Crianza·Ser múltiples

Cómo me organizo con mellizos

¿Cómo me organizo con mellizos para no sentir que me faltan brazos? En casa no tenemos ayuda ni familia cerca y, por si fuera poco, estos segundos mellizos han sido hijos del confinamiento. La necesidad agudiza el ingenio así que en esta segunda ocasión de criar a pares que me ha dado la vida, ya tropezamos menos y simplificamos más.

Esta es nuestra forma de organizarnos, espero que si tienes mellizos o gemelos puedas coger algunas ideas para un día a día más sencillo. Va a ser un artículo extenso, así que lo he segmentado para que puedas ir a lo que más te urge.

Cómo me organizo con mellizos en un día normal

Estas son mis estrategias básicas para poder atenderlos con amor sin tener la sensación de que apago fuegos continuamente. En este momento los mellizos tienen 9 meses:

ALFOMBRAS: Decía Sally Goddard Blythe que «Cuando el bebé está despierto y está físicamente separado de su madre, el siguiente lugar natural para estar es el suelo». Y esa es nuestra apuesta. En casa tenemos 5 alfombras y una colchoneta de mimuselina. Hasta que se sientan con buen equilibrio, también ponemos cojines, pero lo normal es que los bebés estén por el suelo moviéndose y jugando. Adultos y hermanos mayores estamos con ellos en la alfombra o los sofás, pero tenemos las manos libres para atenderlos y atendernos.

HAMACAS CON RUEDAS: Hasta que ellos se desplazan solos, los objetos con ruedas nos salvan la espalda. Tenemos dos hamacas Babyjörn y hemos visto la luz cuando les hemos puesto ruedas. Se las vi a una amiga en sus redes y me di cuenta de que cuando los bebés empiezan a pesar y se duermen… no es ninguna broma moverlas por casa. Te dejo foto de las ruedas de Ride &Go porque es algo que no se conoce mucho y que de repente lo hace todo fácil. Estos mellizos son también bebés de alta demanda y no suelen dormir fácil durante el día (ni la noche). A media mañana logran dormir unos 20-30 minutos en las hamacas SIEMPRE QUE NO DEJES DE MOVERLOS. Poder mecerlos y tener las ruedas nos permite también atender a uno mientras mecemos al otro. Uno despierta y le doy el pecho mientras sigo moviendo al otro.

COMIDAS: Los bebés no hacen todas las comidas todos los días. Toman pecho a demanda así que la alimentación sólida es complementaria, ocasional y opcional hasta el año. Las tronas también tienen ruedas, con lo que podemos irnos a comer al patio o me los llevo a la cocina mientras preparo la comida. Estos bebés estaban muy despiertos desde el nacimiento. Nunca han querido estar tumbados: querían ver el mundo y hacer lo que nosotros hacíamos. Así que a la hora de comer ¡gritaban enfadados! Compramos unas tronas que podían usarse desde los 0 meses como si fuera un grupo cero para que sintieran que ‘también estaban en la mesa’. Si está mi marido, nos repartimos para comer y darles en nuestras rodillas (primero comen los niños, después nosotros). Pero si estoy sola, no puedo comer y servir a los grandes con dos bebés encima de mí. Por cierto, comparten plato y cuchara, a no ser que alguien pueda ayudarme. Esto solo parece antihigiénico a los que no han tenido mellizos.

BAÑOS: Cuando eran bebés los lavaba en el lavabo y ahora en la bañera. No usan ningún objeto especial ni bañerita. Solemos bañarlos mi marido y yo y ese día se bañan todos los hermanos. Mis hijos no se bañan todos los días. Este es el orden de la operación:

  • Primero se bañan los mellizos de 5 años juntos. Juegan un rato y después van a vestirse solos.
  • Entonces metemos a los bebés de 9 meses. No cambio el agua. Si estoy sola, dejo a uno en la alfombra del baño o con su hermana mayor. Si está mi marido, los metemos también juntos.
  • La última en entrar es la mayor de 8 años, que se ducha sola. Mientras, vamos vistiendo a los bebés.

Son muy autónomos y toda la ropa está a su alcance. Tienen total libertad para vestirse, es más, ellos me ayudan a vestir y peinar a los bebés en mi cama. A veces los gemelos pequeños se bañan con los gemelos grandes, es muy bonito. Siempre ponemos poco agua para evitar accidentes.

CAMBIADOR: Nunca hemos tenido cambiador. Siempre hemos cambiado en la cama, las alfombras o el sofá poniendo toallas. Hoy tenemos una mesa infantil sobre la que pongo una toalla acolchada y una cesta. En la cesta hay gasas, baberos, pañales, toallitas y unas tijeritas (en casa yo me encargo de cortar 120 uñas).

PECHO: Seguimos usando el cojín de lactancia del que te hablé aquí para darles el pecho a la vez. Creo que es de las cosas más útiles cuando tienes gemelos y este ha hecho que mi espalda sufra menos. Todas las tomas que puedan hacer a la vez, bienvenidas sean (el tiempo con 5 hijos no sobra).

PASEO: Tenemos un carro gemelar que hemos usado poquito por la situación de pandemia. Es lo suficientemente estrecho como para pasar por las puertas. Cuando salimos, salen tal cual: no usan zapatos –llevan calcetines- y da igual pijama que chándal. No tengo bolso de carrito. Llevamos una botella de agua de acero inoxidable para todos que echamos en el bolsillo de debajo del carro. Si vamos a estar mucho rato sí que llevo pañales y toallitas. Si hace frío, llevamos una manta (no usamos sacos). Si vamos en coche, yo me coloco en el centro y ponemos un grupo cero a cada lado. Nuestro coche tiene 8 plazas: mi marido conduce, el asiento de copiloto va vacío, detrás estoy yo con los bebés y al fondo los hermanos mayores.

SUEÑO: Duermen poco. A la mañana con suerte media hora y a la tarde pueden hacer una siesta de 30 o 40 minutos en brazos o en las Babybjörn mientras los meces. Así desde que eran recién nacidos. Los mayores se acuestan pronto y nos quedamos con los bebés en el salón. Nunca están en la planta de los dormitorios solos: tengo un vigilabebés que hemos usado una vez, literalmente. Me parecen una tontuna y dan un poco de miedo. Tienen unas cunas de atrezo que apenas usan 1 minuto hasta que les pinchan como clavos y se vienen a la cama con nosotros. Duermen entre papá y mamá y los voy rotando para darles el pecho.

Mi secreto para no enfadarme por sus constantes despertares es dejar de esperar que duerman como adultos. Son dos bebés. Me ocupo de que se relajen y eso está bien y es suficiente en mi casa de no-durmientes.

ROPA: Les cambio la ropa cuando se manchan notablemente. Esto quiere decir que no les voy poniendo ropa de calle para salir, pijama para dormir, etc. A veces llevan pijama, otras ropa cómoda, pero es indistinto. No nos pasamos el día de pasarela, la ropa sirve para no pasar frío.

¿Qué hago cuando lloran a la vez?

Respirar. Recordarme qué están seguros. Le digo a mi cerebro que no hay urgencia. Ellos tienen prisa pero yo tengo que estar cabal. No voy más deprisa cuando gritan. Ellos se encuentran mal, no yo, y soy responsable de elegir mi calma. Los bebés no te contagian su emoción, somos nosotros quienes permitirnos caer de nuestro centro. Si me pongo nerviosa ya sé que es porque algo no anda bien en mí (en ellos llorar es más que normal, se comunican), como que estoy cansada, hambrienta, estresada por otras tareas, preocupada, etc.

Pido ayuda si la hay y, si no, asisto al que llora con más urgencia o se calma más difícilmente. Si se puede, los asisto a la par (los dos en el cojín de lactancia, los dos conmigo en la alfombra, los dos comiendo en la trona). Y, evidentemente, esto supone colocar primero uno y otro después. El otro llorará por no ser el primero. No pasa nada, serán unos minutos, no te angusties. Yo les hablo calmada: Estoy yendo, estoy colocándoos, ya casi estamos sentados, vamos a tomar teta… etc. A veces les canto o directamente me río porque la tensión parece una mala broma…

Sí, claro, otras veces quiero gritar. Pero eso no me ayuda ni ayuda a sus otros hermanos. De hecho estos últimos se agotan cuando los bebés lloran mucho, se ponen unos cascos para el ruido o me miran con cara de circunstancia.

*PD. Mis anteriores mellizos y la mayor fueron MUY porteados. Estos bebés son del confinamiento así que han salido muy poco y yo he tenido contracturas recurrentes con lo que porteamos menos. Pero si te gusta, es la manera más rápida de calmarlos después del pecho. Aquí hable sobre ello.

Cosas que no hago con mellizos

  • Horarios de reloj. Seguimos ritmos que se repiten cada día, pero no cumplo con ningún horario. De hecho no suelo mirar la hora con ellos.
  • Llevar un registro. Con los primeros mellizos leí que había que apuntar cacas, sueño, medicina… De cada uno en dos columnas para no confundirte. No lo he hecho nunca. Hemos fluido. Cuando ocurre algo, te das cuenta. Preocuparse sin motivo no sirve de nada.
  • Tener muchas expectativas: si no se comen lo que he preparado, no pasa nada. Si el baño no les relaja, no pasa nada y si no duermen más de media hora seguida, no pasa nada. Ni quieren fastidiarme ni es culpa mía. Los primeros años de vida no son cómodos, no hay que darle más vueltas.
  • Dividir ropa y juguetes: los juguetes son de todos, no hay de uno o de otro. Igual con los calcetines y los bodies (aunque sean niño y niña). Ahora que él es más grande que ella, lo que le queda chico a él se lo va poniendo ella. Y no pasa nada.

Imagino que surgen muchas dudas más. Te leo en comentarios o puedes escribirme a info@mamavaliente.es

Enlaces de interés:

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

14 comentarios sobre “Cómo me organizo con mellizos

  1. Muchas gracias por compartirnos tu experiencia, no tengo gemelos pero si un niño de 9 años que toma clases desde casa por la pandemia, uno de dos años que está dejando el pañal, habla como periquita y demanda mucha atención y una niña de apenas un par de meses, que aunque duerme mucho, tarda en comer (la amamanto día y noche) y también quiere atención.
    Al igual que tú no tengo familia ni conocidos en donde vivimos y me toca sacarla sola en gran parte del día.
    Tomaré varios de tus tips e ideas.
    Saludos desde México.

  2. No seria mejor bañar a los bebes primero y a los mayores después, no tienen mas defensas y más suciedad los mayores… lo digo por el tema de infecciones.

  3. Mujer si dejan el agua muy sucia supongo que si se cambia el agua pero en general no creo que dejen tanta bacteria.
    Mi admiración total,y mi agradecimiento por la sinceridad y por trasmitir la importancia de lo simple y de relativizar

  4. Realmente creo que cuanto tienes mas de tres hijos es cuando aprendes a simplificar. Aun recuerdo las pautas que seguía con mi primer hijo y como a lo largo de estes años y con la llegada a casa de bebes que vas adaptándote, y aprendiendo que muchas cosas de las que se hacían eran totalmente innecesarias. Viva el sentido común. Me encantó el artículo.

  5. Inspiradora como siempre. Gracias por compartir tus tips de crianza. Muchas cosas ya las aplicaba, y otras tomo nota. Tranquiliza ver que otras madres tienen tu misma perspectiva de las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *