Alta Sensibilidad·Ayudas y trucos

Sensibilidad y piel atópica. Soluciones calmantes.

piel atópica

Sensibilidad y piel atópica van de la mano. Si tú o tu hijo tenéis alta sensibilidad, habréis experimentado cómo la piel es espejo de todo lo que acontece en nuestra vida. También ocurre con los niños y adultos con altas capacidades intelectuales: la piel no solo es más sensible a los estímulos externos, sino que somatiza muchas de nuestras dificultades.

En casa siempre hemos lidiado con la piel atópica. Empezando por mí: ¿Sabes esa advertencia que dice en las cremas ‘es aconsejable probar en una parte no visible primero’? Pues lo debían de decir por mí, que echaba cualquier cosa en mi cara pensando que mi piel era como un muro. Recuerdo un cumpleaños de adolescente en el que venía el chico que me gustaba: me eché una crema nueva que me quemó la cara, en especial la frente (afortunadamente al chico no le importó).

Siempre he usado pocas cremas pero le dijimos adiós a los químicos definitivamente cuando llegaron los niños:

  • Mi hija mayor, Fresa, sufre constantemente de irritaciones, picores, rozaduras, descamaciones… su piel es extremadamente sensible. Se pone peor al salir del agua así que a veces los baños deben ser rápidos. Con ella aprendimos que lavar todos los días a los niños no era un patrón para todas las familias. Y en casa no lo hacemos. Todas las cremas le pican hasta llorar y a veces se rasca hasta hacerse sangre. Es agotador. Las cremas recomendadas por pediatría (tipo Leti AT4) no funcionaron, así que nos pasamos a lo natural. En breve te contaré qué usamos nosotros.
  • Mi hija pequeña, Mandarina, tiene el mismo tipo de piel. Pasa del blanco al rojo en segundos y una fiebre es suficiente para llenarle la piel de manchas. Su irritación del pañal fue una cosa bárbara y constante. ¿Qué hicimos? Fuera toallitas, cremas y baños con gel y champú. Nos pasamos al agua. Nada más. Y se terminó todo. Como sabes, mis hijos no usan champú de forma habitual, y se lavan el pelo con agua. Te conté sobre ello aquí. Y te hablé sobre los productos tóxicos en productos infantiles aquí.
  • Mi hijo Limón tiene la piel fuerte de papá pero ha tenido la misma rutina que sus hermanas: no usan colonia, no usan champú, no usan gel (tienen jabón neutro), no usan cremas, lociones ni nada por el estilo. Los lavo, los seco, se visten y a jugar. Y por si te lo preguntas, no, no huelen mal y tienen el pelo precioso. La publicidad consigue hacernos creer que necesitamos sus productos u ocurrirá lo peor…

He pedido a Salva, de ecoplatea, que nos cuente su experiencia con esto porque no es solo un tema de bebés. Verdaderamente esta lucha con la propia piel es agotadora y su testimonio es muestra de ello:

Salva: mi historia con piel atópica

“Las personas que tenemos la piel atópica sabemos lo molesto, desesperante e irritante que puede llegar a ser el picor de nuestra piel cuando sufrimos un brote. Durante muchos años sufrí descamación y picor de la piel, especialmente en la cara. Fue una época en la que todavía no había comenzado a concienciarme de todos los ingredientes perjudiciales que llevan los champús, jabones, desodorantes… convencionales que usamos a diario. Y de cómo dichos ingredientes podían incidir negativamente en mi cuerpo.

Como uno es de mente inquieta y curiosa, comencé a observar qué cosas podían afectar a mi piel y favorecer la aparición de esos brotes. Esta casi obsesión por saber el motivo de todo aquello que le ocurre a mi cuerpo, viene desde muy chico. Desde que me diagnosticaron vitíligo. Así fue como vi que tras lavarme el pelo con un champú anticaspa de una marca convencional muy conocida, la irritación y el picor aumentaban. Sin embargo, si me lavaba la cabeza y al aclarármela la echaba hacia atrás, sin que la espuma entrara en contacto con mi cara, la irritación era mucho menor. Otro aspecto que me llamó mucho la atención fue que, cuanto más olor tenía la crema hidratante convencional que usaba para calmar mi piel, menor era el efecto calmante. Incluso con determinadas cremas, la irritación aumentaba.

El perfume y los detergentes también perjudican la piel atópica

Con el tiempo, fui metiéndome en el mundo de la cosmética libre de tóxicos, aprendiendo que ingredientes debía evitar y cuales podrían ser beneficiosos para mi piel. De esta forma pude ver cómo la mayoría de los productos de cosmética convencional presentan ingredientes irritantes y alergénicos. Que nada ayudan a las personas que sufrimos de piel atópica. Por ejemplo, el famoso ingrediente “fragance o parfum” uno de los ingredientes perjudiciales más usados en cosmética convencional. Y que es considerado como un alergénico potencial.

Y esto no solo ocurre con los productos de cosmética convencionales, sino también con los detergentes y suavizantes convencionales utilizados para lavar la ropa. Ya que restos de estos productos quedan en el tejido de nuestras ropas y al entrar en contacto con la humedad de nuestro cuerpo pueden reaccionar agrediendo a la dermis. Y originando reacciones urticantes, sobre todo en aquellas personas que son más propensas a sufrir eccemas.

En mi caso, una buena forma de mantener a raya los brotes de descamación e irritación en mi piel, ha sido el uso de productos libres de tóxicos junto con una correcta hidratación de mi piel. Y por ahora, me funciona, ya que llevo unos cuantos años sin sufrirlos. Cuando antes era algo “habitual” de mi día a día.

¿Qué ingredientes ayudan con la sensibilidad y la piel atópica?

Y como de normal suelo hablarte de ingredientes que debes evitar… ¡hoy me gustaría darle la vuelta e indicarte algunos de los ingredientes que pueden ayudar a calmar, regenerar y proteger tu piel!

  • Caléndula: Ayuda a calmar a las pieles dañadas, gracias a su acción cicatrizante, antimicrobiana y antiinflamatoria.
  • Manzanilla: Presenta propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes, ayudando a regenerar el tejido dañado y a estimular el metabolismo de la piel.
  • Aloe vera: Es rico en mucílagos, que proporcionan una buena base hidratante. Además de ser un excelente emoliente, desinfectante y antiinflamatorio.
  • Manteca de kárite: Le aparta a tu piel una barrera natural que la protege, nutre e hidrata. Presenta propiedades antiinflamatorias, nutritivas, emolientes y cicatrizantes.
  • Almendra dulce: Ayuda a combatir las irritaciones cutáneas y protege tu piel contra los daños ambientales. Además, de hidratarla y limpiarla.”

Productos que pueden ayudarte con la piel atópica

Además de lo que Salva nos cuenta, me gustaría compartirte lo que usamos en casa para prevenir y tratar todos los problemas con la piel. Tanto en pequeños como en grandes.

  • Tenemos aloe vera pura para las irritaciones leves. También para quemaduras. Lo venden en Mercadona.
  • Aceite de coco virgen y aceite de sésamo eco. Descubrí que a mi piel le venía genial el aceite de sésamo para calentar mis manos y pies fríos y también para hidratar mi cara sin químicos. Uso el de NaturGreen. El de coco no solo nos sirve para aliviar irritaciones sino como antifúngico y para aliviar las picaduras de mosquito. Ya lo encuentras en tiendas como Carrefour.
  • Arcilla blanca de uso interno. Esto es un multiusos que sirve tanto para lavarte los dientes, como para usarlo a modo de champú seco, como desodorante, para aliviar las picaduras y, en especial, para aliviar el picor de la piel y la irritación del pañal. Nosotros no nos la bebemos, pero se puede hacer con otras propiedades.
  • Tenemos dos productos mágicos de la sección de pieles atópicas de ecoplatea. Uno es el sérum reparador de Iwonatura. Tiene un efecto rápido para calmar el picor de las dermatitis y pieles atópicas. La composición del producto es impecable, puedes verlo aquí. El otro es la crema corporal de caléndula y almendras de Pielsana. Esta crema da mucho de sí y está especialmente indicada para bebés. Es la única excepción a las cremas en casa, huele muy bien y la usamos en periodos donde la piel está más sensible y pide nuestra atención.
  • Lo último que hemos probado es de la marca Matarrania, una hidratante facial 100% orgánica para pieles sensibles. La textura es muy diferente a las cremas al uso, parece más una manteca o algo comestible. Llevo muy poco usándola en mí misma pero tengo la sensación de haberme hecho un tratamiento en la cara. Además, Matarrania es una empresa española (Teruel), sus productos están hechos con productos de proximidad y, por supuesto, veganos. Se definen como cosmética slow y les diferencia que todos sus ingredientes sean 100% orgánicos.

Te hablo de estos productos porque nos funcionan, porque nos gustan y porque respetan el medio ambiente y nuestra piel. No recibo comisión de sus ventas pero si te pueden ayudar, es obligado compartirlos contigo.

¿Qué usas tú para aliviar la piel sensible y atópica? Me encantará conocer tus remedios naturales.

***

Para las que me preguntáis por detergentes para bebés y pieles sensibles y sin químicos, os dejo este enlace al de Biobel en formato grande y pequeño.

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

7 comentarios sobre “Sensibilidad y piel atópica. Soluciones calmantes.

  1. Hola! Gracias por compartir! No me canso de leer tu blog. Una pregunta, ¿cuál jabón de Alepo utilizas? Sobre todo para los niños? (aunque entiendo que usan el mismo toda la familia y con ellos solo en ocasiones) Si me podrías indicar una marca sería genial, es que al parecer hay algunas que no respetan mucho la receta original, pero sobre todo quisiera saber el porcentaje o si usas alguno con algún ingrediente adicional. Ya mi marido y yo lo utilizamos (gracias a tu blog), no sé si el más indicado así que sigo investigando, y me falta dar el paso con el bebé, eso de una sola pastilla de jabón para todos me parece fantástico! Gracias!!!

    1. Hola Eleonor. Hemos dejado de usar jabón de Alepo porque no me llegaba buen información de su proceso de fabricación. Ahora usamos el mouse de jabón neutro de Matarrania, una pastilla de jabón de la que hablo en el blog y está enlazada. No me canso de ella. Esta sirve para niños y adultos porque está especialmente indicada para pieles sensibles. Es este pero no sé si vives en España. Fuera quizá te sea difícil localizarlo pero en la página que enlazo puedes ver los ingredientes para buscar algo similar en tu tierra.

  2. Buenas noches,

    Pues mi experiencia en este sentido está relacionada con el peque de la casa. Desde que nació, a la hora del cambio de pañal, solo usamos agua y gasitas para limpiarle (y claro sus respectivos bañitos cuando tocan) y en caso excepcional de irritación le untamos aceite de almendras natural y como nuevo. Bajo mi criterio lo peor para los peques son las cremas/pomadas etc de “cambio de pañal”: agua, gasita (o esponja natural) y aceite de almendras. Jamás recuerdo que tuviese un brote en el culito a pesar de que tiene la piel atópica.

Deja un comentario