Altas Capacidades

Niñas de Altas Capacidades Intelectuales ¿Son diferentes a los niños?

niñas de alta capacidad

¿Existen diferencias entre las niñas de altas capacidades y los niños? A menudo, familias con varios hijos ven que mientras los chicos son identificados, las niñas no. ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué son invisibles?

Las niñas de alta capacidad pasan más desapercibidas

Existen varias razones por las que las diferencias de género hacen que ellas pasen inadvertidas ante el sistema. La principal de todas es la prevalencia de su deseo de pertenecer al grupo, frente a sentirse destacadas por su capacidad. Esto hace que oculten su talento con el fin de no ser expulsadas del grupo de amigas. Y es que:

«Las niñas que muestran potencial o talento pueden ser vistas en ocasiones por su entorno e iguales como poco femeninas «aburridas» o «presumidas», razón por la cual muchas niñas ocultan sus talentos en la adolescencia, siendo por tanto menor el número de alumnas identificadas con altas capacidades que el de niños» (Pfeiffer S. 2017)

Por otro lado, aunque las niñas suelen hacer notar sus capacidades de forma más precoz que los chicos (por ejemplo en su verborrea y don de palabra), tienen algunas diferencias que en clase las distancia de estos. Suelen reaccionar de forma menos positiva a la velocidad así como a la competitividad y «a menudo demandan tiempo para pensar y analizar su comprensión en una materia» (Neihart, 2020). Es decir, que van a ser menos agresivas cuando haya una competición entre compañeros así como probablemente menos rápidas (pero no menos acertadas).

Marchando una ronda de estereotipos

Si retrocedemos en la historia, ya Charles Darwin escribió sobre la inferioridad intelectual de la mujer, dejando claro que el hombre alcanzaba mayor eminencia en todo. Afortunadamente, Darwin había metido la pata hasta el fondo afirmando aquello en 1897. Otras frases erróneas que se arrojaron sobre el género femenino a lo largo de la historia es que quedábamos incapacitadas intelectualmente durante la menstruación

Históricamente el género femenino ha tenido una situación social y educativa desfavorable, aún más acentuada en los países menos desarrollados. Esto ha dado lugar a estereotipos como que los niños son más listos en áreas entendidas como más ‘prácticas’ y asociadas a las asignaturas STEM (áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Eso nos lleva a nuestra segunda pregunta:

¿Son más listos los niños de altas capacidades que las niñas de altas capacidades?

Respecto a esto, a lo largo de la historia hemos encontrado estudios contradictorios. Partamos del hecho de que una menor identificación de niñas de alta capacidad no quiere decir que haya menos, sino que no se ha sabido detectar correctamente.

Algunos de estos estudios arrojan mejores resultados por parte de los chicos (3 a 1) en pruebas espaciales y relacionadas con la matemática, mientras las chicas destacaba (2 a 1) en pruebas de capacidad verbal (Neihart, 2020) Estos trabajos arrojaban además una realidad: los profesores favorecían a los chicos en asignaturas de ciencias.

¿Qué está realmente ocurriendo? Parece ser que es una cuestión de intereses, y no de capacidad. Esto es, que las diferencias en cuanto a desarrollo cognitivo no son significativas, mientras que sí lo son su inclinación a determinadas áreas. Según esto, las niñas de altas capacidades se sienten menos atraídas hacia asignaturas STEM. Y aunque los chicos puntúan ligeramente más alto en los test de capacidad matemáticos, las chicas no fracasan en los estudios de ciencias cuando los eligen.

Luego no hablamos de diferencias entre habilidades lingüísticas y matemáticas según el género, sino de intereses naturales o preferencias (en gran parte motivadas por la educación). Si prestigiáramos toda inclinación académica y dejáramos de hablar de ‘cosas de chicos y chicas’, otro gallo cantaría…

Otras características de las niñas de altas capacidades

Parece ser que las niñas dotadas tienen cuando son pequeñas tanto intereses entendidos como típicamente femeninos como los típicamente masculinos. No ocurre con los chicos, que se inclinan casi en exclusiva por estos intereses masculinos, aunque más desarrollados (Jiménez C. 2010). A excepción de los niños muy creativos, donde podemos ver intereses comunes de género.

Esto se modifica conforme se acercan la adolescencia, donde las niñas temen destacar frente al grupo como niñas superdotadas. De hecho, parecen ser más proclives a aburrirse y soportar este tedio de una clase que no les supone un reto, con tal de mantener su estatus social.

Se le suma su gran sensibilidad y su preocupación por los demás. Hecho para el que además han sido educadas desde pequeñas como ‘futuras cuidadoras’. A menudo se sienten atrapadas entre las decisiones que tomarán por su vida profesional y las que competen a su vida personal.

Suelen minusvalorar sus logros y tener una menor confianza en sí mismas que los chicos. Quieren ser perfectas en todo, lo que genera gran ansiedad y las lleva a sufrir muy pronto el síndrome del impostor: no creen que merezcan lo que obtienen y entienden sus esfuerzos como insuficientes. Creen verdaderamente, que engañan a sus padres y que no son tan buenas.

Te sorprendería saber que muchas niñas dotadas suspenden a propósito o hacen peor los exámenes para dejar de ser señaladas como ‘la superdotada’.

Curso online Niños de Altas Capacidades

Si como docente, padre o profesional que trabaja con niños estás interesado en ampliar tu formación sobre las altas capacidades, este 13 de abril reabrimos con la quinta edición del curso Niños de Altas Capacidades de Cuentos para Crecer.

Este curso compuesto por videos, temario descargable, ejercicios de reflexión y numerosos enlaces para ampliar tu formación, está disponible de forma online y será tutorizado por mí a través de correo electrónico. Mi nombre es Bea Sánchez y soy experta en diagnóstico y educación de niños con altas capacidades. Además, vivo la dotación desde el género y la maternidad. Es por eso que el contenido de los 6 bloques del curso no solo tiene un enfoque teórico sino también práctico, con soluciones para el sueño, la vida con hermanos, las rabietas o el aburrimiento.

Para más información, puedes ver los contenidos del curso aquí.

Bibliografía que puede interesarte

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

Deja un comentario