Gestión de tiempo

¿Quieres tener tiempo para todo? Cosas que NO hago para ser productiva.

tener tiempo para todo

Si algo he aprendido después de tantos años lidiando con la gestión de tiempo es que tener tiempo para todo implica decir ‘no’. Decir no a muchas cosas, elegir y quedarte con lo prioritario. No uso la palabra renunciar por esta lleva implícito ‘desistir’ o ‘privarse’. Hablo de elegir. Si optas por una vida administrada con eficacia sean cuales sean tus circunstancias, tendrás que elegir lo que puedes abarcar.

Así que hoy te cuento algunas cosas que no hago o a las que he dado mi ‘no’ para poder ‘tener tiempo para todo’. Es evidente que no lo hago todo, sino que he rebajado mis expectativas y he sido consciente de mis límites. Soy una única persona viviendo una única vida en una casa de 6 personas donde 3 de ellas son diminutas e intensas.

Esto no me hace mejor persona, sino estar presente con los que puedo manejar, en mi círculo, en mi parcelita del mundo.

No lleno la agenda

En mi libro te mostré el ejemplo de Bullet Journal que confecciono. Muy simple. La evolución desde entonces ha sido vaciarlo. ¡Pero una agenda vacía no tiene sentido! Bueno, no está vacía en sí, sino despejados los días. Ahora apunto lo que quiero hacer durante la semana en la parte derecha y solo marcho en los días aquello que no puede moverse (una cita médica, una charla, una reunión en el cole).

De esa manera, dejo de migrar las tareas día tras día. Estas están a la derecha esperando que las ubique. Parece que sin tener un día concreto no las llevaré a cabo pero no es cierto: tienen una semana concreta y estoy comprometida con esas tareas porque están aliadas con mi propósito, se ajustan a mi tiempo y a mi talento. ¿De qué te hablo? de las herramientas VOCACIÓN – TIEMPO – TALENTO. Forman parte de mi método GTM de gestión de tiempo.

Esta es mi agenda (visión semanal) ahora:

agenda ahora

Estas tareas que están a la derecha parten de una lista de objetivos anuales que hice a principio de año y que voy revisando cada semana. ¿Y no hago nada más? Muchas cosas no requieren que las apunte en la agenda como hacía antes. Ya no apunto la rutina de limpieza porque está interiorizada o ciertas cosas rutinarias que sé que están en mi cabeza. Como tengo menos cosas en ella, ahora confío más en su procesamiento.

Así que sí, tener menos cosas en la agenda, me hace ser más efectiva porque puedo llevar a cabo lo que me propongo. Soy libre de expectativas inalcanzables y de listas de tareas interminables.

No hago todas las comidas

Sé que el tema ‘comer’ es sagrado en España y que esto puede generar confusiones. No tengo ningún problema con el peso, sino con la energía. A lo largo de este tiempo he comprendido que nuestra energía física no solo está ligada al descanso (la batería del cuerpo), sino a la alimentación (el combustible). Comer de más y comer sin hambre deja a mi cuerpo fuera de combate. Siempre he tenido digestiones comprometidas que han afectado a mi claridad mental así que estos últimos años me he dedicado a cuidar mis intestinos con mimo. Después de todo, son nuestro segundo cerebro.

Con la comida viva o cruda, entendí que existían otros niveles de energía cuando te alimentabas en consecuencia. La energía de cuando eras niño o al menos adolescente. Con ayurveda comprendí que no todos deberíamos comer lo mismo. Y con la macrobiótica, que hacerlo sencillo y quedarse con el 70% del estómago lleno, era mejor.

Experimenté los ayunos y vi que mi cuerpo tenía tiempo para recuperarse del desgaste y regenerarse a nivel celular. La autofagia es el proceso de limpieza del cuerpo que significa lo que suena: las células se comen a sí mismas. Situaciones de estrés producen autofagia (la célula se repara) o apoptosis (la célula se ‘suicida’) y de esta manera el cuerpo se limpia, se regenera y ¡rejuvenece!

Pero estas situaciones de estrés no deben ser continuadas, sino puntuales, como por ejemplo, ayunar. Cuando dejas a tu estómago rugir, el cuerpo saca energía transformando lo que tiene y convierte proteínas viejas en proteínas jóvenes y sanas. Esto que hacen todos los mamíferos, lo hemos ido olvidando los humanos, que comemos de todo a todas horas y siempre estamos enfermos y cansados.

Ojo que esto no lo digo yo por lecturas extrañas de la Nueva Era, sino que lo dice el premio Nobel de medicina Yoshinori Ohsumi. Puedes leer sobre ello aquí y aquí.

En resumen: Cuando estoy muy cansada, hago días de ayuno donde solo bebo agua o infusiones. Como solo si tengo hambre, masticando bien y en la cantidad apropiada. No hago todas las comidas porque sea la hora si no tengo hambre. Es frecuente que salte desayunos o cenas, pero también algunas comidas. Y no, no paso hambre ni déficits vitamínicos: escucho el estado de mi cuerpo y cuando como, todo es nutrición.

*Libros relacionados: Un día, una comida, de Y. Nagumo y La enzima para rejuvenecer, de H. Shinya.

No veo la tele (ni los anuncios)

Ya te hablé sobre ello en este post pero no sabes la de horas que me ha dado esto en mi vida. Si veo series, lo hago a través de plataformas como Netflix en tiempo de ocio evitando tener que trasnochar o ver anuncios.

Mis hijos tampoco la ven. Ven videos de YouTube y Netflix pero no saben nada de la programación televisiva. Esto les permite seguir los contenidos que desean (dinosaurios, cocodrilos, cuerpo humano, unicornios, brujas, sirenas, tiburones…) sin consumir lo que le pongan por delante. Sobre todo, no ven anuncios y eso ha sido clave para que no les obsesione comprar cosas o tenerlas. ¿Sabías que en Suecia está prohibido hacer anuncios destinados a menores de 12 años? También ha ocurrido en otros países como Brasil. Aquí en España estamos lejos de eso…

Así que no ver la tele, me da tiempo físico y tiempo mental. Las noticias se construyen con mensajes desde el miedo: a los inmigrantes, a las decisiones políticas, a las agresiones. ¿Te das cuenta de que no te enteras de nada bueno en las noticias? A diario ocurren cosas maravillosas, descubrimientos, actos compasivos… pero saber de ello te llevaría a mirar al mundo y no interesa que dejes de enfocarte en la televisión.

Y sí, me entero de lo que pasa en el mundo. Nadie escapa de las grandes noticias porque soy un ser social, me relaciono y tengo conversaciones sobre las preocupaciones de los demás. Cuando algo ocurre y me concierne, busco información.

Otras cosas que NO hago

  • Tampoco ‘salgo de compras’, sino que compro cuando lo necesito y lo que necesito. Evito mirar catálogos o ‘ir a ver qué hay’ porque, lógicamente, hay muchas cosas tentadoras… que no necesito.
  • No trasnocho porque sé que mi mejor horario es por la mañana. De hecho creo que ni siquiera soy interesante por la noche. Pienso más lento y tiendo a obsesionarme más. Apagarme es lo mejor. No salgo de fiesta (por elección personal) y casi por la misma razón, no bebo alcohol. Mantengo mi energía libre de ciertos tóxicos. No quiere decir que no beba jamás, sino que no es común verme bebiendo.
  • No me maquillo a diario. Cuando lo hago me olvido de que estoy maquillada y me emborrono la cara con las manos. Antes dedicaba mucho tiempo a hacerlo cada día.
  • No limpio demasiado. Tener menos cosas y que sean sencillas me facilita que mantener la casa limpia sea rápido.

 

Y tú ¿Qué NO haces para tener tiempo para todo?

 

Recursos:

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

9 comentarios sobre “¿Quieres tener tiempo para todo? Cosas que NO hago para ser productiva.

  1. Hola Bea!!

    como siempre un post genial!!! es verdad que pensar que renunciamos a las cosas nos frustra y nos entristece, y no estamos renunciando, simplemente hay que saber elegir!! está claro que no se puede llegar a todo, imposible, tengamos hijos o no, las personas somos finitas, pero siempre se nos está diciendo que el querer es poder….pero ¿a que precio? Obviamente, con organizacion las cosas mejoran….pero organizar lo verdaderamente importante, lo que nos llena y hace feliz, no se puede abarcar todo, hay que priorizar.

    Gracias por compartir tu nueva bullet…lo cierto es que es muy buena idea! yo llevo un par de meses con la mia y es GENIAL! me encuentro mas relajada y todo, no se…como que la mente ya no tiene que retener tantas cosas….la bullet lo tiene todo! Yo, al finalizar el dia, hago un repaso y programo el dia siguiente y el finde lo pongo como algo unico, cosas a hacer durante el. Si que es verdad que hay tareas semanales que no tienen dia…..me gusta tu nuevo método! Lo que me pasa a mi, ahora que estoy con temas medicos y demas y algunas cosas…se me queda corto cuando me ponen algo a dos meses vista….no se realmente como plasmarlo en la bullet, ¿Alguna sugerencia?

    Muchas gracias por compartir un poco de ti.

    Besos

  2. Gran post, Bea! Es mejor, desde luego, pensar en elegir que en renunciar, y aún más me gusta hablar sobre priorizar porque me suena a poner en la cumbre, a dar valor. Comparto contigo muchas cosas que no hago (agenda bastante vacía, maquillarme poco o nada, …). Yo añadiría que me voy liberando de los “deberías” y los voy cambiando por “quieros”: intento no quedar con gente a la que sólo debería ver para priorizar a los que quiero, descarto actividades que se supone que debería hacer si realmente no me apetecen o no es mi momento para ellas, etc. Es liberador. Gracias por tanta inspiración! Me encanta este blog, sigue asi!!

Deja un comentario