cerebro está tan estresado que le cuesta seguir el ritmo ideal de acostarse temprano y madrugar. La productividad pasa por madrugar, a mí no me queda duda después de haber probado todos los horarios (los de ave nocturna siendo pintora y los de gallina siendo mamá). Por eso hoy te traigo algunos consejos para que tus días empiecen paulatinamente antes ¡sin sufrir!

Si tus días son productivos de por sí y te sientes realizado, no sigas leyendo, está bien así. Pero si crees que podrías mejorar tu rendimiento y, sobre todo, acabar el día con la sensación de haber hecho NO TODO sino lo que debías, este artículo puede ayudarte.

Claves para madrugar sin sufrir

  • Que tu primer plan del día te encante. Olvídate de ponerte a trabajar directamente o de estudiar nada más levantarte. Yo hacía esto y te aseguro que las ganas de despertarse y de acostarse temprano no son ni remotamente parecidas a cuando sabes que lo primero que harás en el día te encanta. Puede incluso que tu trabajo te encante pero si la primera tarea es un ‘tengo que’ en lugar de un ‘quiero’, madrugar te será más difícil.
  • Cambia el tono de tu despertador por una suave música. Si tu problema es que apagas el despertador de forma inconsciente, ponte el despertador o el móvil fuera de tu alcance. Pero no lo demores (¿Conoces el caso de Mel Robbins y los 5 segundos?)
  • Duerme lo suficiente. Que no tienen que ser ocho horas para todos. No hace mucho estuve leyendo sobre el sueño polifásico y los experimentos de algunas personas para dormir 4 horas al día y alguna siesta utilizando los patrones de sueño REM de 45 y 90 minutos. No existe evidencia científica que avale esto y puede ser una gran temeridad pero lo que está claro es que no todas las personas somos iguales ni necesitamos las mismas horas de sueño en cada momento de nuestra vida. Si me preguntan, pondría mi mínimo saludable en 6 horas y no creo que mi máximo superara las 9 horas de forma natural. Recuerdo que Pastora Soler confesó que para un concierto necesitaba dormir entre 12 y 16 horas porque es muy importante para la capacidad vocal (mi marido, cantautor y dormilón, da fe de ello). Dormir lo suficiente no es enemigo de madrugar si te acuestas a la hora adecuada.
  • Vete a dormir pronto y sin pantallas. Puedes leer pero nada que suponga un esfuerzo intelectual para tu mente. Mejor una novela que un ensayo científico. Apaga el móvil o usa el modo avión o ultra-batería llegada la noche.
  • Cena ligero y pronto. No cenes demasiado salado ni demasiado líquido. Evita los excitantes y no ‘recenes’. Es mejor tomar una infusión después de cenar, un yogur vegetal o una fruta digestiva bien masticada (piña, pera, papaya, compota, manzana). Olvídate del dulce de madrugada. La única razón por la que sigues buscando azúcar es porque tienes sueño y quieres mantenerte despierto a costa de ingerir más carbohidratos. Si tienes más interés en la relación sueño-comida, en este post tan completo Helen Sanders te cuenta entre otras cosas, qué alimentos favorecen tu descanso.
  • Hazlo gradual (si te lo puedes permitir). Comienza a levantarte diez minutos antes durante una semana, veinte minutos antes la siguiente…
  • Hidrátate al levantarte. Puedes ser persona sin café, te lo aseguro. De hecho no querrás romper el ayuno de tu cuerpo con café. Tu cuerpo ha estado desintoxicándose por la noche y si le das agua ayudarás a eliminar residuos. Si le das café, añadirás más toxemia al cuerpo.

¿Por qué madrugar?

Pero antes de aplicar todo esto, es bueno hacerse la pregunta de ¿por qué quiero madrugar? Habrá épocas de tu vida donde tenga todo el sentido y otras donde no sea necesario. Igualmente hay personas que funcionan mejor a primera hora del día y quienes necesitan otro horario (aunque los ritmos circadianos funcionan para todos). Si tienes una razón fuerte y una decisión comprometida, madrugar será más fácil.

Yo madrugo para regalarme los momentos más frescos del día. Las cosas más importantes de mi desarrollo personal ocurren a primera hora del día. Después puedo ofrecer el día a los demás, sea en el trabajo sea con los míos. Si tienes hijos o un trabajo que requiere de toda tu atención, puede que hacer un hueco para ti a la mañana sea una solución perfecta.

Hecho esto, ¿por qué no madrugas también los fines de semana? Instaurado el hábito vas a querer prolongarlo.

Cuéntame tu rutina en los comentarios y si quieres conocer mi rutina de primera hora del día, házmelo saber también.

**

Si quieres más información sobre productividad y gestión de tiempo sin agobios y desde el minimalismo, puedes encontrar mi ebook aquí.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

10 comentarios sobre “Cómo madrugar sin esfuerzo

  1. Ojalá pudiera tener una rutina… con tres peques, de 5 y 3 años, y 7 meses es difícil, sobre todo porque el mediano es una “alondra” que despierta en cuanto oye el más mínimo ruido y es el que me hace salir de la cama para que no se despierten las otras… y sino la peque, que me echa en falta en la cama (colechamos) y reclama… 😄 Ya llegará otra época!

    1. Es verdad que los siete meses te lo pondrán más difícil pero ¡querer es poder! No importa si no puedes hacerlo cada día porque los niños demandan, no te exijas tanto, es normal que quieran estar contigo. En casa también colechamos… pero me escapo como un ninja jaja aunque ¡Algunas veces deciden madrugar conmigo!

  2. Hola. Pues en mi caso, la verdad soy una persona que necesito mis 7 u 8 horas de sueño y si he trabajado sin parar puede que mas. Si duermo 5 horas no soy persona. Me siento mas productiva entre las 8 y 10 de la mañana. Nunca he sido muy madrugadora al menos que por trabajo u otras cosas tenga que hacerlo. Por las noches siempre tardo en dormirme y si tengo alguna cosa en la cabeza ya no puedo dormir bien. Ahora con el embarazo tengo mas molestias en la tripa que me impiden dormir sin despertar. Tambien, si puedo suelo sentarme un ratito despues de comer y suelo dormirme unos minutos o media hora si no he dormido de noche. En resumen soy dormilona. 😪😅

  3. hola,

    Tambien soy muy dormilona, dormir es delicioso!

    Bea, me gustaría saber cual es tu rutina de las mañanas..
    y también requiero saber que debemos comer o cenar por las noches que no sea pesado para nuestro estomago, me puedes ayudar con eso? generalmente que cenas o comes después de las 6:00 pm hasta la hora que te vas a dormir..

    un saludo.

    1. Genial, espero poder contarlo pronto en un post. Las cenas deberían rondar las 19-20.00 horas y no comer nada pasadas las 22.00. Suelo cenar verduras al vapor, escaldadas, salteados o ensaladas, cremas, sopa de miso… cosas que no sean demasiado pesadas, ni picantes, ni fritas. Abrazos

  4. Mi rutina me encantaría conocer la tuya.

    Arriba a las 6 de la mañana .
    Abro las ventanas del salón entre el aire fresco y la puerta de la cocina .
    Mi café intenso mientras coje temperatura los fogones me esperan (ya se lo q me debo hacer de cocinar me planificó toda la semana) dejo la comida hecha para al llegar en la tarde ya tengamos la cena y así tenga más tiempo con mis hijos en la tarde .
    Mientras la comida se hace estoy como una bala con los suelos baños y superficies y lavadora .(1 hora de reloj).
    Tomo mi café frente a ventana alta respiró el aire fresco viendo al buenorro de mi vecino haciendo deporte en su terraza y observó las
    buenas vistas que tengo que me dan fuerzas para seguir teniendolas.
    7:15 noticias que si no algún cliente me pone conversación del dia a dia y tengo q estar enterada.(sólo 20 minutos).
    A la ducha Agua fría a quitarme olor a lejia y a cocina ponerme para el dia ,alistó taper y a las 8: 20 A enfrentar el mundo.
    Un día hantes ya alistado el bolso la ropa que llevaré y he mirado la agenda del día. esto en Verano con la vuelta al cole no quiero ni pensarlo.
    Hay días que voy de caída me levanto a las 7:30 me baño neseser en el bolso café en vaso llevar y estoy fuera .

    1. Andrea, gracias por darnos a conocer tu rutina, ha sido como estar allí y notar el aire fresco corriendo por casa. Eres una persona disciplinada y organizada ¿has pensado dedicar unos minutos a ti en esa primera hora? No a tu físico, sino a tu interior. Momentos de silencio, de escucha. Esto cambia la vida y ya nada parece ir deprisa. Ni esos días en que ‘vas de caída’
      Abrazos

  5. Para mi madrugar es difícil. Con un niño de 20 meses que se despierta diez minutos después de que lo haga su mamá, da igual que sean las 6, las 7 o las 8, y de que la noche haya sido más o menos buena en sueño.
    Así que madrugo con él y no dedicó tiempo para mí, eso lo tengo guardado al final del día, que aunque no es el mejor momento pero algo es algo.
    Si me gustaria conocer tu rutina y saber si la cosa mejora cuando se hacen más mayores

    1. Hola María. No te agobies por esto porque los momentos vitales son muy personales. Yo he tenido meses donde era imposible madrugar (como en las noches de lactancia infinita de los mellizos donde veía series para no quedarme dormida de pie). Lo justo para ti es observar en qué momento te encuentras y dónde está ese momento para ti. También hay personas que son nocturnas y no encuentran su ritmo de día. De cualquier forma los ritmos cambian con la vida y seguro que tu peque está en breve durmiendo más de lo que esperas. Y por supuesto, espero poder contar pronto la rutina o el ritmo del día. Abrazos.

Deja un comentario