Desarrollo personal

Cómo leer un libro a la semana cuando tienes hijos

leer un libro a la semana

‘Leer un libro a la semana’ pudo ser uno de tus propósitos para 2019. Un libro a la semana supone 52 libros al año. Si lees libros de tu nicho de trabajo o de tu pasión, eso te convierte en un experto en lo que sea. Pero puede que estés empezando a olvidar tu propósito con la frase «¿Y quién lee cuando tiene hijos?». Si ya lo único que lees son los cuentos nocturnos de tus hijos, la idea que te presento hoy puede ajustarse a tus expectativas familiares.

Cómo aprendí a leer rápido y por qué lo olvidé

Como sabes me encanta leer y me cuesta leer solo un libro a la vez. Así que cuando conocí esta técnica supe que me ayudaría a enfocarme de uno en uno. Total, podría leer al menos 4 libros a la vez (a lo largo de un mes). Confieso que antes de ser minimalista, cuando mi cabeza vivía encendida cada segundo, aprendí sobre técnicas de lectura rápida. Libros como ‘Desarrolla una mente prodigiosa‘ hablan sobre ello: el método de marcación con el dedo, la disminución de palabras por fijación y otros recursos extraños. Esto me sirvió para despachar rápido lecturas obligadas o acelerar la tesis PERO lo que yo quería era disfrutar de los libros, así que dejé de pensar en ello. Cada libro tendría su propio ritmo. Y, por supuesto, no estaría obligada a terminarlos todos.

Pero estas navidades encontré el método de Jim Kwik y quedé enamorada de su sencillez y su lógica.

¿Quién es Jim Kwik? El niño con el cerebro roto

Jim tiene una de esas historias únicas. Es un empresario de prestigio internacional que ayuda a grandes personalidades a aprender más rápido. Te hablo de gente como Spielberg, Bono, Oprah, Michelle Obama, Will Smith, Hugh Jackman y un largo etcétera.

Pero de niño, nadie daba un duro por él. Una lesión en la cabeza a los 5 años con un radiador, le convirtió en el alumno lento de la clase. De hecho le llamaban ‘el niño con el cerebro roto’. Buscando la solución para ‘arreglar su cerebro’ conforme crecía, descubrió diferentes métodos de aprendizaje. Aceptar esta diversidad le hizo entender que no había ningún problema con su cerebro sino que cada uno de nosotros necesita aprender de formas diferentes. Entonces encontró su pasión para ayudar a aprender mejor y más rápido a los demás. También para ayudarlos a tomar decisiones a través de sus técnicas a empresarios multimillonarios.

El otro día escuchaba una charla de Javier Tourón, experto en altas capacidades y propuso una observación curiosa y real. Si un cirujano de hace 100 años entrara hoy en un quirófano, se encontraría tan absolutamente perdido que no sabría ni encender las luces de la sala. Si un profesor de hace 100 años entrara hoy en una clase, daría su clase tan ricamente y se iría a casa. Esto quiere decir que la escuela no ha cambiado lo que debería y que los alumnos siguen recibiendo la misma educación igualitaria en un mundo diverso. (Si te interesa este tema, te propongo el libro de Ken Robinson, ‘Escuelas Creativas‘).

Cómo leer un libro en una semana cuando tienes hijos

Pero vayamos a lo que nos ocupa. ¿Cómo encuentro tiempo para leer entre tantos pañales, deberes o extraescolares?

Mientras que un CEO promedio lee unos 4 o 5 libros al mes, una persona promedio lee unos pocos libros al año. Y ya no te digo si hay hijos de por medio. Kwik propone estos datos:

«La mayoría de la gente lee aproximadamente entre 200 y 250 palabras por minuto. Calcule cuánto tiempo se tarde en leer un libro. Según Amazon, el número medio de palabras por libro es de aproximadamente 64000. El 50% tiene más palabras; el otro 50% tiene menos. Si lees 200 palabras por minuto, puedes terminar un libro en 320 minutos. Divida eso entre 7, ¡eso es aproximadamente 45 minutos de lectura por día! ¿No es eso menos de lo que pensabas?»

De hecho algunas personas leen más rápido y solo necesitan media hora al día para conseguir esto mismo.

¿Cuál es el secreto entonces?

Sencillo, programar 45 minutos de lectura al día. Y comprometerte con tus 45 minutos. La manera que yo he encontrado de disponerlos en mi jornada es colocarlos al principio del día, antes de que los niños despierten. 

Suena mi despertador a las 5:15 y me voy a meditar / orar. Una infusión y comienzo a trabajar en lo que me ocupe en ese momento. A las 6:45 suena una alarma que me recuerda que voy a leer algo apasionante. Leo hasta las 7:30 y entonces, voy a despertar a los niños con la mejor de las actitudes.

Y sí, realmente funciona. De esta forma puedes leer un libro por semana. Habrá libros más largos y libros más cortos. Si ya consiguieras leer 15 o 20 libros el lugar de 52 al año, sería increíble para tus hijos y para ti.

Así que no se trata de ir leyendo 10 minutos aquí, cinco allá mientras los niños están haciendo sus cosas, sino de ubicar 45 minutos inamovibles en tu agenda.

Es importante que programes estos minutos en tu mejor hora del día. Para mí, mi hora de mayor energía y lucidez mental es la primera hora de la mañana. Así que ahí es donde lo he colocado. Pero si te sientes una persona nocturna, tal vez puedas poner tus 45 minutos cuando los niños estén acostados.

Te dejo un video de Kwik en inglés subtitulado dónde habla de cómo leer un libro a la semana.

¿Conocías este método tan simple y efectivo? ¿Crees que podría ajustarse a tu agenda? Gracias por compartir con los demás este artículo.

***

Si estás interesada en una crianza sin agobios donde puedas disfrutar de tus hijos sin mermar tu desarrollo personal y creciendo juntos, empezamos nuevo seminario el día 8 de febrero. Es tu oportunidad de tres meses para devolverte a esa maternidad orgánica con la que soñabas. Es hora de diseñar la maternidad que deseas.

Si vives cerca de Sevilla, el viernes 25 a las 18.00 daré una charla gratuita sobre Crianza sin Agobios en Mairena del Aljarafe en un espacio muy especial. Escríbeme a info@mamavaliente.es para saber más. Aforo limitado.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

7 comentarios sobre “Cómo leer un libro a la semana cuando tienes hijos

  1. Muchas Gracias Bea, por las referencias y las recomendaciones. La constancia es la base de todo. Creo que mis horas de mas lucidez , es o muy temprano..o en las noches de extremo a extremo, desearía que fuera en el transcurso del día, he analizado que es así. Un fuerte abrazo.

  2. Hola Bea! Te escribo en este post aunque el tema no este relacionado,por si me pudieras ayudar. El caso es que a raiz de empezar a leer tu blog y tambien el de Paris to go decidi empezar la rutina de lavarme el pelo solo con agua,como medida para proteger el medio ambiente, simplificar rutina y tambien recuperar la naturalidad de mi pelo. Mi pelo es muy rizado y por lo tanto bastante seco. El caso es que llevo dos meses de rutina solo con agua,lavandome el pelo una vez a la semana, y observo que el dia que me lavo el pelo se queda graso,cosa que nunca me habia ocurrido. Y a medida que pasan los dias pierde esa grasa y se ve mejor. No se si esto es normal y si deberia dejar el metodo de solo agua o darle algo mas de tiempo… Lei que tu habias probado el metodo no poo y que tus hijos y tu marido se lavan el pelo solo con agua. Desde tu experiencia que me recomendarias? Darle algo mas de tiempo al metodo o volver a algun tipo de champu? Muchisimas gracias por tu ayuda.

    1. me recordaste este post de Yurena, con esa viñeta tan divertida: https://ecoblognonoa.com/champus-solidos-y-jabones-de-mu-tu-natural-y-sin-plastico/

      Son muchos años usando cosmética, los cambios son muy diversos. Conozco gente que no tuvo bien el pelo hasta pasado un año (y ahora solo usan agua) y gente a la que nunca le quedaba bien. A mí por ejemplo, no me queda bien solo con agua y sigo usando champú sólido pero los niños, que no tuvieron exposición al champú tradicional, tienen el pelo perfecto solo con agua. En estos casos yo digo que si es algo que de verdad persigas, persistir está bien. Si te hace estar más estresada, no tiene sentido existiendo opciones ecológicas como las hay. En mi caso, tener el pelo mal me hacía sentir mal a mí así que lo descarté y me centré en otros cambios que sí que podía llevar de momento. Como siempre, cuestión de elecciones. Eres una valiente.

Deja un comentario