Embarazo, parto y posparto

MÁS DE TRES AÑOS SIN REGLA: Copa menstrual y compresas de tela tras la amenorrea.

Exactamente estuve 3 años y 6 meses sin regla antes de empezar a usar la copa menstrual y las compresas de tela. Cuando me quedé embarazada de los mellizos, fui a la farmacia a preguntar por una copa menstrual. Por entonces no era vegana ni tenía mucha idea de ecología pero me parecía una solución sostenible para después del parto. La copa estuvo como quien dice cogiendo polvo durante años. Con la lactancia a mellizos en tándem (aún siguen mamando con 3 años y 2 meses), se me unieron los meses de embarazo a una amenorrea eterna. Así que me dio mucho tiempo a pensar de qué manera iba a afrontar la menstruación cuando llegara y qué usaría.

En este artículo te cuento qué copa menstrual y compresas de tela uso y Salva de ecoplatea nos cuenta por qué las compresas y tampones al uso son perjudiciales.

Cómo me vino la regla tres años y medio después

Te va a sonar raro, pero echaba de menos menstruar. Sentía la extraña necesidad de regular mi sistema hormonal y volver a tener ciclos. Desde mi experiencia, puedo decir que me sentí igualmente cíclica aún sin el periodo pero de alguna manera, quieres regresar a tu cuerpo femenino con todas sus consecuencias.

La menstruación llegó con la reducción del número de tomas de los mellizos. En especial, cuando corté con la lactancia nocturna. Esta fue una decisión desde el cansancio. Me levanto sobre las cinco como te conté aquí y dar el pecho a la noche varias veces, sumaba cansancio. Les explicamos a los niños que la teta descansa por la noche y que podían venir a la cama a dormir con nosotros, pero no a mamar. (En este enlace tienes algunos cuentos para destetar).

Estuve un buen tiempo con la sensación de ovulación. Parecía que iba a venir pero no. Al menos dos meses con la duda hasta que bajó una regla corta y suave. Después no tuve problemas de regulación y me vino como un reloj tal y como era antes.

¿Por qué elegí una copa menstrual y compresas de tela?

Fundamentalmente, por el impacto en mi cuerpo. Ya sabes que no uso perfumes y evito productos químicos de limpieza que puedan ejercer de disruptores endocrinos. Ya no quería más plástico ni tóxicos en mi cuerpo: ni tampones, ni compresas tradicionales. Además, esto supondría un ahorro considerable en casa puesto que la copa y las compresas son reutilizables durante años.

Por si te sirve de ayuda, la copa que compré entonces es la Lily Cup de Intimina en tamaño A (para mujeres sin hijos o que han dado a luz por cesárea). Se puede cortar el rabito para ajustarla pero yo la tengo entera. Es más rígida que otros modelos pero no la notas nada (cuando aprendes a ponerla, claro) y es muy efectiva.

Aún así, los primeros días de mucho flujo, me siento más cómoda usando compresas de tela. Yo uso unas de fibra de bambú pero existen modelos de algodón orgánico y otros materiales respetuosos. Son preciosas y me han abierto una puerta para hablar de la menstruación con mi hija de 6 años que está deseando tener sus propias compresas con dibujitos. Tengo siete.

¿Qué ingredientes tienen las compresas y los tampones que resultan tan perjudiciales?

Te dejo con Salva de ecoplatea para tener los datos técnicos que nos preocupan:

Cuando decides usar tampones y compresas convencionales, has de saber que estás exponiendo tu cuerpo a una serie de sustancias e ingredientes que le pueden acabar provocando molestias, alergias e irritaciones, entre otras patologías.

Entre todas las sustancias o ingredientes que llevan, te voy a hablar en concreto de tres de ellas. Las que por su influencia negativa en tu salud me parecen más destacables:

  • Dioxinas. Se generan debido al blanqueado con lejías y cloro de la celulosa y fibras de algodón usadas en los tampones y las compresas convencionales. Uno de los objetivos de dicho blanqueado es conseguir un color blanco inmaculado en el producto final. Lo que nos transmite una falsa sensación de higiene y pureza.
  • Rayón. Se utiliza como núcleo absorbente en este tipo de productos, debido a su gran capacidad de absorción.
  • Fragancias. Como ya te he comentado en este artículo, las fragancias, especialmente las sintéticas, son el ingrediente más común usado en los productos cosméticos y de higiene. Su principal función es la de proporcionar un aroma fresco y agradable al producto.

Otro inconveniente que tiene el uso de estos productos es su gran impacto ambiental negativo. Ya que, entre otros motivos, éstos suelen incorporar como materiales de sus componentes, láminas de polietileno o polipropileno (plásticos de difícil reciclado).

Si te está resultando interesante, ¡sigue leyendo! Ya que en los siguientes epígrafes te voy a explicar más en profundidad cuales son los riesgos para tu salud y el medio ambiente derivados del uso de estas sustancias e ingredientes.

¿Cómo afectan a la salud?

Ramón Vendrell (Gerente de Cohitech) en una entrevista realizada para la Agencia EFE y publicada en un artículo de La Vanguardia indicaba que “En Europa, entre el 10 y el 20 % de las consultas ginecológicas son por patología causadas por el material de los productos higiénicos para la menstruación” 

En ese mismo artículo, la doctora Mª Elena Carrera, presidenta de la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología, indicaba: “Cualquier ginecólogo tiene que estar de acuerdo con la copa menstrual porque no produce efectos secundarios ni infecciones, y además tiene un efecto añadido súper positivo que es el reconocimiento del propio cuerpo femenino”. 

A continuación, te voy a indicar los efectos negativos que tienen sobre tu salud los tres ingredientes o sustancias que te he mencionado en el apartado anterior:

Dioxinas

Se consideran sustancias potencialmente cancerígenas por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés). Por su parte, entre otros organismos, la Comisión Europea considera que hay una fuerte evidencia de que se tratan de un disruptor endocrino en humanos. Son consideradas tóxicas para el sistema reproductivo (origina alteraciones en la mucosa del útero y recientemente se las ha señalado como posible causa de la endometriosis)

Rayón

Favorece la proliferación bacteriana, lo que puede derivar en candidiasis, hongos o cistitis. Además, contribuye a que las fibras de los tampones puedan quedar dentro de la vagina, creando un espacio ideal para la acumulación de dioxinas.

Fragancia

El problema de este ingrediente es que engloba bajo la misma denominación a más de 3.000 ingredientes. Pudiendo encontrar desde ingredientes inocuos hasta ingredientes considerados como posibles carcinógenos (fatalatos o tolueno), siendo imposible diferenciar qué producto tiene unos u otros. Salvo que se especifique claramente en la etiqueta que solo se han usado aceites esenciales naturales. Además, la mayoría de las fragancias usadas son alergénicos potenciales.

¿Cómo afectan al medio ambiente?

El uso de compresas y tampones convencionales requiere mayor consumo de materia prima que sus análogos reutilizables (copa menstrual y compresas de tela), lo que implica una mayor tala de árboles.

Y no solo eso, sino que una mujer puede usar aproximadamente más de 10.000 productos sanitarios desechables durante su vida fértil. Número que aumenta si consideramos también las compresas usadas para las pérdidas de orina. Así, ¡sólo en España se estima que unos 2.500 millones de unidades de compresas/tampones al año ¡¡acaban en los vertederos o en áreas naturales!!

 

¡Imagina en todo el mundo!

 

Además, has de tener en cuenta que las partes plásticas de dichas compresas/tampones convencionales tardan cientos de años en degradarse. Tiempo durante el cual contaminan el medio ambiente y causan la muerte de animales que los pueden confundir con comida.

Para que compares, solo necesitarías tres copas menstruales (tienen una vida media de 10 años) para sustituir esas 10.000 unidades. Con el consiguiente ahorro económico, ya que cada copa la amortizas en solo 6 meses.

La reducción de residuos, ahorro económico y mejora de tu salud son claramente destacables al pasarte a los productos reutilizables.

Por último, si no sabes dónde conseguir tu copa menstrual o tus compresas de tela te dejo los enlaces a nuestra web donde podrás adquirir productos elaborados por marcas artesanas españolas. Quiero indicarte que estas marcas presentan un fuerte compromiso social, medioambiental y empresarial. Y al adquirirlas estarás apoyando a la economía local y social. Sin olvidar que son productos libres de tóxicos y no testados en animales.

copa menstrual y compresas de tela

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

2 comentarios sobre “MÁS DE TRES AÑOS SIN REGLA: Copa menstrual y compresas de tela tras la amenorrea.

Deja un comentario