Crianza·Desarrollo personal

Escribir libros cuando eres madre. Entrevista a Paloma Estorch

Escribir libros cuando eres madre no es un imposible: Paloma es mamá de 5 hijos y también autora de 5 libros. Escribe inmersa en la crianza mientras educa en casa a sus hijos: lleva veinte años en la aventura del homeschooling. Muchas mujeres sueñan con escribir y en esta entrevista Paloma nos deja claro que los pequeños no son un problema cuando tus ganas de contar son muchas.

Conocía a Paloma a través de su blog Paideia en Familia, y me terminó de conquistar con sus libros. Lo primero que leí fueron sus boletines y después me llegó al corazón su libro ‘Pequeños Pasos’, un paseo delicioso por una maternidad de apego, libertad, naturaleza, educación clásica, parto en casa, honestidad y sencillez. Al final de este artículo te presento una colección de ebooks donde tengo la suerte de presentaros mi último libro junto a esta joya de Paloma Estorch.

Esta entrevista es un regalo para mí misma porque admiro a Paloma, pero sé que también lo será para ti; como un empujón para replantearte si no estás tardando demasiado en ¡ponerte a escribir eso que sueñas!

Escribir libros cuando eres madre. Entrevista a Paloma Estorch

Paloma, has escrito 5 libros con 5 hijos en casa. La pregunta obvia es ¿de dónde sacas el tiempo para la escritura?

Decía Pennac que el tiempo para leer era tiempo robado. ¿Lee más el que tiene mas tiempo? No. El tiempo para leer, para escribir, son tiempos robados a otras cosas. Por ejemplo no veo la televisión, ni series, y tampoco plancho ja,ja,ja.

Una vez leí que Tolkien contaba muchas historias a sus cuatro hijos y después se ponía a escribir hasta altas horas de la madrugada acerca de aquellos cuentos y personajes que se iba inventando cada noche. Al día siguiente debía ir a dar clases a la universidad, pero me imagino que tendría la necesidad vital de escribir y por ello le hurtaba horas al sueño.

Pienso que todos sacamos tiempo para aquello que necesitamos. Es cuestión de prioridades. Como decía Nietzsche «Quien tiene un porqué encontrará el cómo»…pues eso…

¿Qué estudiaste? ¿Viene lo de escribir desde antes de ser madre?

Estudié filosofía y escribo desde siempre, desde que era pequeña. Me gustaba y no lo hacía mal del todo pero a mis escritos les faltaba experiencia vital.

¿Crees que hubieras escrito sin hijos? O siendo claras: ¿Los niños son un escollo o un empujón?

Para mí la maternidad fue una revolución en todos los sentidos. Es algo tan fuerte, tan intenso… un torbellino de emociones, sentimientos y creatividad que necesitan ser concretados en algo para no disolverse y en mi caso lo logré gracias a la escritura. Yo siempre había tenido en mente esa imagen idílica y que no tiene nada que ver, con la realidad de escribir un libro o dos o tres, de ser escritora. Llegó un momento en el que ya tenía cinco hijos conmigo y dos en el cielo y sentí que ese momento había llegado y me puse a escribir mi primer libro que además se me fue de las manos porque tiene casi cuatrocientas páginas. Mi idea era escribir un ensayo, pero cuando me enfrenté a la primera página en blanco supe que lo único que honestamente podía escribir era mi experiencia con los embarazos, los partos, las lactancias prolongadas, la opción del homeschooling y el duelo. Pienso que las madres tenemos que volver a escuchar nuestro instinto y dejar de seguir a tantos expertos que nos dicen cómo debemos de criar y educar a nuestros hijos. Y así fue naciendo Pequeños pasos. En la vida todo se logra así, dando pequeños pasos, pasos de bebé.

¿Qué edad tenían tus hijos cuando te lanzaste a escribir a través de tu blog?

Cuando empecé a escribir en mi blog Paideia en familia, tenía tres hijos. El mayor no llegaba a los cinco años y el pequeño era un bebé. Aquello sí que fue una necesidad vital porque acabábamos de tomar la decisión de educar a nuestros hijos en familia. En España sólo había dos blogs de familias homeschoolers, en realidad Internet era mucho más familiar que ahora. Escribir en un blog era una manera de mantenerme en contacto con otras familias de todo el mundo que hacían homeschooling, además de ir compartiendo las actividades que hacíamos en casa y los recursos educativos que iba encontrando. Además desde el principio compartí reflexiones sobre lo que estaba viviendo: la crianza de mis hijos, las lactancias, nuevos embarazos, una denuncia por nuestra opción educativa y el día a día de acompañar a tus hijos en su vida sin escuela con sus alegrías y dificultades. Quince años dan para mucho, ¡es toda una vida! Recuerdo que escribía por las noches porque no quería que mis hijos me viesen con el ordenador y además tampoco lograba sacar tiempo a lo largo del día.

Les dormía en la cama familiar y tenía que acudir bastantes veces de vuelta a la cama, dar de mamar al bebé de turno y volver al salón para seguir escribiendo. También aprovechaba las noches para estudiar, informarme sobre el homeschooling, buscar recursos…y bloguear con otras compañeras de fatigas.

¡Vaya risas en la madrugada! Todos nuestros hijos eran pequeños y no tenían obligaciones académicas por lo que no madrugábamos.

Hablemos de tu proceso de escritura: ¿Trabajas en papel o en digital?

Escribo directamente en el ordenador, aunque suelo llevar conmigo cuadernos donde voy apuntando ideas que se me ocurren y siempre que leo lo hago con un cuaderno al lado para apuntar citas que me gustan o pensamientos que se me van ocurriendo.

¿Tienes algún sistema para tomar notas?

Para tomar notas siempre cuaderno y bolígrafo.

¿Bloqueas un tiempo en tu agenda para escribir o rescatas espacios conforme surgen en tu vida familiar?

Rescato espacios, aprovecho de una manera «huraña» cualquier minuto libre y si alguna vez me quedo sola en casa lo aprovecho para escribir. El problema es que a veces estás inspirada mientras haces la compra o estás conduciendo y luego cuando llegas a casa intentas escribirlo y ya no puede ser…Pero es la vida. Pienso que alguien que tuviera todo el tiempo del mundo a lo mejor tampoco tendría sobre qué escribir.

¿Necesitas concentración absoluta o llevas bien las interrupciones lógicas de casa?

Nooo, no necesito ninguna concentración. Creo que una de las ventajas de pertenecer a una familia numerosa es que el ruido de fondo no lo oyes. Mi hijo mayor estudia en el salón con todos alrededor y está totalmente concentrado, yo también me he adaptado ja,ja,ja… Cuando termino un libro siempre tengo la sensación de que parecerá escrito por una «enajenada mental», pero no se quejan los lectores. Debe ser porque la mayoría son madres y están en la misma onda… Es un poco «desesperante» interrumpir mil veces la escritura para sacar la ropa de la lavadora, echar un vistazo a la comida, sacar pan del congelador, o contestar preguntas, pero es la vida…

¿Tienes un espacio en casa para escribir o donde surja?

Casi siempre escribo en el salón que es donde hacemos la vida, me gusta estar presente. A lo mejor para corregir o algo que precise máxima atención me voy a mi habitación para tener más silencio, aunque frecuentemente van entrando…o sea que me da igual.

Tus mejores horas para escribir son…

Cualquier hora es buena…

¿Participa tu familia y entorno de las correcciones de tus libros?

No. De las correcciones participa una amiga, que bueno más que nada es una santa ja,ja,ja… Esta chica es médico, gran lectora, partidaria de una crianza con apego, y además ha educado a sus hijos en casa durante muchos años por lo que además de corregir, siempre me hace comentarios y aportaciones muy valiosas porque sabe de lo que estoy hablando. No es tanto corrección ortográfica, que también, sino que va mucho más allá. Una ayuda inestimable. Para hacer honor a la verdad tengo que decir que si no fuera por la paciencia que tiene mi familia conmigo, mis libros no podrían haber visto la luz. Tienen que soportar mi mal carácter cuando no salen las cosas como yo querría, en las interminables horas de correcciones y en mis ausencias en las que estoy físicamente, pero mi mente está muy lejos. El apoyo de mi marido siempre ha sido incondicional y mis hijos ahora que son mayores me ayudan frecuentemente con la casa y con mi pequeño.

¿Alguno de tus hijos tiene vena escritora? Imagino que los libros son un importante personaje en casa…

Es curioso porque aunque no les ha gustado a ninguno escribir de pequeños cuando lo empiezan a hacer lo hacen bien. Yo creo que la lectura en voz alta ha debido influir bastante y sus lecturas personales, por supuesto. No sé si alguno tiene vena escritora, los mayores escriben mucho en sus cuadernos, diarios… y siempre les animo a que escriban una novela fantástica o un testimonio de su vida de jóvenes que nunca han estado escolarizados, pero de momento no se animan. Tienen otros intereses.

¿Eres perfeccionista cuando escribes? Y si es así ¿Cómo lo vences?

Asquerosamente perfeccionista. Lo odio, pero no lo puedo evitar. Lo venzo porque llega un momento en el que digo: ¡Se acabó, no lo corrijo más! Pero siempre con la sensación de estar publicando algo mediocre o que podría ser mejor. O sea, con el peso del síndrome del impostor a mis espaldas y eso que lo doy todo cuando escribo. Después cuando leo las reseñas y los mensajes que me mandan los lectores, no puedo dar crédito. Entonces se me olvida todo el trabajo y todas las penas y empiezo a pensar en el siguiente. Igual que cuando tienes a un bebé recién nacido en brazos y ya estás pensando en el siguiente.

El libro que te hubiera gustado escribir

Me gustaría escribir todo lo que siento en una novela, pero creo que nunca lo haré porque no es mi estilo. Pero de todos los libros que he leído en mi vida hay un libro que me habría encantado escribir y es «El despertar de la señorita Prim».

Palabras para una madre que lo vea imposible

Le diría las palabras de Giuseppe Moscati «Nada es imposible, si pensáis que no lo es…». Que no espere a escribir para cuando tenga tiempo, para cuando los niños sean mayores, para… ¡Que empiece ya! y como recomendaba siempre Lewis que no tire nada de lo que escriba porque a lo mejor ahora no es el momento pero en unos meses o unos años puede retocar aquello que escribió. Hoy día si quieres escribir puedes hacerlo, no tienes nada más que crear un blog. Escribir es algo así como la maternidad, no tiene nada que ver con la imagen preconcebida de tu mente pues es un camino bastante solitario y árido, pero una vez que el libro nace es muy gratificante.

Cuando ves a tu hijo, tocas su piel húmeda y suave, le hueles, cuentas sus deditos y automáticamente los nueve meses del embarazo y los dolores del parto se convierten en historia… pues lo mismo sucede con los libros cuando los lectores te escriben dándote las gracias.

 

Gracias a ti Paloma, por tanto y tan bonito. Puedes seguir a Paloma en su Blog Paideia en Familia o en su Instagram. Encuentras todos sus libros aquí.

¿Quieres 120 ebooks para ti estas Navidades?

Desde ayer 14 de diciembre y hasta el 22, puedes regalarte nuestro bundle de 120 ebooks en el que se incluye el libro de Paloma ‘Pequeños Pasos’ y mi último libro ‘Eres Buena Madre’. Estamos rodeadas de personas fabulosas (muchas también son mujeres escritoras con varios hijos) y juntos hemos logrado un pack de recursos digitales para tus fiestas. Desde ebooks de sostenibilidad hasta familia, disciplina positiva, meditación, yoga, alimentación consciente, recetas para bebés y mayores, emprendimiento, autoestima y cariñitos para ti… No solo es un pack muy completo, sino que atiende a nuestra falta de tiempo: lo que necesitas conocer, a golpe de móvil, tableta, lector digital o en tu ordenador.

Puedes comprarlo esta semana por 45€ y no habrá otra forma de adquirirlos a este precio y juntos. Hemos creado una joya navideña, sea para ti o para regalar (se adjunta una tarjeta regalo). El precio total del pack ascendería a 2525,13€, por eso es el SÚPER REGALO navideño.

Puedes conseguirlo en bit.ly/ebooksbea

Echa un vistazo y envíame tus dudas a info@mamavaliente.es

[mc4wp_form id='2449']

4 comentarios sobre “Escribir libros cuando eres madre. Entrevista a Paloma Estorch

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *