Ayudas y trucos·Sostenibilidad

5 cosas que deberías saber sobre el protector solar

Ahora más que nunca te conviene tener el protector solar a mano. Para grandes y pequeños, es un ‘must have‘ que no se reduce solo a piscina o el día en el campo, sino que debería estar en tu cuerpo antes de salir. Hoy Salva, nuestro colaborador más curioso de la web ecoplatea, nos trae 5 curiosidades sobre el protector solar que te gustará conocer.

Algunas de estas curiosidades me han dado mucho que pensar sobre el uso que he estado haciendo del protector solar. Y a mentalizarme sobre cómo lo empleo con los pequeños. Ya de por sí, por mi piel blanca y sensible, soy más de sombra que de sol. De hecho, sé que a muchas personas les pasa, tomar el sol ME DUELE. Noto una presión en el torso como si el sol me empujara o fuera pesado y es bastante desagradable. Aguanto poco y esto me libra de las quemaduras. Recuerdo cuando volví de un viaje a la nieve con el colegio con quemaduras de segundo grado. Estuve una semana sin ir a clase, con la cara llena de ampollas enormes. El sol no es ninguna broma y quiero que conozcas lo que Salva nos cuenta sobre ello:

  1. En la montaña el efecto dañino de la radiación solar es mayor que en la playa

Si eres de las personas que cuando está en la montaña se “relaja” en lo referente a proteger su piel contra el sol… atento al siguiente dato:

“El efecto perjudicial sobre tu cuerpo de la radiación solar se incrementa un 15% por cada 1.000 metros de altura”.

Esto se debe a que en la montaña la protección de la atmósfera es menor que en la playa. Por ello, las quemaduras solares llegan a ser más graves. Y ya si hay nieve debes de tener mucho más cuidado, ya que su superficie blanca refleja más del 80% de los rayos solares, potenciando su efecto negativo sobre tu piel.

Por todo ello, cuando estés en la montaña no te dejes influenciar por la sensación térmica (la radiación ultravioleta no depende necesariamente de la temperatura) y tómate muy en serio la protección de tu piel. Incluso en los días nublados. Ya que, pese a lo que mucha gente cree, las nubes sí dejan pasar las radiaciones ultravioletas, llegando incluso a valores superiores al 85%, dependiendo de la cobertura nubosa y del espesor de las nubes.

Por último, y no por ello menos importante, no solo te preocupes del sol en verano. En invierno, la irradiación existe y tu piel sigue sufriendo los efectos negativos cuando la expones al sol.

  1. Los protectores solares son tus aliados ideales para combatir los signos del envejecimiento de tu piel

¿Te preocupa los efectos del paso del tiempo sobre tu piel? ¿Y si te dijera que emplear protector solar diariamente reduciría dichos efectos hasta en un 24%?

Esta es la conclusión que se obtuvo de un estudio realizado en la década de los 90 del siglo pasado. Según dicho estudio, el protector solar no solo protegía de los peligros de la exposición solar, sino que ayudaba a la piel a presentar una mayor elasticidad y por consiguiente una mayor resistencia a la aparición de las arrugas.

Y este porcentaje del 24% se quedaría corto en la actualidad, debido a la mejora de la eficacia de los protectores solares desde la realización de dicho estudio. Y esto no te lo digo yo, sino que lo afirma la Doctora Adela Green, responsable del estudio.

  1. Ingredientes que deberías evitar para proteger tu salud y el medio ambiente

Muchos de los filtros empleados en los protectores solares pueden originar problemas de alergias. Además, algunos de ellos son bioacumulativos, sin que existan estudios que descarten al 100% sus efectos adversos sobre la salud de las personas a largo plazo. En especial son dos los ingredientes a evitar (aunque la lista es más extensa):

  • Benzophenone-3 (Oxybenzone)
  • Octyl methoxycinnamate (Octinoxate)

Estos dos ingredientes no solo son perjudiciales para tu salud, sino también para el medio ambiente marino. Tal y como demuestra el hecho de que Hawái prohíba, a partir de 2021, vender o distribuir protectores solares con estos dos ingredientes. En un estudio realizado en 2017 en sus playas se determinó que los protectores solares debilitaban a los corales, especialmente cuando contienen estos ingredientes. Dicho estudio determinó que al día en las playas de Hawái se estaban vertiendo 186 kilos de protector solar en el océano, procedente de sus 2.600 visitantes.

  1. No es tan determinante el SPF de tu protector solar como el hecho de que te apliques la cantidad correcta.

Para que te hagas una idea un SPF15 bloquea en torno a un 93,33% de los rayos UV, un SPF30 un 96,66%, un SPF50 un 98% y un SPF100 un 99%. Así que el grado de protección SPF no es algo lineal, es decir un SPF 100 no te protege el doble que un SPF50, solo un 1% más.

Y has de tener en cuenta que el SPF se calcula teniendo en cuenta que teóricamente te estas aplicando sobre el cuerpo una cantidad correcta de protector solar. Sin embargo, en la práctica la gran mayoría de las personas suele aplicarse en torno a un 25-50% de dicha cantidad. Para que te hagas una idea, para una persona adulta un protector solar de unos 100ml debería darle aproximadamente 3 aplicaciones.

Por todo ello, es más importante, a la hora de protegerte debidamente contra el sol, que te apliques la cantidad adecuada de protector solar que su grado SPF.

Y en cuanto al tiempo que te protege un protector solar, creo que lo mejor es ponerte un ejemplo para explicártelo. Tomando un protector de SPF 15, en teoría y si te aplicaras la cantidad adecuada, te permitiría quedarte al sol 15 veces más tiempo que si no llevaras protector. Es decir, si tu piel comienza a quemarse a los 10 minutos con un SPF 15 podrías exponerte al sol 150 minutos (2horas y media). Si tenemos en cuenta que los dermatólogos recomiendan aplicarse mínimo cada 2 horas protector solar, esto sin tener en cuenta si te metes en el agua, si sudas… queda claro que con un SPF15 sería suficiente.

¡Ojo esto sería según el tiempo que aguantara tu piel sin quemarse y aplicándote la cantidad correcta! Queda claro que si alguno de estos dos parámetros se incumple o varía, el cálculo anterior no valdría.

  1. Protector solar y agua ¿un amor imposible?

Realmente no existe un protector solar a prueba de agua. Como mucho hay protectores que resisten al agua por un periodo de entre 40 minutos (water-resistant) y 80 minutos (waterproof). Estos tiempos han sido determinados según protocolos de pruebas realizados por las marcas, que pueden variar según las condiciones reales de aplicación del producto. Para que te hagas una idea, cuando has estado mucho tiempo inmerso del agua, sales de ella y te secas con tu toalla puedes llegar a eliminar hasta un 80% de tu protector.

Por ello, mi recomendación es que te vuelvas a aplicar protector solar tras un baño de más de 20 minutos y/o tras secarte con la toalla.

 

¿Te gustó? ¡Gracias Salva por descubrirnos todo esto! Comparte esta información tan útil para el verano y no olvides de llevar tu protector solar.

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

6 comentarios sobre “5 cosas que deberías saber sobre el protector solar

  1. ¡Qué post más chulo! Me ha parecido súper interesante y de esto no tenía ni idea:
    No es tan determinante el SPF de tu protector solar como el hecho de que te apliques la cantidad correcta.
    Me quedo loca :O ¡Gracias!

  2. Interesante. En mi caso me aplico protector solar desde los 25 debido a que tuve una quemadura con peróxido, recuerdo que la dermatologa me dijo: el protector solar tenemos que usarlo desde los 6 meses de edad, si deseas conservar tu piel en el mejor estado posible aplícate a partir de ahora. Ya han pasado 15 años y es verdad ser constante me ayudó a tener mi piel mejor cuidada. Voy a poner foco en los ingredientes. Gracias Bea.

  3. Yo usé protector solar todo un verano y para el siguiente mi piel desarrolló alergia, gracias por el dato de los ingredientes que lapueden estar causando…

Deja un comentario