Alta Sensibilidad

Disfrutar de la Navidad con Niños de Alta Sensibilidad

Navidad con Niños

Hoy mi amiga María Mateo y yo traemos unos consejos para disfrutar de la Navidad con Niños de Alta Sensibilidad. Tanto si tienes un hijo altamente sensible como si sabes que en tu familia hay un sobrino que lo es, existen múltiples formas de moderar su alta reactividad cerebral en fechas con tanto sobre-estímulo. Luces que parpadean, música a todo volumen, decoración excesiva, villancicos familiares o la tensión de las uvas no son moco de pavo para los niños sensibles.

Navidad con niños de alta sensibilidad

Pulsa sobre el video para escuchar a María y sus consejos

¿Por qué las navidades son críticas para un niño PAS?

Las fiestas navideñas generan controversia en el propio niño sensible y en sus padres. Por un lado están deseando que lleguen las fiestas porque son niños afectuosos que aprecian y disfrutan este buqué emocional que traen las navidades: familia reunida, regalos, comida deliciosa, juegos hasta tarde ¡y papá y mamá de vacaciones!

Como dice María, ‘crítico’ no es negativo, sino especial. Crítico quiere decir que es un periodo altamente estimulante para ellos. La sobre-estimulación que traen las navidades pueden producir en el niño reacciones como enfados, rabietas o mal humor.

Ideas para prevenir la sobre-estimulación de un niño PAS

  1. No hace falta ir a todo. Las actividades públicas navideñas como talleres, teatros, musicales o incluso puestos navideños se multiplican con estas fechas. No solo es que existan más eventos sino que nos sentimos en la obligación de asistir a todo como padres que quieren ver a su hijo disfrutar. Con un niño PAS podemos conseguir el efecto contrario que perseguimos y conviene medir nuestras fuerzas escogiendo solo las actividades que al niño le apetezcan. De hecho, no es necesario asistir a nada simplemente porque sea Navidad. Las aglomeraciones, las colas, el excesivo ruido ambiental o espacios con mucho calor harán sentir incómodo a tu hijo.
  2. Recurre a las rutinas. Las rutinas o ritmos son importantes para los niños de alta sensibilidad como os dijimos aquí. Para ellos, los cambios suponen un esfuerzo mental. Es evidente que las rutinas se pierden en días como nochevieja o la mañana de reyes pero podemos mantener rutinas flexibles como sugiere María: una actividad por la mañana y tiempo en casa a la tarde. Así le damos un formato a los días de vacaciones.
  3. Ensayar y prevenir. Los niños PAS no reaccionan bien a las sorpresas así que procura avisar de las actividades que vienen con tiempo. Avisa de que mañana vendrán los abuelos y deja claro el plan: Vendrán los abuelos después del desayuno, comeremos en casa y estarán hasta la noche con nosotros. Sin cerrar el plan del todo para evitar inflexibilidad, es muy grato para ellos poder sentirse seguros con lo que ocurrirá. De esta manera lo tranquilizamos y le ayudamos a tener unas expectativas claras de lo que va a pasar.
  4. Cuida su sueño. La falta de rutina no va a ayudar a su descanso pero sigue siendo imprescindible para su actividad cerebral y para reducir su ansiedad. Procura mantener una hora de ir a la cama y, los días en que esto no se pueda cumplir (cena de Navidad o Nochevieja), proporciónale descanso en otro momento del día. Si con tanta actividad el niño se niega a echar una siesta, acompáñalo. Haz una actividad tranquila con él o tumbaos juntos en el sofá o la cama. En el mejor de los casos, se dormirá (os dormiréis) y en el peor, al menos tendrá un tiempo de calma y pausa en su día. Como nos cuenta María, cuanto más descansados están, mejor pueden dominar la sobre-estimulación.

¿Qué puedes esperar de un niño PAS en Navidad?

Estas son algunas reacciones normales de un niño de alta sensibilidad en fiestas multitudinarias. No tienen nada de malo, son reacciones comunes y no debes preocuparte. Como siempre, es mucho más sencillo dejar de resistirte a la singularidad de tu hijo que obligarlo a entrar en los patrones del 80% restante de población:

  • Se asustan con ruidos fuertes como petardos o fuegos artificiales. Verás que se tapan los oídos o que te piden salir de allí. Si el niño es más pequeño, es posible que grite o llore.
  • Pedirá momentos de estar solo. Para ellos el tiempo solo es reconfortante y puede que quiera retirarse en un momento en que a ti te parece que os lo estáis pasando bomba.
  • Es probable que se niegue a besar y a abrazar a todo el mundo. No insistas. Dale tiempo y deja que el niño muestre sus emociones por los demás sin necesidad de afectividad física.
  • Quizá no sea fácil vestirlo con la ropa que has elegido para ir de gala. Los niños sensibles se sienten cómodos con su ropa y puede que se muestren reticentes a llevar zapatos de charol o chalecos. Sé flexible con esto y encuentra un punto intermedio. Evita tejidos que piquen o prendas incómodas con lazos, encajes, botones… etc. En la sencillez está la clave.
  • No esperes que coma de todo. También tienen alta sensibilidad ante un plato y un olor puede disgustarle sobremanera. Cuidado con las salsas si el niño no consiente o con mezclar alimentos que no piensa comer. Sé flexible y elige el buen humor ante las peleas por la comida. Si solo quiere comer uno de los veinte riquísimo platos que habéis preparado, está bien.
  • Le costará especialmente dormirse. Si no lo conoces, el koshi es un instrumento bellísimo que ayuda a la relajación. Los hay de cuatro tipos como los cuatro elementos. En YouTube puedes escuchar cómo suenan. Son una delicia para los oídos y ayudarán con la relajación del niño.
  • Prepárate para empatizar con sus preocupaciones. A los niños altamente sensibles les preocupan cosas que parecen alejadas de su edad. Es posible que se entristezca mucho con una campaña navideña por la pobreza y que quiera implicarse. Valida sus sentimientos y no ridiculices sus intereses.
  • Puede que no disfrute tanto de la celebración como a ti te gustaría. Que de repente no quiera cantar villancicos o que incluso le molesten. O que quiera bajar el volumen de la tele cuando estén dando las campanadas.
  • Lloros injustificados. Cuando son muy pequeños no conocen el origen de todas sus emociones. Simplemente están abrumados y el llanto es una forma de relajar su cuerpo. No lo atosigues a preguntas ¿por qué lloras? ¿qué te ha pasado? Mejor un abrazo y un cambio de espacio.

Ojo, también hay niños de alta sensibilidad que son muy extrovertidos y te sorprenden siendo los líderes de la fiesta. Pero recuerda que son igualmente sobre excitables y que necesitan una pausa.

María y yo esperamos que tengáis felices fiestas y disfrutéis de la creatividad que aflora en los niños estos días.

 

***

En su blog, María aporta además ideas de regalos para niños altamente sensibles y puedes descargar de forma gratuita su guía para niños altamente sensibles.

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

6 comentarios sobre “Disfrutar de la Navidad con Niños de Alta Sensibilidad

  1. Grandes consejos, gracias a las dos… Me surge una pregunta, respecto a las demandas de dar besos y abrazos a todos, incluso a gente que apenas conocen. Estoy de acuerdo que debe ser el niño quien voluntariamente dé muestras afectivas, pero teneis alguna sugerencia para responderle al familiar en cuestion, que se pueda sentir ofendido al no recibir el beso? Me gustaria encontrar las palabras para explicar que cada uno, incluso los niños, somos dueños de nuestra afectividad, y no siempre estamos dispuestos a darla a cualquiera… Quisiera decir esto sin herir…. A ver si me podeis echar un cabo. Gracias!

    1. Yo suelo pedir tiempo para el niño con frases del tipo: Probaremos más tarde, los besos y los abrazos nunca tienen prisa.

      Espero que te ayude. Después, en privado, puedes comentarle que, aunque es cariñoso, le cuesta darse nada más verte.

      1. Estoy con Bea, me he encontrado con esta situación… las fórmulas que da Bea me parecen maravillosas pero recuerda debes proteger a tus hijos… los adultos si lo entienden bien y sino no pasa nada 😉 y puedes usar el humor, siempre funciona tipo » Ostras el niño/a te dará un besito después pero a cambio yo te doy dos bien grandes 😉 «

  2. Hola Bea mi hijo no tiene alta sensibilidad pero me encanta leer que dais solución a muchos inconvenientes que nos encontramos los padres para la crianza de nuestros hijos,tu visión de como criar con tus puntos de vista me ayuda mucho a criar a los mios aunque los estimulos del colegio y la sociedad son muchos cada dia tengo mas claro que en las cosas mas simples esta lo mejor.En la mayoría de los casos ahora que los niños tienen tanto de todo creo que perjudicamos a nuestros hijos mas que ayudarlos. Gracias y feliz navidad.

    1. ¡Gracias! La idea es personalizar los cuidados y educación de cada niño. Tú conoces mejor que nadie la sensibilidad de tu hijo y los estímulos que su pequeño cerebro soporta. Con algunos podemos estirar más que otros (entre los propios hermanos). Lo importante es que seas consciente de ello, esa es tu ganancia. Feliz año.

Deja un comentario