Desarrollo personal

Tengo muchos complejos y hago cosas a partir de ellos

Complejos

En el video de hoy te hablo de mis complejos físicos, de mi proceso de aceptación y aún así, esto no lo resuelve todo. Algunos días una se siente una mierda mal. Y para mí ha sido imprescindible distanciar la mirada y comprender que las mujeres hacemos cosas maravillosas desde lo que consideramos nuestras imperfecciones.

Mi matrimonio, mis hijos, mi trabajo, todo sale de un cuerpo que no siempre me ha complacido y con el que no siempre me he encontrado cómoda. Como yo, muchas. Y todas increíbles.

Cuando nos comparamos y tenemos informaciones equivocadas, podemos inflingirnos mucho daño. No te olvides de lo que puedes hacer por una tontería de complejos.

Si necesitas un refuerzo

Me encantará que lo compartas y si necesitas profundizar más en la aceptación sencilla de lo que eres, tienes abierto el curso LAS MUJERES NECESITAN MENOS. El curso de minimalismo mental para mujeres hartas de tonterías.

Gracias, familia.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

4 comentarios sobre “Tengo muchos complejos y hago cosas a partir de ellos

  1. ¡Maravilloso Bea!. Y hacernos recordar lo maravillosos que somos y lo realista de tu exposición. También tengo ciertos complejos que poco a poco he empezado a aceptarlos. Uno de ellos es la diástasis, entre otros jajaja. Me hizo reir eso de «una mierda mal» pero es tal cual…. Cariños.

  2. ¡Gracias por abrirte de esta manera! Gracias por compartir tus sombras.

    No te puedes imaginar lo identificada que me he sentido… Mi pelo lacio al que no me gusta dedicar tiempo (si supiera que un corte de pelo como el tuyo me iba a quedar tan bien como a ti, creo que me atrevería con el cambio), mi piel acneica desde la adolescencia (con los mil tratamientos tópicos y orales), mis gafas desde los 18, pecho plano… ¡y distensión abdominal tras embarazo! Como a ti, también me preguntan de vez en cuando si estoy embarazada, ya que soy muy delgada y la tripita sigue un poco prominente tras dos años desde que nació mi hijo. Esto último me ha dado mucho dolor de cabeza a la hora de vestirme… pero ya me da igual que me pregunten (pese a que me siento obligada a darles una explicación del cambio físico). En fin, como tú, reconozco y agradezco mis sombras, pero intento poner el foco en mis luces… ¡Que son muchas!

    ¡Muchísimas felicidades por tu nuevo embarazo!

Deja un comentario