Crianza·Minimalismo

35 actividades para hacer con niños por la tarde ¡Sencillas!

actividades para hacer con niños ¿No se te ocurren actividades para hacer con niños o todo te resulta muy complicado? ¿Se os hacen largas las tardes? Aquí encontrarás una batería de actividades para no aburriros nunca. Todas están testadas en casa y tenemos entre ellas nuestras favoritas. Los niños intensos son demandantes continuos de emociones, estímulo y afecto. Y por supuesto, son toda curiosidad. ¿Cómo podemos satisfacer sus necesidades a la par que nos divertimos los adultos?

Todas las ideas aquí propuestas son tremendamente simples. En casa no nos complicamos la vida con complejos materiales y somos más de improvisar. Tampoco queremos que cada tarde sea una magnífica estampa de Pinterest con manualidades espectaculares. Queremos hacer y hacerlo ya, así que estas actividades son perfectas.

Esta es mi respuesta a la pregunta que me hicisteis hace poco sobre ¿qué hacemos por las tardes?

Actividades para hacer con niños con libros

  • Colocad vuestros libros favoritos en expositores caseros (mesa, sillas, suelo, pasillo) creando una tienda ficticia o una biblioteca. Con una etiqueta de ropa de cartón podéis tener un carné improvisado. Que los niños sean bibliotecarios y te ayuden a buscar el libro perfecto.
  • Leed un cuento del revés. Empezando por el final y narrándolo hasta el principio.
  • No leas el cuento. Narrad otra historia sugerida solo por las imágenes.
  • Elegid un nuevo final para el cuento que tanto conocéis. Podéis de hecho ilustrar una última página en papel y hacer un esbozo de lo que os gustaría para terminar el libro.
  • Cuando en el libro aparezca una escena real (una habitación, un parque, un cole), dejadlo abierto de pie. Ya tenéis un escenario para recrear esa escena y estirarla cuanto queráis dibujando vuestros personajes en papel.
  • Léele un libro mal. Léelo fatal, de hecho. Llena tu descripción de disparates y reíros un rato. ¿Cómo que no? ¡Que sí, que aquí dice eso! Debatid y divertíos.
  • Entrevistas con el prota. Deja que cada uno elija ser el protagonista de su libro favorito y hazle una entrevista con micrófono sobre cómo es su vida fuera del cuento. ¿Qué tal va Caperucita en el cole? ¿Quién se lleva mejor de los tres cerditos?
  • Mezcla libros. Elige dos o tres cuentos, sea al azar o intencionadamente y haz que las historias se mezclen. ¿Qué pasaría si metemos piratas en la historia de Cenicienta? ¿O si la oruga glotona fuese a la casa de los tres ositos?

Actividades para hacer con niños en interior:

  • Saca una maleta y un mapa. Diles a los niños que elijan un sitio y dependiendo de la temperatura, haced una maleta para estar unos días allí. Planificad el viaje y hablad de lo que encontraréis.
  • Tienda de ropa de segunda mano: saca la ropa de los cajones y pídele que te ayuden a hacer montoncitos por edades o tipo de ropa. ‘Abre la tienda’ y dale unas bolsas para que elijan. Uno puede ser el dependiente y darte la talla que buscas. Esto es ideal para ver cuál es su ropa favorita y cuál no compran nunca (puedes donarla).
  • A la bañera con el bañador. Esto te parecerá una tontería, pero le da un nuevo aire al momento del baño. Déjale que use sus gafas de buceo y su gorro, hoy estamos en la piscina municipal de tu casa.
  • Dales un recipiente con agua. Desde un cubo hasta un bidé lleno. Con una gasa puede lavar a su muñeco favorito porque va de boda. O bien pueden escoger los muñecos sumergibles para hacer un escenario marino.
  • ¿Leéis el periódico? Buscad una noticia –no demasiado extrema- y comentadla. Tal vez alguno quiera ser el locutor de radio y contárnosla a los demás con tono interesante.
  • Enchufa la radio. Toca concurso de baile. ¿Lo ideal? ¡Disfrazarse pasa ello! Prepara algo vertical con forma de trofeo y un discurso para el ganador.
  • Pero si lo suyo es más el cante, haced un concurso de karaoke. Con un cartoncito podéis hacer unas guitarras o dibujar las teclas de un piano por si queréis hacer un acompañamiento.
  • La enfermería. Cualquier muñeco o peluche se puede poner malo. Necesitará una camilla improvisada, unas tiritas, unas vendas (papel higiénico es válido) y mucho amor y paciencia.
  • El niño es el profe. Improvisa una escuela donde los adultos seremos los alumnos. Deja que te ponga deberes y aprovecha para ser el niño travieso de la clase.
  • Recetas desastre. Dale ingredientes y utensilios de cocina. Deja que mezcle, amase y se manche como un futuro cocinero. Si no te va lo de manchar, dale cacitos con legumbres secas o pasta y servid un bufé para los muñecos invitados.
  • Construye un fuerte, una cabaña o una cueva. Con sábanas, con los cojines del sofá o con sillas y mesas. Usa las almohadas para construir vehículos como barcos o para o reforzar el caserío.
  • Cambia los muebles del salón o del dormitorio. Esto les encanta. El simple hecho de cambiar su cama de sitio les hace pensar en un cuarto nuevo y nuevos juegos. Pide que te ayude a mover sillas y explorar nuevas formas de ver la casa.
  • Sesión de fotos. Si no tienes cámara, coge el móvil, buscad un rinconcito y probad poses o disfraces: ¿Qué tal si nos hacemos una foto con la ropa de papá?
  • Ha llegado el cartero: uno de vosotros será el encargado de llamar a la puerta y entregar un paquete con sorpresas o con mensajes secretos. Haced toda la escena completa, desde llamar al timbre hasta pedir que firmen con el número de DNI (ficticio).
  • Recoge la publicidad comercial del buzón y empezad a recortar. Podéis agrupar los productos de alimentación y pegarlos en papeles: aquí la carnicería, aquí los bollos y el pan, aquí la electrónica.
  • Con esa misma publicidad puedes montar un restaurante, basta con poner los recortables sobre platos de la cocina e ir sirviendo el menú. Deja que pongan el mantel, los cubiertos ¡y a comer!
  • Si además te llega publicidad de mobiliario, podéis diseñar una mini casa a vuestro gusto eligiendo el sofá, la cama, la mesa y haciendo un bonito fondo en papel.
  • ¡Combinamos! Elige un objeto de la casa al azar y combínalo con el que ha elegido el niño. ¿Qué podríamos hacer con una cafetera con ruedas? ¿Y este rotulador-tenedor? Cuando tengáis algo interesante, inventad un anuncio o una estrategia de venta para lanzarlo al mundo.

Actividades para hacer con niños en exterior

  • Pintar con tizas en la acera es un clásico. Se va con agua, puedes llevar una botella si no quieres ensuciar el parque y borrarlo al irte. También puedes hacerlo en casa si tu suelo es de terrazo o similar.
  • Pintar con agua. Una brocha con agua deja un rastro temporal. No tendrás que recoger nada y podrán hacer obras abstractas y fugaces.
  • Coged dos, tres o más cajas de cartón (de leche, de huevos o esas donde traen la compran a casa), atadlas para crear un tren y sacadlo a la calle. Nosotros cargamos peluches o cosas que pesen poco. Lo que más les divierte es subir el tren para lanzarlo por el tobogán. Al acabar, reciclad.
  • No tenemos pala, pero podemos llevarnos una cuchara para hacer pequeños agujeros en la tierra. ¿Qué tal si somos enanitos excavando? Encontraremos pequeños caracoles vacíos o quién sabe si tesoros.
  • Veo-veo de colores. Como los más pequeños de mi casa aún no saben escribir, en lugar de preguntar ¿con qué letrita? Lo hemos cambiado por ¿de qué color es? Y así nos detenemos a mirar el paisaje para encontrar el objeto que estamos buscando. Si vas en coche es muy divertido porque tienes que pensar rápido antes de perderlo de vista.
  • Persecución policiaca. Pídele al niño que te diga cuál es la matrícula del coche de delante ¿”¡En serio!? ¡Central, tenemos a los ladrones, no los perderemos de vista!” El niño tendrá que describirle a ‘la central’ cómo es el coche y quién parece que va dentro. Cuando el coche de delante vaya en otra dirección “¡Ops! Hemos perdido a los sospechosos, mandadnos otro caso, central!”
  • Id a la biblioteca. Sea para una búsqueda concreta o para simplemente probar. ¿Qué tal si el niño te elige un libro a ti?
  • Pide que te acompañe a la compra y se encargue de tachar las cosas de la lista. Si es mayorcito, podéis comprobar precios y hablar del peso por kilo.
  • Trazad un plan de paseo antes de salir: primero iremos a la derecha, luego a la izquierda, después recto y volveremos a la izquierda ¿Dónde vamos a acabar? Podéis hacerlo sobre la marcha e ir jugando las direcciones a cara o cruz.

 

¿Necesitas más ideas para una crianza sencilla y sin agobios? Aquí tienes mi curso, echa un ojo a las primeras lecciones sin coste.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

6 comentarios sobre “35 actividades para hacer con niños por la tarde ¡Sencillas!

Deja un comentario