Alta Sensibilidad

¿También tu madre es altamente sensible? Formas de saberlo

madre es altamente sensible

Si te has descubierto a través de tu hijo, tal vez te preguntes si también tu madre es altamente sensible. Como sabes, la genética es un factor importante en nuestra sensibilidad y basta con buscar un poquito para encontrar patrones.

¿Has pensado alguna vez que los abuelos de tu pequeño también podría ser personas de alta sensibilidad? Si es un rasgo poco conocido ahora ¡imagínate en su época! Especialmente para los abuelos, en una sociedad donde los chicos no nacieron para quejarse, sino para ser chicarrones en el campo.

Hoy les damos un repaso a nuestras queridas abuelas para que tu también de plantees si tu madre es altamente sensible. Si no te atreves a pasarle un test, quizá la veas reflejada en los siguientes indicadores.

Cómo saber si tu madre es altamente sensible

  • Siempre ha cuidado mucho las fiestas en casa. Se preocupaba por cada detalle y quería que todos se sintieran bien. Esto es extensible tanto a las bodas y grandes eventos como a las pequeñas reuniones en familia. Pensaba en los sitios en los que se sentaría cada uno y en equilibrar la mesa auxiliar para que nadie se sintiera menos. Rellenaba platos y copas antes de que se lo pidieran. La mía, por ejemplo, te deja elegir postre en Navidad para que cada uno tenga lo que más le guste entre fruta, helado, tarta o los tres. Lo que se dice poner toda la carne en el asador.
  • Sufría (y sufre) contigo. Te costaba contarle cosas dolorosas porque siempre has sabido que hace suyo tu dolor. De hecho, no te daba consejos para solucionar ‘tus problemas’ sino que acometía acciones para solventar ‘vuestros problemas’.
  • Disfruta de los espectáculos de arte. Independientemente del lugar de donde vengáis, tal vez hayáis podido compartir un concierto, una visita a un museo o una tarde de costura. Has visto cómo le brillaban los ojitos y has aprendido a emocionarte como ella.
  • Aunque te educó para que comieras bien y ‘de todo’, ella misma era especial para las comidas. Hay ciertas cosas que no come y que no pediría nunca en un restaurante. La sensibilidad alimentaria no solo es cosa de niños.
  • Compartís síntomas, enfermedades, alergias. Desde pieles sensibles, hasta alergias alimentarias, pasando por el rubor al sentir pudor.
  • Es tan empática que la gente le cuenta su vida. Si tu madre sabía la vida de todos, era la alta sensible de su trabajo y familia. Como sabes por tus propias carnes, lo peor de esto es que se hacen cargo de todo ello. Escucharán con atención lo que le cuentan y le será imposible deshacerse de todo como si nunca lo hubieran oído. Igual les pone una vela a los demás que les llaman la semana siguiente para ver si pudieron solucionarlo.
  • Le gusta tener momentos de soledad. Las fiestas y encuentros tienen un límite para ella y de hecho prefiere su casa para hacer un evento. Durante las fiestas es probable que se escape a menudo a cocina. Puede que esto también sea herencia social, pero suele ser un sitio despejado con menos ruido y gente.
  • No vocifera jamás en condiciones normales.
  • Tiene alguno de sus sentidos más desarrollados. Tal vez tiene ese oído con el que siempre te pillaba, el olfato o la visión. De todas formas, seguro que fue una gran detective de todas tus peripecias en la infancia.
  • Tiene buena memoria. Recuerda detalles de tu niñez con gran exactitud, incluidas las frases exactas que se dijeron. Con ella parece que sobran los álbumes de fotos.
  • Es la reina de los detalles. Tiene algo para cada uno. Incluso si a última hora se suma alguien, inventará algo que regalarle.
  • Por supuesto, es muy sensible. Debes cuidar las palabras que le diriges porque no olvidará con facilidad lo que dijiste y puedes herirla en profundidad.
  • Capta los pequeños cambios. Si te cortaste el pelo, si tienes un anillo nuevo, si has cambiado de pintalabios…
  • No la ves como una competidora sino como una jugadora de equipo.
  • Le afectan bastante más la cafeína, teína y todos los excitantes.
  • Y por último, no tolera las injusticias. Ni con su familia ni con el mundo en general.

 

¿Has reconocido a tu madre o la abuela de tu hijo en alguna o varias de estas frases?

 

 

*Para consultorías sobre Crianza de Alta Sensibilidad, Altas Capacidades o Alta Demanda, puedes echar un ojo aquí.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

2 comentarios sobre “¿También tu madre es altamente sensible? Formas de saberlo

  1. Le mandé a mi madre tu blog y sabes me dijo soy yo!!
    Me dijo que su madre es en otras cosas y ella recuerda igual qu su abuela. Ahí no quedó sino que afirmó sobre de mi varios puntos: es decir mi bisabuela, abuela, madre y yo!
    Ahora tengo una nena de 2 años y siento que ella es sensible al calor, la luz, no soporta tener manos sucias, ve como rutina tomar teta en una postura, cuando se acerca la hora que llegue su padre comienza asomarse por el ventanal! ( Es posible que ella sea igual)????
    No le gustaría que se sintiera como yo…..

    1. ja,ja, qué bonito! Me alegra que se viera identificada. Al final, los hijos nos definen y nos enseñan. Yo he aprendido tanto de mí a través de los míos… Eso te hará también entender a tu pequeña. Ánimo con ese descubrimiento de sensibilidad.

Deja un comentario