Alta Sensibilidad

10 objetos para la casa de un niño hipersensible

niño hipersensible

Si tu hijo es un niño hipersensible, sabrás que no todo sirve en la logística, la armonía y la belleza del hogar para sus ojos perspicaces. Los niños más sensibles reaccionan más intensamente a los estímulos de la vida diaria. Y es por ello que  necesitan encontrar en casa un ambiente cómodo y descargado donde puedan silenciar su cerebro y dar rienda suelta a su magnífica imaginación.

Quizá conocieras tu propia sensibilidad a través de tu hijo y alguna de estas cosas te sirvan también a ti. Tal vez gracias a su hipersensibilidad hayas descubierto otras características de tu hijo como las altas capacidades, TDAH, Asperger o cualquier otra condición de neurodiversidad.

En cualquier caso y con el constante afán que tenemos los padres de facilitar los días de nuestros niños hipersensibles, espero que estas ideas te sean de ayuda. Además, será ideal que los ambientes de casa estén despejados y dispongas solo de lo necesario. Ya sabes, minimalismo al poder.

10 objetos para hacer la vida más fácil al niño sensible

  1. Fieltro protector para sillas y mesas. Pocas cosas tan molestas como una silla que se arrastra. Es el símil hogareño de la pizarra que se araña. Las que tenemos en casa son de Ikea y hay que renovarlas cada cierto tiempo.
  2. Cascos protectores antiruido. La marca de hoptoys tiene unos para niños muy bonitos pero los encuentras también en Amazon. Son ideales para cancelar el ruido ambiente, sea en casa porque sois muchos y es difícil controlar los ruidos, sea para llevártelos afuera o de vacaciones. Uno de mis hijos se queja mucho del ruido y a menudo usa unos cascos normales para estar por casa pero esos no cancelan el ruido de la misma forma.
  3. Tijeras a mano. Esto parece una simpleza, pero es muy frecuente ir con prisas y no encontrar tijeras. ¿Para qué? Para cortar las etiquetas de la ropa, las bolitas de los calcetines, los pequeños picos de las uñas y así un largo etcétera de tejidos que molestan o de bordes que no son perfectos. En casa tenemos unas tijeras en cada planta por si las moscas…
  4. Productos de higiene naturales. La hipersensibilidad será también segura en su piel y a menudo reaccionan peor a los productos de higiene estándar (esto incluye los de farmacia). Tu niño hipersensible o bebé seguro que ha padecido o padece piel atópica y nada mejor que 1) no lavarlo tanto y 2) usar productos lo más naturales posibles. Nosotros solo usamos los de la marca Matarrania para los niños. Jabón neutro, crema calmante para el culito de bebé e hipérico para heridas, quemaduras, picaduras…
  5. Alfombras. Siempre recomiendo que los niños anden descalzos por casa, o en calcetines en invierno y para sumar a esto, es fantástico tener alfombras si no hay alergias graves. En especial para cambiar a los niños durante el invierno. ¡El suelo está helado! Es una de las frases comunes en mi casa, así que una alfombra es un gran truco que también alargamos hasta el verano.
  6. Aceite esencial de lavanda. O quizá prefieras otro olor. El de lavanda lo usamos para echar unas gotitas en la secadora y aromar la casa (una de mis niñas tiene un olfato fascinante) y también puedes usarlo para poner unas gotas en la almohada y ayudarlo a conciliar el sueño. El aceite esencial de lavanda tiene propiedades calmantes y relajantes.
  7. Collar de masticación. Esto no lo necesitan todos los niños sensibles, pero muchos de ellos calman su ansiedad y se autoregulan mordiendo o chupando cosas. Sean las uñas, el pelo, la ropa o el mando de la tele. Una opción más acertada es proporcionarle algo que pueda morder en momentos de estrés como los collares de masticación. Nosotros tenemos estos por casa que a mi gusto son demasiado grandes. Creo que en hoptoys tienen opciones bastante mejores.
  8. Cojín de huesos de cereza para calentar o manta eléctrica. Sí, te vas a cansar de oírle decir ‘me duele la pierna’. A menudo serán los llamados dolores de crecimiento (que no son tal cosa sino dolor muscular del día que aparece cuando se relajan en la cama), y otras será alguna dolencia que para el niño hipersensible siempre es MÁS. Mi amiga Elena me regaló hace tiempo uno similar a este que puedes calentar en microondas, pero siempre puedes tirar de la clásica manta eléctrica.
  9. Pelotas sensoriales o antiestrés. Son de lo más relajantes para niños y mayores y son un recurso útil para los momentos más tensos como ir en el coche (por favor, cuida que sea de un tamaño que no se pueda tragar) o en época de muchos deberes.
  10. Vajilla con divisores. Mis hijos ya no los usan pero cuando eran más pequeños me eran muy útiles para evitar conflictos. A menudo el niño hipersensible tiene dificultades en la mesa y no quiere que los alimentos se toquen, o que la salsa llegue a todo el plato… etc. A mí misma me ha pasado hasta la edad adulta. Nunca me imaginaría tomando kétchup, mayonesa o cualquier salsa hace unos años y suelo separar la comida de forma inconsciente.

 

¿Se te ocurren más cosas para añadir a la lista? Me encantará leerte y si te fue útil, por favor, comparte.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

9 comentarios sobre “10 objetos para la casa de un niño hipersensible

  1. Querida Bea…te sigo desde hace un tiempo y tus post me provocan mucha paz y consuelo…tengo una pequeña de 5 años…que creo que es altamente sensible..de bebé era agotadora en lo que respecta al baño..los olores ..las pelusas de los calcetines y todo eso…ahora de escolar se asusta de los gritos de los compañeros ( compartia sala con 40 niños antes de la pandemia) y en la oportunidad que la profesora le gritó provocó que no quisiera ir al colegio por casi una semana y me la derivaron a sicóloga infantil quien la encontró perfecto y que la dejara en casa conmigo…..algunos consejos para ir trabajando con ella está hipersensibilidad…ya en el colegio me dijeron que era muy sensible y llorona y que debía prepararla.para la vida..!!! Disculpa este comentario tan largo pero es mi única hija..mi tesoro y solo quiero que sea feliz….un abrazo desde. Chile.,cuíidese mucho !!!

    1. Me da mucha pena que la sensibilidad sea algo tan desconocido y poco cuidado. Suelo recomendar una tutoría con los profesores para hablar sobre la reactividad a los estímulos de nuestros hijos para que conozcan que no tiene problemas psicológicos, sino que su cerebro es simplemente más reactivo ante todo lo que perciben. Puedes hablarle del término ‘Sensibilidad de procesamiento sensorial’ que es el nombre científico y suele conseguir que te hagan más caso. Eso sí, el 80% de los alumnos de una clase tiene una sensibilidad media, lo que hace que siempre estemos en desventaja sensorial…

  2. Qué gran descubrimiento lo de los cascos antiruido! No sabía que existía algo asi, y a menudo uso cascos normales con música clásica, pero esto parece mucho mejor!

Deja un comentario