Altas Capacidades

Adultos de Altas Capacidades ¿Cómo son?

Algunos adultos de altas capacidades no saben que lo son hasta que uno de sus hijos es diagnosticado y se pone sobre la mesa la cuestión genética. Empiezan las preguntas ¿Seré yo acaso altas capacidades? Y comienzan a revisar su paso por la escuela el trabajo, los amigos… y esa constante sensación de saberse diferente.

Hoy revisamos algunas de las características más comunes entre la población de adultos de altas capacidades. Valga decir que cumplir con estas características no sirve como diagnóstico en sí y que no existe ningún talento igual a otro. No obstante, si te identificas con lo expuesto aquí, tal vez tu intuición no esté descaminada.

Cómo son los adultos de altas capacidades

  • No nacen eminencias. Necesitarán trabajo como todos para desarrollar su potencial. Pero ocurrirá que tendrán más facilidad para alcanzar cotas de excelencia debido a varios factores:
    • Aprenden más rápido
    • Hacen conexiones creativas con otros conocimientos aparentemente inconexos
    • Tienen mayor capacidad de concentración en aquello que les interesa
    • Y se sienten naturalmente motivados hacia eso.

Fantásticos ingredientes para encontrar a alguien que es muy bueno en lo suyo pero… ¿Y si no ha dado con ‘su potencial’? ¿Y si nadie le ha dicho que podría alcanzar mayores logros? Ocurre que también encontramos adultos de alta capacidad que fracasaron en sus estudios, no estaban motivados y se aburrían de forma sideral. Se dan casos de adultos de alta capacidad que cambian constantemente de trabajo (aprenden rápido y no encuentran un reto que les merezca sostener el puesto) y no parecen progresar. Así que no, no tienes que ser premio Nobel o deportista de elite para ser alta capacidad.

  • Solucionadores de problemas. Son personas creativas, no necesariamente en el arte, sino resolviendo problemas ¿Qué es el arte sino un problema ingeniosamente resuelto? Saben solventar los escollos con buena lógica e ideas ocurrentes. ¡Eso también los hace unos padres muy útiles! Pueden relativizar y ofrecer soluciones rápidas a peleas, juguetes rotos y berrinches.

  • Buen humor y carácter líder. No es el perfil de todos, pero muchos de ellos destacan por su rapidez mental haciendo bromas y proponiendo ideas que le hacen líder de grupo. Pero claro, también los hay tímidos y muy selectivos en sus relaciones.
  • Perfeccionista. El otro día escuchaba a un youtuber decir que las personas de AACC son muy rápidas pensando. Puede que estuviera encaminado, pero no necesariamente lo dejan ver. El perfeccionismo intrínseco puede hacer que no digan las cosas tan rápido como las piensan, o que no hagan lo que se proponen si no creen que les saldrá perfecto. No es procrastinación, es perfeccionismo.
  • Alta sensibilidad. Tema peliagudo porque aquí el público se divide y se oyen comentarios como ‘Pues conozco un superdotado que es un borde‘. Vale, la educación no viene en el paquete de la dotación… pero suelen ser altamente empáticos y buscadores de justicia. Además, observamos su sensibilidad a los estímulos externos como los tejidos que molestan, las luces fuertes, los pequeños ruidos que les impiden concentrarse, los olores que les resultan más insoportables que al resto, etc. Tienen dificultad para manejar los cambios bruscos y transiciones y se sobreexcitan a menudo.
  • Se sabe diferente. Otros gustos, otra intensidad, otras preocupaciones y otras conversaciones. Desde que tiene uso de razón sabe que es distinto a su entorno. Claro que puede encajar socialmente, pero a veces lo hace a costa de silenciar lo que realmente es (especialmente las mujeres). No se siente marginado, más bien no se encuentra replicado o comprendido en su totalidad.
  • El más curioso. Profundiza en lo que le interesa (y pueden ser muchos sus intereses). Puede tener una rara biblioteca de temas de lo más variopintos o puedes enterarte de las cosas curiosas que hace en su tiempo libre ‘¡No sabía que también te gustará tal o cual cosa!’ Su cabeza siempre está trabajando en algo. A veces se habla de ‘hiperactivos mentales‘.
  • Con grandes ideas que le vienen de noche… Para que no duerman. Sufren a menudo de insomnio, son malos para acostarse y rápidos en desvelarse y despertar. Por supuesto ¡los hay dormilones!
  • Excelente memoria. Visual, lingüística, matemática. Igual es el único de tu grupo que sí se sabe el número de teléfono en dígitos, recuerda frases exactas de las películas o escenas detalladas que desarrolla con minuciosidad.

Pero así como lo cuentas ¡conozco a varios en mi entorno! Se estima entre un 10 y un 15 por ciento de población de altas capacidades (no como los altas capacidades con superdotación, donde hablamos de un 2 o un 3 %). Así que no dudo de que tengas más de uno en tu entorno. O que lo seas tú mismo, que andas leyendo esto por tu rematada curiosidad.

¿Te identificas o identificas a alguien de tu entorno?

Libros sobre el tema:

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *