Alta Sensibilidad·Altas Capacidades

Los bebés de alta demanda son superdotados

bebés de alta demanda

Mi experiencia me ha enseñado que los bebés de alta demanda acaban siendo niños con altas capacidades intelectuales. Es más, que los muy intensos tienen una alta demanda como manifestación precoz de una sobredotación. Ahora bien, no todos los niños que lloran mucho serán muy inteligentes y la razón  de que diga esto es que el concepto ‘alta demanda’ se ha manido y usado tan a la ligera que ya no sabemos ni de qué estamos hablando.

Por eso en este post voy a contarte qué es exactamente un bebé de alta demanda y qué relación tiene con los bebés con altas capacidades intelectuales. ¿Es lo mismo una cosa que otra?

Anteriormente publiqué un artículo para detectar a un bebé con altas capacidades con el que puedes complementar este post. Lo encuentras aquí.

Cómo son exactamente los bebés de alta demanda

Con el término de alta demanda nos referimos sobre todo a niños en la etapa de 0 a 3 años y en ocasiones de 0 a 5 años. A partir de ahí, no solemos usar el término ‘alta demanda’ sino que pasamos a hablar de un niño altamente sensible o, como te cuento hoy, de altas capacidades. Esto es, que la alta demanda es una manifestación temprana y precoz de una intensidad que le acompañará de por vida pero que, afortunadamente, se modulará y se evidenciará en otros comportamientos distintos al llanto o la hipertonía.

La alta demanda fue un término acuñado por el Dr. Sears que en inglés recibe el nombre de ‘Fussy Baby’ o ‘High Need Baby’ (bebé de altas necesidades). Este término abarca a un promedio de entre el 10 y el 15% de la población. Lo que coincide con el porcentaje aproximado de niños con altas capacidades según los estudiosos más punteros en el campo).

INCISO: un niño con altas capacidades no tiene por qué ser superdotado. La superdotación se corresponde a un 2,3% de la población y, aunque todos los niños superdotados tienen altas capacidades, no ocurre al revés.

Con este término, el doctor se refería a los niños que precisan de un mayor estímulo sensorial, afectivo y motor. En esta entrada definí el término para explicar que no se trata de un bebé llorón que mama con frecuencia, sino un bebé que experimenta el mundo de forma más intensa, profunda y precozmente. Es un bebé que parece constantemente insatisfecho y que sufre un alto nivel de ansiedad por la cantidad de estímulos que recibe y procesa.

Estos bebés de extrema sensibilidad tienen un cerebro más reactivo y sus sentidos parecen estar más desarrollados por sus diversas reacciones ante el tacto, el ruido, las luces, los sabores o el olfato.

Pero… he oído decir que los bebés de alta demanda no existen

Así lo he leído yo también en personas muy reputadas a quienes admiro como Yvonne Laborda o Alberto Soler. En ocasiones estos y otros profesionales han dicho que el concepto alta demanda no es real sino que es una forma cómoda de etiquetar a los hijos por parte de madres desbordadas. Y coincido con ellos en que el término se ha generalizado y no se ha comprendido bien. Como en todo aquello que supone unos grados de sensibilidad y reactividad, los límites están difusos y es fácil aceptar una etiqueta cuando el niño llora demasiado.

La alta demanda existe y es algo que ya defendí aquí. Sin embargo no es un diagnóstico pediátrico y ni siquiera está reconocido en ciertos círculos. Esto es debido a que no es algo que requiera tratamiento, sino que se trata de una condición de la emocionalidad e intelectualidad del niño que requiere comprensión.

Con el tiempo se ha asociado a estos niños a la sobreestimulación (Overstimulation) de los niños altamente sensibles y en ocasiones erróneamente se les diagnostica con una dificultad de procesamiento sensorial. De lo que se habla menos es de su relación con las altas capacidades.

Esto NO es un niño de alta demanda

En un video sobre la alta demanda, el psicólogo Alberto Soler estuvo muy acertado advirtiendo que cuando una etiqueta se emplea para describir a más de la mitad de los bebés, ha perdido su razón de ser. Tiene toda la razón: hemos usado el término en exceso.

Así que paso a aclarar lo que NO es un niño de alta demanda:

  • No es un bebé que llora mucho cuando tiene hambre, sed, frío, sueño o calor. Es un bebé que llora pese a tener todas sus necesidades cubiertas, durante más de una y dos horas en ocasiones y con una intensidad constante.
  • No es un bebé que mama con frecuencia. Es un bebé que solo se calma con el pecho y tienen una necesidad perenne de estar mamando. Puede mamar cinco minutos después de haberlo hecho y hacer una tetada eterna. No mama por hambre únicamente sino que es un recurso para calmar su ansiedad.
  • No es un niño que llora en su cuna, en la silleta o con otros cuidadores. Esto son todos los niños en esta etapa porque no conocen otro mundo que no sea estar en tus brazos. Los bebés de alta demanda son aquellos que, pese a recibir lo que llamamos una crianza con apego, se sienten ansiosos y aparentemente insatisfechos. Pueden llorar porque tienen demasiado estímulo o demasiado poco. Y eso no es tan sencillo como que un bebé, de forma natural quiera dormir con sus padres.
  • No es un bebé despierto y espabilado. Es un bebé precoz. Tiene comportamientos impropios para su edad de desarrollo. Por ejemplo, camina solo a los 9 meses, habla a los 6 y levanta la cabeza con los ojos abiertos el primer día de vida. A los tres meses se mantiene rígido porque quiere estar de pie y le frustra que su cuerpo no le acompañe en sus deseos.

Los bebés de alta demanda ¿son superdotados?

Después de formarme en el mundo de las altas capacidades, alta sensibilidad y alta demanda con las consiguientes relaciones entre los tres, mi hipótesis es que la alta demanda en bebés es un signo precoz de altas capacidades. Pero no de superdotación. Porque cuando hablamos de superdotación nos referimos a un tipo de altas capacidades donde el niño destaca en todas las grandes áreas de conocimiento. Las altas capacidades son una potencialidad que habita en los niños de gran sensibilidad que aprenden más rápido que el resto, tienen una gran creatividad y compromiso con la tarea y destacan en una o varias áreas cognoscitivas. Cuando un niño destaca en un área de manera sobresaliente, se dice que es un ‘talento simple’. ‘Talento complejo’ si destaca en varias (como los talentos artísticos) y ‘superdotado’ cuando destaca en todas ellas -no necesariamente a un alto nivel-.

No todos los niños con alta demanda devienen en superdotados pero mi experiencia me dice que los extremadamente intensos y agotadores han resultado ser niños que destacaban en todas las áreas de conocimiento y han sido diagnosticados como superdotados cuando han ido creciendo.

Pero las altas capacidades son heterogéneas y ningún niño se parece a otro por lo que generalizar sería un despropósito por mi parte. No todos los niños dotados son precoces en la lectura, por ejemplo.

En las etapas previas a la escolarización, es complejo establecer una identificación de altas capacidades pero resulta muy válida la palabra de los padres, que aciertan en un número muy elevado de casos. Ellos saben que su hijo es diferente. Y cuentan cosas como las que veremos a continuación.

En qué se parece un bebé de alta demanda a un bebé con altas capacidades

  • Tan malo es el exceso de estímulos como la falta de ellos. Ambos grupos muestran un bajo umbral de estimulación sensorial, física, emocional y cognitiva. Ambos son más sensibles al estrés por saturación y al distrés por baja estimulación.
  • Ambos perfiles muestran una gran sobreexcitabilidad en su aspecto psicomotriz, imaginativo, emocional, intelectual y sensorial. Puedes leer sobre la teoría de las sobreexcitabilidades aquí. Según esto:
    • Son niños con un exceso de energía con problemas para dormir o desconectar la mente. Tienen dificultades para coger el sueño, no quieren irse a dormir y con muy pocas horas parecen notablemente descansados. Sueño intermitente y en alerta. Son capaces de echar siestas de cinco minutos y despertar como una rosa.
    • Parecen hiperactivos. Les cuesta parar o estarse quietos. Es frecuente que confundan su intensidad, nerviosismo y su tono muscular con un diagnóstico de TDAH.
    • No toleran el aburrimiento y se aburren fácilmente de las cosas. A menudo parecen estar en su mundo pues crean mundos paralelos en su cabeza donde son capaces de autoestimularse imaginativamente. Tienen sueños elaborados y mezclan realidad y ficción.
    • Sienten todo de manera más intensa. Tanto lo positivo como lo negativo. Experimentan emociones extremas y complejas. Empatizan con los sentimientos ajenos y muestran gran sensibilidad en sus relaciones aun siendo tan pequeños. Muestran dolores somáticos como el dolor de cabeza, de barriga o las náuseas cuando algo les sobrepasa, hay un gran cambio o están desmotivados.
    • No soportan las injusticias y pueden llorar ante ellas o sentir ira ante un fracaso o frustración. De hecho tienen un umbral de frustración muy bajo y es común que tengan berrinches o rabietas porque las cosas no son como esperan o desean.
    • Les gusta hacer puzzles, manejar símbolos y aprenden cosas como los escudos, los números, las clases de coche, o las marcas de forma sorprendente.Son muy curiosos y es probable que aprendan a leer antes de primaria y de manera aparentemente autónoma.
    • Tienen un alto poder de concentración. Pueden quedarse absortos por más de una hora con un juego de construcciones o una película. Puede parecer que están sordos porque ni siquiera contestan a su nombre.
    • Hacen muchas, muchísimas preguntas.
    • Parece que ven, huelen, tocan, oyen y degustan de una forma más intensa. Tienen problemas con la comida porque descartan ciertas texturas, olores o sabores así como con ciertos perfumes, con las texturas de la ropa o las multitudes. No les gustan los ruidos fuertes, las luces muy intensas, las sorpresas o molestias como arena en los zapatos, etiquetas de la ropa, manchas o humedad y el pelo en la cara.
    • Tienen inclinación por el arte en las formas de música, pintura o literatura infantil en especial.
  • Son asincrónicos. Su físico se desarrolla a un nivel y momentos diferentes al que corresponde a su cerebro. De esta manera estos niños quieren andar cuando aún no pueden físicamente o quedarse sentados cuando su cabeza no se lo permite. Esto les frustra sobremanera y tienen ataques de llanto que parecen estar injustificados. Su carácter se calma cuando alcanzan autonomía hablando o caminando.
  • También son asincrónicos a nivel emocional. Pueden emocionarse con unos dibujos animados porque comprenden el mecanismo sofisticado de las relaciones interpersonales a una edad más temprana de lo que les corresponde. Empatizan y sufren con las pasiones y dramas ajenos.
  • Pueden acusar fuertes miedos, ansiedad, obsesiones o vulnerabilidad que no son capaces de manejar. Su cabeza baraja demasiadas variables como para acallarlas a todas. No se lanzan rápidamente a subir a algún sitio muy alto sin valorar los peligros antes.
  • A menudo prefieren la compañía de adultos o de niños mayores.
  • Desarrollan intereses variados y profundizan en ellos por mucho tiempo. Abundan los niños a los que les gustan los dinosaurios, por ejemplo y tienen una alta demanda en conocer más sobre ello y ver más. Explotan el tema hasta conocerlo en profundidad con unos conceptos impropios para su edad.
  • Caminan antes de o a los nueve meses aproximadamente. Hablan con precocidad y al año pueden elaborar frases complejas. Entran al colegio con un excelente nivel de comunicación. (Este es uno de los aspectos que más varía. Algunos niños no eligen la comunicación verbal y son excelentes en la comunicación a través de su cuerpo -muy buenos deportistas o escaladores- o el arte -dibujan cosas sorprendentes y elaboradas).
  • Tienen un gran sentido del humor. Son capaces de crear bromas, o inventar juegos y chistes a su corta edad.
  • Tienen un vocabulario avanzado. A menudo usan expresiones por las que los adultos dicen ‘Parece un viejo hablando‘.

Spirited Child

¿Reconoces a tu hijo en estos conceptos? En inglés existe el término Spirited Child, que en mi opinión engloba a los niños de alta demanda y a los superdotados y es más bonito que el término ‘alto demandantes’.

Si quieres saber más sobre el caso de tu hijo, tienes a tu disposición el servicio de consultoría NIÑOS DE ALTURA para obtener respuestas y pautas ajustadas a vuestro día a día y alcanzar una convivencia más sencilla.

Recuerda que no se trata de cambiar al niño sino de aceptar de forma incondicionalidad su forma de experimentar el mundo y brindarle tu comprensión. Para ello necesitas una buena dosis de información, de energía y descanso y de una educación en calma y con constancia.

Si te ayudó, comparte para que ayude a otros.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

4 comentarios sobre “Los bebés de alta demanda son superdotados

  1. Me ha encantado este articulo y me reafirma en la idea de que mi peque es alta demanda. Hubo un día en el que estando dentro del curso de crianza contigo te escribí desesperada pq no soportaba a mi hijo y me tenia desbordaba (suena fuerte, pero era así) y me nombraste el termino «alta demanda». Se abrió el cielo para mi, ya no eran cosas mías. Me relajé y ahora va todo mucho mejor, aunque nadie me da la razón, cada día me acerco mas al sentir de mi pequeño gran hombre. Gracias.

  2. Yo fui una bebé de alta demanda.. me reconozco en todas las características. Mi madre siempre se sentía muy orgullosa de que fuera tan precoz y tan «madura» para mi edad. Pero por esa confusión no me dieron mucha atención y crecí con muchas carencias emocionales e inseguridades. Y ahora soy un adulto igual de demandante que esa bebé que moría por atención extrema. Pero trato de manejarlo y vivir con ello porque no es fácil. Estoy esperando a mi primer bebé y encontré esta información, si resulta ser altodemandante como yo, tendré toda la empatía del mundo para comprenderla y darle toda mi atención y amor como yo tanto hubiera querido. Somos especiales!.

    1. Qué bonito encontrar un testimonio de un alta demanda en su edad adulta. Lamento que no tuvieras la atención que un niño tan intenso necesita pero me alegra de que hoy seas consciente para darle eso a tu hijo, sea o no sea de alta demanda. Recibe un gran abrazo

Deja un comentario