Sostenibilidad

Lavar los platos de forma sostenible

En mi intento por hacer las cosas mejor, hace tiempo que persigo lavar los platos de forma sostenible. Esto significa poner la vista en la cantidad de agua, el jabón y el estropajo que utilizamos.

  • Para la cantidad de agua, montamos un atomizador en el grifo de la cocina, y listo. Esta era la parte más fácil.
  • Otro asunto era el estropajo, pues los convencionales se van deshaciendo con el uso y van enviando microplásticos al agua del mar. Buscando sustitutos, me pasé a la estopa, que no funcionó ¡Toda la comida se quedaba allí! (En este artículo vas a encontrar una solución mejor para esto).
  • En cuanto al jabón para lavar los platos a mano, hemos probado varias marcas ecológicas pero siguen viniendo en plástico. Nuestra solución más reciente ha sido optar por la pastilla de jabón de Zorro d’Avi y ha sido un éxito. Cuidamos que no se quede en agua para que no se deshaga, pero arrasa con toda la grasa. Eso sí, sin espuma (también hablaremos sobre esto hoy).

 

¿Y el lavavajillas? Empecé la casa sin lavavajillas cuando vivía sola pero con el tiempo acabó llegando a la cocina con idea de ahorrar agua en una casa de siete. Quise hacerlo de diez y copié una receta de detergente casero y ecológico que vi en internet. Resultado: me cargué el lavavajillas. Ese desembolso me dejó claro que algunas cosas, mejor dejárselas a los que saben. Y por eso hoy viene Salva de Ecoplatea a darnos ideas para lavar los platos de forma sostenible.

¡Te dejo con él!

Estropajo de vajilla

Hoy te voy a hablar del estropajo que utilizas en casa para lavar la vajilla y limpiar el hogar… el “estropajo de LUFFA”, un estropajo 100% natural, vegetal. Además, tras su vida útil, se pueden compostar. Siendo nulo su impacto ambiental como residuo.

Si no conoces la luffa (Bea te habló de ella aquí), te diré que se trata de un fruto de la familia CUCURBITACEA, muy semejante a los calabacines. Puedes profundizar sobre ello en este post.

El único inconveniente que puede tener, es que puede quedarse algún resto de comida atrapado en él. Por ello te recomiendo retirar los restos sólidos de la vajilla con una espátula antes de usarla. Y si tras su uso la aclaras y la escurres muy bien… vas a ver como este pequeño inconveniente no se va a convertir en una justificación para no usarla.

¿Más espuma equivale a más limpieza?

Las grandes marcas convencionales de limpieza conocen el poder psicológico de la espuma para que el consumidor considere un producto como bueno. Ya que, tradicionalmente asociamos más espuma a más efectividad en la limpieza. Sin embargo, esto no es para nada cierto. La espuma solo nos genera una falsa sensación de mayor limpieza.

En mi opinión, lo que un buen jabón debería cumplir para ser considerado como tal es:

  1. La efectividad en la limpieza de la vajilla. Esta no va a depender de si genera más o menos espuma. Sino de la formulación e ingredientes usados.
  2. Que no dañe tus manos durante el lavado. Señal del uso de ingredientes no agresivos.
  3. Que carezca de ingredientes tóxicos para tu salud y para el medio ambiente.

Otro aspecto importante a destacar, es que la espuma no es nada sostenible. Y no solo por los ingredientes que se pueden usar para generarla. Sino porque, cuanta más espuma se genere en el lavado, mayor es la cantidad de agua que debe usarse para un correcto aclarado. Aumentando con ello el consumo de este preciado, y cada vez más escaso, bien.

¿Es más sostenible lavar a mano o a máquina?

Para dar respuesta a esta pregunta deberíamos analizar el gasto energético y el consumo de agua en los dos casos. Como esto puede ser un poco tedioso y aburrido, voy a intentar sintetizar la información existente al respecto para que puedas sacar tus propias conclusiones.

Gasto energético

En el caso del lavavajillas, el gasto energético es mucho más importante que el del agua. Y estaría asociado a:

  1. Calentar el agua para el lavado.
  2. Secado de la vajilla
  3. Consumo oculto del lavavajillas apagado. Este solo se evitaría si después de cada uso desenchufáramos el lavavajillas.

Ahora bien, reducir este gasto es sencillo si seguimos estos consejos:

  1. Utilízalo solo cuando la carga sea completa.
  2. Lava a baja temperatura (< 55ºC). Puedes reducir el gasto casi a la mitad que si lavas a temperaturas más altas.
  3. Evita las funciones de “Secado extra” y “Menos tiempo”. Pueden llegar a gastar hasta un 70% más de energía.

En el caso de lavar a mano:

  1. Si lavas con agua fría apenas habrá gasto energético.
  2. Si lavas con agua caliente va a depender mucho del tipo de calentador de agua que tengas. Variando considerablemente dicho gasto. Se asocia un gasto medio del 25% del gasto total del calentador de agua (el porcentaje restante se asociaría a ducha, lavabo…).

Consumo de agua

Un lavavajillas de clase “A” consume una media de 15l por lavado. Mientras que para lavar a mano la misma cantidad de vajilla se consume una media de 119l.

¿Es factible reducir el consumo de agua en el lavado a mano? También; solo tienes que:

  1. Cerrar el grifo mientras enjabonas.
  2. Aclarar sin dejar correr el agua. Ya sea empleando una pila o un balde para el aclarado.

En definitiva, si eres muy conciendud@ y eficiente en el lavado a mano conseguirías reducir el consumo de agua, como mucho, al doble del que gasta el lavavajillas. Y con un calentador de agua de los más eficientes del mercado… ¡podrías llegar a vencer a la máquina!

Con todos estos datos… ¿Por qué te decides? ¿Lavar a mano o a máquina?

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

6 comentarios sobre “Lavar los platos de forma sostenible

  1. Hola Bea! Soy Caro de Mendoza! Al final lancé mi proyecto sobre limpieza del hogar sostenible. También he estado en contacto con las chicas de Esturirafi. Tengo algunas recetas de detergente a base de betaina de coco, y otras para limpiar baños. Tengo más info en @luffaok.
    Has sido muy inspiradora para mi. Te mando un abrazo enorme.

  2. Buenas, gracias mil por todo lo que compartes.

    El aprender no tiene fin!

    Qué hay sobre los guantes de fregar, si no los uso las manos me quedan en carne viva…

    Muchas gracias

Deja un comentario