Alta Sensibilidad

Cómo es un niño de alta sensibilidad: 10 rasgos principales

Lo solemos tener claro con los adultos pero ¿Cómo es un niño de alta sensibilidad? ¿De qué manera puedo detectarlo? La alta sensibilidad o Sensibilidad de Procesamiento Sensorial (SPS) no es un diagnóstico clínico, por lo que a veces puede ser confuso identificar al niño ¿me lo debe decir el pediatra, el profesor, el psicólogo?

A menudo somos hijos de la genética, así que si tú mismo como progenitor te consideras una persona altamente sensible (PAS en su acrónimo), es probable que veas en tu hijo repetirse ciertos patrones. Al hablar de sensibilidad, apuntamos a un espectro amplio, por lo que no todas las personas PAS cumplen un único e idéntico patrón.

A continuación tienes los indicadores que más se repiten entre la población de niños altamente sensibles. Puede que tu hijo no cumpla con todos y aún así, lo sea. Y a la inversa, puede que responda a otras sutilezas que no se reflejan en este cuadro simplificado.

Cómo es un niño de alta sensibilidad: Rasgos principales

  1.  No tolera bien los cambios y transiciones: No necesariamente hablamos de cambios grandes como una mudanza o una separación. Hablamos de modificaciones en la agenda, como cancelar la salida al parque, un día festivo en el colegio, calzar zapatos nuevos e incluso irse a la cama (la mayor transición es pasar de la luz a la oscuridad). No le gustan las sorpresas, prefiere la planificación y los ámbitos conocidos. Aprecia las rutinas.
  2. Capta sutilezas y muestra una gran sensibilidad en alguno o todos sus sentidos: percibe fuertemente los olores, no tolera tejidos molestos o etiquetas en la ropa, capta pequeños detalles y cambios a nivel visual, plantea problemas con las comidas y/o reacciona fuertemente ante sonidos fuertes, inesperados o repetitivos. La sensación es la de que sus sentidos parecen estar más desarrollados. Tiende a sobreexcitarse cuando la actividad es mucha o en ambientes masificados. Puede romper a llorar sin explicación aparente cuando sus sentidos están sobreestimulados.
  3. Es muy empático: conoce las emociones de los demás tan solo con mirarlos. Algunos padres lo definen con la frase ‘Parece que pudiera leerme la mente’. Sufre cuando los demás sufren y hace suyos los dolores y alegrías ajenos.
  4. Parece maduro para su edad: pregunta cuestiones existenciales que sorprenden a los adultos. Tienen gran curiosidad. Se expresa muy bien y tiene un amplio vocabulario emocional. Es reflexivo y muy consciente de las situaciones de peligro.
  5. Perfeccionista y autocrítico: Se siente muy afectado por las críticas, debemos cuidar las palabras con las que le reprendemos y poner atención al concepto que tiene sobre sí mismo pues a menudo se compara con estándares y expectativas altas. Le cuesta tomar decisiones porque valora todas las posibilidades que existen y prevé todo lo que puede salir mal.
  6. Gran memoria: para recordar detalles visuales y frases completas y literales.
  7. Defensor de la justicia: idealista y conectado de forma natural con la naturaleza y los animales.
  8. Bajo umbral del dolor: A menudo manifiesta ansiedad y estrés a través de expresiones somáticas como dolor de barriga, de cabeza, rubor, sudoración… Es frecuente que tengan piel atópica o diversas alergias y sensibilidades físicas.
  9. Tiene un carácter colaborativo: le preocupa que los demás se encuentren bien y se esfuerza porque así sea. Quiere agradar. No obstante, los de carácter introvertido no tendrán muy fácil aceptar a los extraños, es probable que les lleve tiempo conocer niños nuevos y abrirse.
  10. Todo para él resulta más intenso a nivel emocional: A menudo es etiquetado como ‘dramático’, ‘exagerado’ o ‘teatral’.

¿Tienes en casa uno de estos niños sensibles? ¿Con cual de estas características lo viste claro?

¿Quieres saber más sobre la alta sensibilidad?

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

10 comentarios sobre “Cómo es un niño de alta sensibilidad: 10 rasgos principales

  1. 10/10 prácticamente desde que nació. Ya tres años y medio de crianza al límite. Deseando leer qué herramientas podemos usar los papás para no colapsar y poder acompañar tanta intensidad de la manera más respetuosa posible. Me ayuda muchísimo todo lo que publicas tan generosamente. Un abrazo grande.

  2. Es la descripción perfecta de mi hija. No tengo ninguna duda de que ella tiene una alta sensibilidad, pero la verdad es que no sé por donde empezar a ayudarla y sé que necesita que la ayude. Me puedes decir por donde empiezo???? Mil gracias por anticipado.

  3. Todas esas tiene mi hijo de ahora 13 años, de pequeño tenia que decirle con anterioridad el itinerario ya sea una consulta o cualquier otro lugar donde fuéramos. Con los olores y la etiquetas le pasa lo mismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *