Alta Sensibilidad

Por qué las Personas Altamente Sensibles necesitan descansar y parar de trabajar – (por Elaine Aron)

Personas Altamente Sensibles necesitan descansar

Las personas PAS o Personas Altamente Sensibles necesitan descansar y tomar respiros en sus jornadas de trabajo. Si eres de los que duermen poco y van atropellados por la vida, te interesa leer esto. ¿Perfeccionista? ¿Te fijas en cualquier detalle y esto te impide relajarte como quisieras?

Me he tomado la libertad de traducirte al español un artículo de Elaine Aron, la psicóloga que acuñó el término PAS o Persona Altamente Sensible (HSP en inglés). Si es la primera vez que oyes sobre el término, puedes leer largo y tendido aquí o en alguno de mis post. Espero que lo disfrutes y, si te sientes identificado, nos cuentes:

Tiempo y transiciones. Por Elaine Aron, 30 de julio de 2018

La vida está llena de transiciones: despertarse, quedarse dormido, pasar de la relajación al trabajo, o parar de trabajar para tomarse un descanso, prepararse para un viaje o regresar de uno, o mantener una agenda que te gusta pero que no sigues. Tengo programada una alarma para levantarme del ordenador y tomar un descanso, pero a veces la dejo sonar una y otra vez. Bromeo con que lo que necesito ¡es un asiento de eyectable!

Una transición implica a menudo una fecha tope: Ponerse en movimiento porque hay un plazo, un lugar en el que estar, una decisión que otros están esperando. O el descanso que habías planeado antes de ponerte a hacer más. ¿Pierdes con frecuencia tiempo de sueño porque no te detuviste cuando debías?

A la mayoría de los PAS (Personas Altamente Sensibles), no les gusta llegar tarde. Esto implica que se den prisa o no tomen un descanso. Pero a veces, también implica procrastinación. ¿Por qué? Pasemos a hablar de nuestro viejo amigo DOES, las cuatro características de los PAS.

Por qué podemos ser lentos

  • D_ (Depth of processing) La profundidad de pensamiento hace que estemos pensando o tal vez planeando o imaginando sin ser conscientes del paso del tiempo. O que nos dejemos llevar por el flujo creativo. Si estamos a punto de salir, la profundidad de pensamiento nos hace pensar en todo lo que podría pasar mientras estamos fuera y lo que podríamos necesitar. (Por lo general, somos la persona que tiene todo lo que los demás olvidaron traer). Conforme añadimos cosas, disminuimos la velocidad. Pensar en todo esto hace que todo vaya atropellado.
  • El resultado de D es O_(Over-stimulation) La sobre estimulación es aquella que hace que nuestro pensamiento sea menos eficiente, que podamos sentir de esta manera y, por lo tanto, que necesitemos o deseemos más tiempo para asegurarnos de que no nos olvidamos de nada. Puede ser bastante triste. Conforme me alejo de casa con el coche, a veces tengo la extraña sensación de que he olvidado algo – SOLO cuando de verdad he olvidado algo. Cuando esto ocurre, tengo que volver a casa o prescindir de ello. Esa es la profundidad de procesamiento inconsciente.
  • E_ (Emotional Reactivity and Empathy) La emocionalidad y la empatía se suman a la profundidad de procesamiento y a la sobreestimulación, ya que nos preocupamos más por las cosas que podríamos estar olvidando y por llegar tarde. Esto ralentiza nuestros preparativos, a la misma vez que nuestra empatía nos dice que otros necesitan que nos demos prisa.
  • S_ (Sensing the Subtle) La sensibilidad hacia las sutilezas significa darse cuenta de pequeñas cosas que estamos haciendo (por ejemplo, cuando escribimos pensando en algún detalle y agregamos otro párrafo sobre algo) o cosas que vemos a nuestro alrededor antes de salir de casa que nos recuerdan otras muchas cosas que necesitamos o que deberíamos llevarnos – un tentempié, una chaqueta. Igual de difícil es que veamos cosas que deben hacerse antes de la transición, como que nos acordemos de repente de que hay que regar las plantas, o de algo que hay que arreglar en nuestra ropa.
¿Soluciones? Aquí van algunas…

¡Date tiempo! Permítete un tiempo extra. Date cantidades absurdas de tiempo. Caray, eso es difícil. Podemos pensar en todo lo que tenemos que hacer y tener tan poco tiempo como el que dejamos para la inactividad. Sí, pero no puedes hacerlo todo. Aprenderás esta lección una y otra vez, porque apresurarse no es divertido y a menudo nos conduce al ‘Vísteme despacio, que tengo prisa[1]’ (perder tu vuelo; no descansar, no dormir o no pasar tiempo con la gente que quieres; derramar algo sobre tu ropa que hace que tengas que volver y cambiarte). Darte prisa conduciendo también puede ser peligroso. Es más, la desaceleración, especialmente tomarte un respiro, a menudo significa que somos más eficiente después y desperdiciamos menos tiempo, por lo que al final, tenemos más tiempo: Menos es más[2].

Un aparte acerca del tiempo. Parte del nombre del nuevo centro de retiros y seminarios en Santa Cruz, 1440 Multiversity donde hemos enseñado, se refiere a la cantidad de minutos en un día y al valor de usar cada uno de ellos. Estoy segura de que también significan tiempo para descansar, pero solo con escucharlo, casi hace que la lentitud y el tiempo de inactividad parezcan perder tu vida. En algunas tradiciones, la duración de tu vida es igual a la cantidad de respiraciones que haces o a los latidos del corazón. Tiene sentido dado el enorme efecto del estrés en la longevidad. Incluso si haces ejercicio, que probablemente resulte en un metabolismo más lento. Tal vez ese lugar debería llamarse 1 – 4 – 4 – 0h bien.

Haz una lista de lo que necesitas hacer o coger. Ten una lista con lo que tienes que hacer hoy y enumera los ítems de acuerdo a tus prioridades para que te sientas satisfecho cuando necesites parar. Tengo una lista maestra para ir al trabajo, llevar a los niños a la escuela o viajar. Luego haz ‘guardar como’ y adáptalo a cualquier circunstancia especial. También tengo una lista maestra con cosas que necesito para un viaje y luego solo tengo que revisarla. Tengo incluso una lista con cosas que necesito hacer antes de irme a la cama. Te ahorra intentar recordar cuando tu cerebro está ocupado procesando otras cosas.

Si puedes, haz la preparación en silencio –sin estimulación extra. Si alguien más está haciendo su maleta, espera a que haya terminado para hacer la tuya. Levántate algo más temprano que tus familiares, tan solo para ir calentando tu cerebro y hacer un plan para la mañana o el día. Tal vez necesites un papel y un boli para anotar cosas que no quieres olvidar.

Ten un taco de post-it y un bolígrafo en cada habitación, para anotar todo lo que necesites hacer o llevarte en lugar de ponerte a pensar. O toma notas en tu soporte electrónico. (La gente se olvida tan rápido como va de habitación en habitación: esta es una estrategia cerebral que hace todo el mundo), por eso es útil tener un bloc de notas en cada habitación o en tu teléfono).

Advertencias. Digamos que tienes media hora. Echa un ojo al reloj y hazte una idea de cuánto deberías tener hecho veinte minutos antes de tu transición o de la hora de salida., luego diez minutos, cinco. Igual que los avisos que le haces a los niños. ‘Es casi la hora de ir a la cama. Tendrás que recoger tus juguetes en cinco minutos’. Piensa en mí diciendo «Oye tú, PAS, guarda tus juguetes».

Que todas tus transiciones sean suaves y siempre te espere algo mejor. (Y si algo mejor te está esperando, no podrás llegar hasta que hagas esa transición).

[1] En inglés “Haste makes waste”.

[2] En inglés “Do less and accomplish more”.

_______

 

¿Te sientes identificad@? ¿Cuánto tiempo vas a permitirte hoy?

 

Libros recomendados con este artículo:

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

7 comentarios sobre “Por qué las Personas Altamente Sensibles necesitan descansar y parar de trabajar – (por Elaine Aron)

  1. Gracias por compartir este hermoso artículo, la sensibilidad nos lleva a entender muchas cosas y sobre todo nos enseña que tenemos que dejar ir para poder avanzar. Gracias Bea por estar siempre presente en nuestras vidas.

  2. Hola, no me ha podido llegar en mejor momento tu post. Me siento muy PAS cuando leo sus características. Hace 7 meses tuve a mi segundo bebé y hace dos meses me reincorporé a mi trabajo. Soy perfeccionista, bastante autoexigente y creo que esta situación va a acabar conmigo porque sólo me lleva al sufrimiento y la frustración, ya que a ello se suma el hecho de que efectivamente siento que no tengo la misma energía que el resto, en cuanto sobrepaso el límite de esfuerzo me pongo enferma, resfriados, gastroenteritis…creo que son señales del cuerpo y ayer mismo me pasó. La sociedad cambiante que nos rodea no ayuda precisamente porque yo he vuelto a la vida laboral sintiéndome más descentrada, me cuesta todo más hasta el punto de no saber ni cuales son las prioridades en mi vida porque todo me parece importante y eso me desborda( quiero hacer muchas cosas, doy vueltas a ver cómo organizar mejor mi agenda , pero nada, no me funcionan los sistemas y cada vez estoy mas cansada)…pero se supone que tienes que seguir rindiendo al mismo ritmo, seguir formándote, un profesional en continuo crecimiento que si se descuida se va a la calle y encima la presión de que como mujer tienes que dar lo.mismo que un hombre..buff que agotamiento…si conoces a algún terapeuta que creas que podría ayudarme te lo agradezco… .y gracias por tu blog…

  3. Me siento muy identificada! De forma intuitiva ya tomaba algún respiro, sentía que lo necesitaba… Y cuando mis jornadas laborales son complejas,lo primero que hago es una lista de tareas ordenadas por prioridades. Afortunadamente,ya me exijo mucho menos y si solo cumplo la primera,puedo llegar a estar satisfecha. Qué necesario es conocerse a uno mismo y más si eres PAS! Porque en muchos sentidos nuestros ritmos no son los del mundo. Gracias, Bea.

Deja un comentario