Crianza

Hablar de la muerte con los niños: Tonino el astronauta

hablar de la muerte con niños

Hablar de la muerte con los niños sigue siendo tabú. Es un desafortunado pozo de mentiras piadosas que no ayudan al niño a comprender que no somos permanentes. O que el apego a las cosas no tiene ningún sentido. Pero también es inevitable porque antes o después, aunque sea en el guion de su peli favorita, alguien muere. Hoy tengo una herramienta perfecta para abordar esta conversación con los niños, ¡un cuento! Y no uno al azar, sino uno que viene de mi propio círculo creado por un hombre excepcional.

Tonino el niño astronauta

Tonino, es el nombre del protagonista, un nombre cualquiera en una realidad de todos. No es ningún superhéroe pero se atreve a algo muy difícil: hablar de la muerte con los niños. Tonino naturaliza este proceso desde su propia historia y lo hace acompañado de unas imágenes fabulosas y letras mayúsculas. En el libro se muestra el bucle que es el tiempo, donde somos un círculo de sueños que se suceden en distintos cuerpos.

Es de esos libros que emocionan a los propios padres porque de repente sientes un gran alivio: no he dejado aparcado nada, he priorizado.

‘Tonino el astronauta’ no es el brebaje mágico para solucionar el duelo, que en sí es doloroso e inevitable. Y así ha de ser. Pero es una herramienta para trabajarlo desde la dulzura, donde lectores de todas las edades pueden identificarse con el crecer y el discurrir del protagonista.

Este libro habla de los ciclos, de la velocidad que le imprimimos a la vida y de cómo hacemos legado. Los cuerpos no son permanentes pero sí lo es nuestra historia, el legado que dejamos, lo que aprendimos y lo que nos emocionó. Eso supera la barrera de la propia muerte.

¿Por qué Tonino es un libro diferente para hablar de la muerte con los niños?

A menudo damos un enfoque espiritual cuando hablamos de la muerte con los niños. Pero eso no les logra calmar ni responde a sus preguntas más pragmáticas. Este libro aborda la trascendencia desde el aspecto del legado. En palabras del autor, «La esencia del ser humano es transmitir lo que aprende para que el mundo evolucione». De esta forma el niño aprecia disfrutar de los conocimientos e historias de los que se fueron para emprender él mismo sus propias historias y sueños. ¿Qué sentido tiene venir e irse si no es para mejorar la vida de los que están? Para mejorar la vida de ese niño que ha visto a alguien irse.

¡¡Quiero que observes esto tan importante!! A menudo se dice que cuando alguien se muere ‘va a un lugar mejor’. Y el niño se queda con una imagen egoísta del muerto: Él allí tan ricamente y yo aquí muerto de pena. ¿Pero y si le transmitimos que el muerto vino a darle a ÉL un lugar mejor? Ahora terminó su legado y te toca coger el relevo. Esto es enseñar a los más menudos la belleza de poner tus dones al servicio de los demás.

Ilustraciones de Carla Gallén

Un libro escrito por un maestro de infantil

Su autor, Adolfo Langa, es un hombre inquieto con miles de facetas. Entre ellas, pasar los días con los niños de la etapa infantil generando recursos infinitos para su diversión. Adolfo es de esos profesores únicos entre un millón que componen y editan canciones para su clase, que los mete en proyectos animados, que los hace sentir adultos en un mundo a su escala. Si no existe material sobre algo, lo creará. Puedes verlo trabajar en este video y enamorarte.

Este libro quedó a medias hasta que Adolfo vivió el reciente proceso de la muerte de su padre. Fue entonces cuando comprendió que la muerte es un acto de continuidad. Y cogió el relevo para dárselo al mundo.

Adolfo no solo es pedagogo y ‘maestro de escuela’, como se define, sino que además es productor musical y amigo (esto debería ir al principio). Adolfo produjo el último disco de mi marido,La vida por entero‘ y le compuso la canción que describe nuestra vida y de la que prometo hablarte algún día.

Cómo usar este libro para hablar de la muerte al niño

Este libro es una herramienta, pero necesitarás más palabras para el niño que se pregunta ¿Por qué se ha muerto? ¿Te vas a morir? ¿Adónde ha ido? Hay algo fundamental que debes tener en cuenta ante un niño en proceso de duelo: cuando les angustia el hecho de que las personas vayan a morir, con frecuencia lo que sienten es un temor a quedarse solos. Así que además de hablar de legado y continuidad, hemos de dar al niño la confianza de que siempre estará acompañado. Con ello, algunos consejos serían los siguientes:

  • Abórdalo con naturalidad cuando surja la ocasión. No esperes a que ocurra para hablarlo y aprovecha un libro, una película o un obituario del periódico para que el niño pueda hacer sus preguntas de forma relajada antes de que haya perdido a alguien cercano.
  • Endulzar no es mentir. Podemos hablar con dulzura a los niños y bajar ciertas ideas a su nivel de comprensión, pero esto no da espacio para mentir. No es lo mismo decir al niño: La abuela ha muerto con un profundo amor hacia nosotros y acordándose de todo lo bueno que vivimos juntos, que decir, La abuela se ha ido de viaje a un sitio precioso donde se lo pasa genial. Según la edad del niño, puede tomar las cosas al pie de la letra y querer llamarla a su móvil…
  • Es relevante que conozcan que la muerte es permanente. Es decir, que sepan que es irreversible. Este concepto se nos suele ocultar de niños y de adultos nos culpamos por no haber aprovechado las ocasiones. O valorado las relaciones. Así que la muerte es un gran tema para abordar con el niño la importancia del ahora.
  • No todas las preguntas se pueden contestar. Seguramente el niño haga preguntas que ni siquiera nosotros conocemos y está bien admitir que no lo sabemos. El misterio es necesario para el niño tanto como lo es para el adulto y eso es bueno. No temas no saberlo todo y deja que tu hijo imagine la respuesta.
  • No niegues su dolor. Valida su emoción aunque te parezca desproporcionada (como ante la muerte de un pez o una tortuga). Negar las emociones del niño hace un flaco favor a la expresión de las mismas a lo largo de su vida. Le da el mensaje de que hay cosas que sí se expresan y otras que son vergonzosas, prohibidas o que tienen un tiempo limitado de expresión. Dile que entiendes su dolor y que vas a acompañarlo hasta estar seguro de que su corazón está tranquilo.

Cómo comprar el libro de Tonino el astronauta

Puedes comprar el libro ‘Tonino, el niño astronauta’ a través de pedido en toninoastronauta@gmail.com y la semana que viene ya estará en las tiendas de Sevilla con presentación en Fnac y compañía.

¡Gracias Adolfo por poner este libro a nuestra disposición y por hacerme llorar de emoción mientras lo leía!

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

6 comentarios sobre “Hablar de la muerte con los niños: Tonino el astronauta

  1. Hola, muchas gracias por esta recomendación. Tengo un niño de 3 años y medio (y altamente sensible) al que no sé cómo explicarle que la bisabuela murió hace unos meses, ya que nocreo que entienda el concepto de morir. A ver si con los cuentos consigo acompañarlo en esta situación tan difícil para mi.

  2. Por lo que describes, se ve que es un hermoso libro. Una pena no poder comprarlo en Perú.¿Hasta que edad se recomendaría este libro?. Gracias Bea.

  3. Hola, a mi hija se le fue su papá al cielo, cuando ella tenía 2 años y 4 meses, actualmente el 25/04, cumplirá 8 años. Es hija única, mi marido falleció a los 35 años ( no nos dio tiempo a más), y desde el principio supo que su papá se había ido porque tenía que construir una ciudad. Pasó su duelo, pues esa figura paterna ya no estaba con nosotras. Yo escuchaba como cuando se quedaba solita, hablaba, jugaba y se despedía de él. Más adelante se sentía orgullosa ( cuando estaba con sus amiguitas) que su padre estuviese en ese lugar, y ya con casi 8 años, la verdad, no quiere que hablemos de él, pero es muy feliz, sabe dónde esta su padre y lo acepta.

Deja un comentario