Altas Capacidades

A veces mi hijo parece muy listo y otras todo lo contrario

parece muy listo

Es fácil que un padre piense que su hijo ‘parece muy listo’ y que a la media hora, un comportamiento del niño le haga pensar justo lo contrario. ¿Cómo puede ser que parezca tener dos niños en uno? Por momentos nos deslumbran sus preguntas ingeniosas y su comportamiento maduro y en otras ocasiones lo vemos flaquear en determinadas habilidades aparentemente simples. O estallar emocionalmente en el momento más inoportuno. ¿Qué está pasando con el niño?

En este artículo hablaremos de varios conceptos relacionados con la capacidad del niño como son las ‘asincronías’, la ‘doble excepcionalidad’ o el aprendizaje ‘viso-espacial’. Ojalá te traiga respuestas a esas dudas tan comunes y de andar por casa.

Tiene una letra horrible y es desorganizado

Imaginemos a un niño con una agenda que es puro caos (cuando la encuentra, porque siempre anda perdida en algún lugar). Su letra es farragosa e ininteligible. Literalmente, es fea. Tiene incluso faltas de ortografía. Y sin embargo, su narración es excelente. Tiene una enorme capacidad para inventar historias, desarrollarlas y resumirlas. Su inteligencia es voraz, lee como si el mundo se fuera a acabar y, en las tutorías, solo te dicen que el niño es desorganizado, que su caligrafía es horrenda y que vive en su mundo. Vive distraído. Así que ese niño que tú veías tan inteligente en casa, te plantea la duda de si lo tuyo es ‘amor de madre’ y punto.

No todos aprendemos de la misma manera. Las clases tipo están diseñadas para un aprendizaje auditivo-secuencial. Oímos la lección y la repetimos. Pero aproximadamente el 60% de los niños con alta capacidad perciben y asimilan la información de manera viso-espacial. Es decir, piensan y ven por imágenes. Para ellos todo es más fácil y atractivo cuando es visual. Si la clase no les proporciona esto, es frecuente que se abstraiga en su propio mundo imaginario, totalmente desinteresado en lo que está pasando en el aula. Estos niños tienen su orden en el caos y tienen una visión global del conjunto muy acertada. Ven el todo más que el detalle así que les preocupa más el mensaje que dan a la ‘forma’ (caligrafía y ortografía en el caso de la letra). La letra desastrosa es bastante común en los niños con altas capacidades. Y no son precisamente tontos por ello.

A veces parece que tiene 8 años y otras 6

Si le preguntas a un padre con un hijo de alta capacidad intelectual te dirá que a veces su hijo parece muy listo hasta el punto de que piensa y reacciona como si tuviera dos o tres años más de los que tiene. Que de hecho, le gusta relacionarse con adultos o con niños mayores (a excepción de los juegos de exterior). Que le interesan temas fuera de su edad cronológica y eso a veces hace que no encuentre amigos con los que hablar de ello. Sin embargo, confiesan que no comprenden a su hijo en lo emocional. Las expectativas de lo que es un niño dotado en su mente, se rompen cuando lo ven tener rabietas exacerbadas y comportamientos propios de un niño. Porque eso es lo que son, niños.

Y es que, a mayor capacidad, mayor asincronía. La asincronía o disincronía es un desequilibrio entre el desarrollo cognitivo y el emocional, social o de habilidad entre otros. Es decir: su cerebro está a una velocidad a la que no alcanzan sus extremidades o incluso su emoción, que es la propia de un niño de 6 años. Una cosa es que el niño pueda manipular conceptos abstractos en la teoría y otra, que esté preparado emocionalmente para ello. Así que será común ver reacciones emocionales propias de un niño, compaginadas con conversaciones mucho más maduras de lo que se espera para su edad.

Por lo general, las disincronías se dividen a internas y externas. Internas cuando el niño tiene una lucha consigo mismo:

  • Quiere hacer un movimiento pero su cuerpo de bebé aún no está preparado
  • Quiere escribir pero no tiene la habilidad psicomotriz
  • Se expresa peor de lo que entiende
  • Es precoz para unas cosas y sorprendentemente lento en otras
  • Contrastan sus momentos de madurez con los de inmadurez afectiva.

Externas cuando mantiene una lucha con su entorno:

  • No se siente alineado con sus compañeros
  • No cumple con lo que se espera de él a nivel de expectativas
  • Es infravalorado en el colegio
  • No tiene la respuesta adecuada a nivel familiar o modelos que seguir
  • No se siente estimulado por el entorno

Cualquiera de estas disincronías genera gran frustración en el niño, que a menudo derivan en una falta de interés y desmotivación por parte del niño o bien resultan en estallidos donde el niño es una bomba emocional. ¿Te suena?

Parece muy listo pero tiene dificultades de aprendizaje

Os han citado desde el Departamento de Orientación para hablaros de TDAH, dislexia, discalculia o rasgos del espectro autista a nivel de socialización, hipersensibilidad o inflexibilidad. Os hablan de las dificultades de vuestro hijo en el colegio y os sentís frustrados porque parecen no ver al niño capaz que veis en casa. Es frecuente que para entonces se haya descartado la alta capacidad intelectual y nos hayamos centrado únicamente en atender las dificultades.

Aunque esto es vital, una cosa puede estar ocultando a la otra y podemos perder de vista el trabajo del potencial del niño. Tu hijo no tiene por qué ser una sola cosa, una sola condición. Cuando existe comorbilidad, un niño puede tener altas capacidades y a la vez asperger. O altas capacidades y a la vez un déficit de atención. O altas capacidades y a la vez dislexia. A esto lo llamamos ‘doble excepcionalidad’ y si te ves citado en una tutoría y sospechas de ello, es bueno que lo comentes al tutor para que no perdáis de vista su estimulación cognitiva. No todos aprenden de la misma forma y eso no merma su capacidad intelectual. Los niños capaces pueden tener tantas fortalezas como dificultades y conocer sus peculiaridades nos hará brindarle la educación mejor adaptada a su excepcionalidad.

Si buscamos un único tipo de niño dotado, seguiremos viendo casos de fracaso escolar porque las altas capacidades no son homogéneas. No hay una única forma de brillar y se estima un 14% de niños dotados con desórdenes de aprendizaje.

El niño desajustado

Tu hijo, como tú, quizá no sea una sola cosa. No lo encasilles ni generes unas expectativas cerradas sobre cómo debe ser, comportarse o reaccionar. Tal vez nunca se ajuste a lo que el mundo espera de él. Pero eso también os traerá maravillosos descubrimientos.

¿Has vivido esto en casa? A veces veo a uno de mis hijos tirar un vaso, caerse de la forma más boba, no pillar un chiste, creerse una trola, escribir como si hubiera habido un terremoto, llorar intensamente por algo trivial en lo que se ha emperrado, o no ser capaz de seguir la instrucción más sencilla. Otras los veo encuadernar sus propios libros de poemas, encontrar patrones durante el paseo, hacer un mosasaurio con los Lego, recordar películas de forma literal o hacer preguntas que no les sé ni contestar. ¿Cuál es el niño real? Todos a la vez.

 

¿Tienes dudas? ¿Necesitas acompañamiento en la crianza de tu niño excepcional? Echa un vistazo a mis consultorías para ‘Niños de Altura’.

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

2 comentarios sobre “A veces mi hijo parece muy listo y otras todo lo contrario

  1. Guau! Me ha encantado! Una vez más, tus palabras me ayudan a identificar rasgos de mi hija mayor yc asímismo, descubrir un propio “diagnóstico sobre la niña que fuí y ña adulta que soy!
    Reconforta saber que no somos las únicas!

Deja un comentario