Crianza

Mis 5 libros de crianza favoritos

libros de crianza

Si tuviera que quedarme con 5 libros de crianza que recomendar, hasta el momento serían estos. Y hasta la fecha los que más he recomendado (si hemos hablado ya te habré nombrado alguno de ellos). Las crianzas específicas con niños más intensos (altas capacidades, asperger, alta sensibilidad…) tienen otros manuales pero estos de los que te hablo hoy, son válidos para toda crianza.

E igual no son los típicos de crianza. Yo también he disfrutado mucho de los títulos de Carlos González, Rosa Jové, L’Ecuyer, etc. Pero los que hoy te traigo me hicieron pasar a otra habitación al final del pasillo. Y querer quedarme allí. Con ellos he aprendido que crianza no es el pack ‘educar-alimentar-proteger’ sino subir al árbol con tu hijo y preguntarle qué ve desde allí en vez de contarle lo que tú estás viendo.

Estos son mis 5 libros de crianza favoritos:

1. Crianza incondicional, de Alfie Kohn

libros de crianzaPerfecto, lo mires por donde lo mires. En el fondo todos aspiramos a practicar un amor incondicional con nuestros hijos, que no les hiera, que sea un regalo para su vida y su desarrollo. Pero acabamos dejándonos llevar por las teorías sobre los límites, las pegatinas, los incentivos, los castigos y las frases heredadas generación tras generación. Este profesor empaqueta todas esas creencias y las mete en una caja que puedes dejar cerrada para siempre. Y no es de extrañar conociendo sus otros títulos (todos muy exhaustivos y basados en evidencias científicas) como ‘El mito de los deberes’ o ‘Motivar sin premios ni castigos’. Si tuviera que regalarte uno solo, sería este. Pero aviso, no es una lectura ligera.

 

 

 

2. La felicidad de nuestros hijos, de Wayne W. Dyer

Aunque no es un libro reciente, no puede estar más actualizado. Dyer es una de las personas que más cosas me ha enseñado sin él saberlo. Y sin siquiera estar vivo. Con 8 hijos, tiene sabiduría para aburrir… pero no llega a hacerlo nunca. Dyer tiene el habla inspirada, la claridad. De él adoptamos mi marido y yo la ‘no intervención’ con los niños. Nos comprometimos a protegerlos, pero no a meternos donde no nos llaman. Los dejamos hacer, los dejamos solucionar problemas, buscar caminos creativos, los dejamos elegir y ser ellos. De él han bebido muchos así que es posible que algunas cosas de las que dice te suenen ¡aunque él sea la fuente!

 

 

 

 

 

Por cierto, de Dyer te recomiendo su película ‘El cambio‘:

3. Yo no fui a la escuela, de André Stern

Este no es un libro sobre cómo criar a un niño en general. Sino sobre cómo escuchar al tuyo en especial. Y es igual si estás a favor o en contra de escolarizar a tu hijo. La familia Stern siguió una opción muy concreta con su hijo André para que aprendiera según sus propios intereses y eso nos regaló un adulto que a día de hoy puede hablar de la importancia del juego en el niño, la importancia de la pasión y de cómo no hay motivación sin interés. Y eso no se puede forzar. Esta es su biografía como niño sin escuela, que a mi juicio está lejos de ser un experimento: se parece más a las verdades que estamos ignorando obsesionados con la excelencia académica estandarizada. Además, las fotos son preciosas e intrigantes.

 

 

 

4. El niño tozudo, de Mary Sheedy Kurcinka

Este es uno de los libros que voy prestando. Es largo (520 páginas) pero precisamente por ese detalle está lleno de información para poner en práctica. De hecho ha sido citado numerosas veces en este blog. Y el título es muy feo, cuando en realidad habla de los niños intensos y más sensibles. No obstante, tiene información para los padres de todo niño y soluciones prácticas, cosa que brilla por su ausencia en la mayoría de los libros de crianza. La autora es consultora de crianza y creó el término ‘Spirited Child‘ en inglés para referirse a lo que en español llamamos niños de alta demanda.

 

 

 

 

 

 

5. El niño bien equilibrado, de Sally Goddard Blythe

Con este libro nos vamos a la teoría más física de nuestros hijos. A los movimientos e hitos que van alcanzando, a la importancia del sistema vestibular y del oído en todo su desarrollo motor. No es simplemente un listado de en qué meses el niño hará este u otro movimiento, sino por qué lo hace, qué significa y para qué le sirve. Es amplio y muy bien documentado, neurociencia adaptada a todos los niveles (e ilustrado). Es fácil de leer y de comprender y lo mejor en estos días de tantos libros para padres: sorprenden sus contenidos. Al final del libro vienen ejercicios para realizar con nuestros hijos a través del cuento y el movimiento y favorecer un excelente equilibrio físico y mental.

 

 

 

¿Cuáles son tus favoritos en crianza? Me encantará leer tus recomendaciones. Recibe un gran abrazo.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

10 comentarios sobre “Mis 5 libros de crianza favoritos

  1. Muchas gracias Bea . Que lecturas tan inspiradoras.
    Espero que estéis bien en vuestro lindo hogar. Ojalá hayas disfrutado de tu parto y estéis juntos y con salud. Un abrazo

  2. Muchísimas gracias por estos títulos, que sin duda me anotare para próximas lecturas. El de Wyer estaba en mi lista y de André Stern tengo su libro Jugar. Justo acabo de comprar algunos libros y uno de ellos es de Rosa Jove (no he leído nada sobre ella aún ) pero me encanta descubrir otros libros y autores que traten sobre temas tan importantes como la crianza, vista desde otra perspectiva, derribando mitos y creencias tan arraigadas y que tanto daño nos han hecho. Un abrazo!

    1. El de Jugar está igual de bien cuidado pero es más universal y menos personal. El otro, al ser su recorrido autobiográfico, hace que tengas curiosidad por saber cómo fue aprendiendo y descubriendo el mundo sin ir a la escuela. Te abrazo.

  3. Hola Bea hermosa!!!

    Mil gracias por esta valiosa información… Iré consiguiéndolos…
    Eres un ejemplo de mamá apasionada y por eso estoy aquí, gracias por compartir tanto…

    Felicidades por los nuevos miembros de la familia…

    Te abrazo desde Fortín, México…

    Lupita

Deja un comentario