Ayudas y trucos·Sostenibilidad

Exfoliar la cara sin tóxicos. Rutina de día y noche con la luffa

luffa

Esta es mi rutina sencilla para limpiar y exfoliar la cara sin tóxicos usando la esponja vegetal de luffa. Te cuento lo sencillo que es y cómo estoy lista en un par de minutos. Tanto para ir a la calle como para ir a la cama. Llevo años usando esta esponja y es lo que mejor me ha funcionado.

La bandejita que ves en la foto es lo único que hay en mi cuarto de baño para limpiar mi cara. Ya no pruebo ningún producto más, la verdad, la sencillez ha venido a mi casa para quedarse.

Después del video, te dejo toda la información que necesitas saber sobre esta esponja gracias a la colaboración de Salva de la web Ecoplatea. No nos hacen falta tóxicos para tener una cara limpiar. No hace falta complicarte la vida ni pasar demasiado tiempo ante el espejo. Promesa.

Todo sobre la esponja de Luffa

Como te cuento en el vídeo, le he pedido a Salva de Ecoplatea que nos hable seriamente de esta esponja natural. Te dejo con él:

¿Qué es la Luffa?

Por si no conoces qué es la luffa, te comentaré brevemente que es un fruto muy semejante al calabacín. Y que, tras su cosecha, se deja secar y se extraen sus pepitas, obteniéndose una serie de productos, como esponjas y estropajos.

Por qué nos encanta la esponja de luffa a Bea y a mí

Por algo muy sencillo a la par que importante, los múltiples beneficios que tiene sobre nuestra salud y sobre el medioambiente.

Entre sus beneficios sobre nuestra salud destacan:

  • Ayuda a limpiar profundamente tu piel, eliminando las células muertas.
  • Favorece la reducción del exceso de grasa de la piel.
  • Controla y previene la aparición del acné.
  • Limita y reduce la posible aparición de la celulitis.
  • Funciona como relajante muscular.

Además, son esponjas vegetales 100% naturales que tras su vida útil puedes compostarlas, sin dejar ningún tipo de residuo dañino para la salud del planeta. A lo que hay que añadirle, que las esponjas que tenemos en nuestra web han sido elaboradas de forma ecológica y artesanal, sin que se hayan utilizado herbicidas o productos fitosanitarios, por lo que su impacto medioambiental es prácticamente nulo.

Por qué elegir productos elaborados con luffa y no de otras materias primas

Si la comparamos con esponjas elaboradas con otras materias primas, observamos que:

  • Esponjas sintéticas. Se elaboran a partir de derivados de hidrocarburos. Lo que implica un proceso productivo nada limpio. Además, dejan residuos dañinos sobre tu piel cuando las usas. Y tras su vida útil no se degradan.
  • Esponjas de celulosa. Se fabrican a partir de la celulosa de los árboles, un material que implica un gran gasto energético y productos químicos dañinos para su obtención.
  • Esponjas de mar. Elaboradas a partir de los esqueletos de esponjas marinas, consideradas desde 1765 como animales. Y si esto no fuera suficiente… para obtener el producto final, es necesario decolorar y secar dichos esqueletos, lo que implica un proceso muy costoso medioambientalmente hablando.

Cómo usar correctamente la esponja

Solo tienes que humedecerla, añadir tu jabón o gel de ducha y frotarla contra tu piel mediante movimientos circulares suaves.

Además, también la puedes usar para realizar una exfoliación más profunda de tu piel. Para ello, has de utilizarla en seco. Eso sí, nunca la utilices en seco si sufres de eccemas, erupciones, psoriasis… así como varices o flebitis. Ya que sus efectos pueden ser contraproducentes.

Trucos para aumentar la vida útil de tu esponja

Para que tu esponja te dure durante el mayor tiempo posible solo tienes que seguir unos sencillos pasos tras su uso:

  1. Aclara la esponja tras su uso.
  2. Escúrrela para quitarle la mayor cantidad de agua posible.
  3. Déjala secar al aire libre, si puede ser en un lugar aireado mejor. En el caso de que tu baño sea muy húmedo, puedes usar la toalla para secarla un poco.

Además, te recomiendo que periódicamente la metas en agua hirviendo unos minutos o que la metas húmeda en el microondas, en un ciclo de unos 10 a 20 segundos. Ya que de esta forma estarás evitando el crecimiento bacteriano.

Eso sí…cuando observes que tu esponja se ablanda demasiado, coge mal olor y/o cambia de color es el momento idóneo para sustituirla por una nueva y convertir tu vieja esponja en compost.

Enlaces a los productos que aparecen en el video:

Esponja de luffa

Jabón Neutro Matarrania

Tónico de rosas Matarrania

Matenca de Karité 100% Yeidra

 

¿Sabías que también puedes usar la luffa como esponja para la cocina?

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

Deja un comentario