Altas Capacidades

Cómo decirle al niño que tiene altas capacidades

digo que es alta capacidad

Una vez tenemos diagnóstico, una de las preguntas que nos asaltan es cómo decirle al niño que tiene altas capacidades. ¿Se volverá engreído? ¿Seré capaz de transmitírselo como algo bueno? ¿Tiene edad para saberlo?

Hoy planteo algunas sugerencias, partiendo del hecho de que es algo que os compete únicamente a vosotros como familia. Y solo vosotros conocéis la madurez emocional del niño así como el impacto en el entorno.

El diagnóstico es algo positivo

Empecemos por lo básico: tener una evaluación de altas capacidades intelectuales diagnosticadas debería apreciarse como algo positivo en nuestra sociedad. Dentro de nuestra increíble variabilidad, algunas personas tienen un cerebro que funciona distinto. Son más rápidos aprendiendo y tienen la capacidad de generar respuestas creativas y soluciones divergentes a los problemas. Necesitamos esta población, necesitamos estos niños que luego serán adultos. Los amigos y familiares deberían sentirse felices de poder compartir cosas juntos.

Pero sí, estoy en el mundo, y entiendo tus temores acerca del bullying, esa parte del profesorado mal informado o los comentarios suspicaces tu entorno. Entiendo incluso que si ya has leído sobre alta capacidad te hayan sobrevenido mil miedos sobre el mal comportamiento o los diversos retos emocionales.

Conocernos para querernos

Para tener una buena autoestima, es preciso saber por qué somos como somos. Es un alivio de hecho. Atención a lo siguiente:

‘Un niño que es diferente, sabe antes que nadie que lo es’

Y ante esa diferencia, no es fácil encontrar la respuesta si los demás estamos callados. Es más, lo más probable es que, con la necesidad de darse respuesta, acabe sintiéndose culpable de sus diferencias y asociándolo a algún problema mental.

De hecho, si tú mismo como adulto eres alta capacidad te pregunto ¿cuántas veces habrás pensado en tu niñez que estabas loco? ¿O que estabas ‘roto’, ‘a medias’, ‘defectuoso’?

Los niños necesitan saber por qué son cómo son para quererse bien. Cada niño tendrá un tiempo distinto y una forma adaptada de conocer su alta capacidad. Pero merece tener esa información.

Especialmente las chicas, pues entorno a los 11 años empieza a decaer su autoestima y pueden atribuir sus diferencias a algo negativo.

Cómo decirle al niño que tiene altas capacidades

  1. Empieza revisando tu propio concepto sobre el diagnóstico. Si tienes miedo de lo que esto pueda suponer, habla con los profesionales adecuados. Estos niños tienen una soberbia empatía, no podemos engañarlos con un discurso distinto a lo que nuestra cara y nuestro cuerpo están contando.
  2. Dale información concreta. Las altas capacidades son muy heterogéneas pero lo que tu hijo necesita saber es cuáles son sus fortalezas concretas, así como sus dificultades si las hubiera. Si en unos percentiles destaca más que en otros, es bueno que sepa que en esas áreas tiene una gran capacidad. Piensa en tu caso ¿te sería más útil que te dijeran que eres muy listo sin más o que te dijeran que tienes un gran talento creativo y una memoria muy buena?
  3. Sitúa ese diagnóstico. Seguro que has hablado más de una vez sobre la evidencia de ‘nadie es superior a otro’. Pero puedes hablarle sin miedo de que una parte de la población aprende más rápido y diferente. Puedes incluso aprovechar para hablar de genética y de cómo papá y mamá sienten las cosas igual de intenso.
  4. ¿Qué puede hacer con eso? El diagnóstico está bien para empezar pero es bueno explicar al niño que las altas capacidades son un potencial. Puede aprovecharlo y obtener disfrute de ello o puede ignorarlo y no desarrollar ese talento. Yo tengo claro lo que querrá elegir.
  5. Las altas capacidades no deberían ser un secreto. Por supuesto tú eliges hasta donde contar y a quién. Pero la familia cercana debería estar informada de ello con normalidad. En especial sus hermanos si los hay. Tal vez su tío segundo no tenga por qué saber nada pero será bueno una conversación con los abuelos donde puedas hablar del significado de las altas capacidades y actualizar aquello que sepan o hayan oído.

 

¿Se lo has dicho a tu hijo? ¿Eres tú el adulto de altas capacidades y te gustaría haberlo sabido antes? Te leo en los comentarios.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

2 comentarios sobre “Cómo decirle al niño que tiene altas capacidades

  1. Me ha conmovido esa afirmación que incide en la propia consciencia del niño sobre sí mismo. Es un abstracto, un indeterminado que no encaja, un «saberse diferente»apenas intuyendo la raíz de esa diferencia. El diagnóstico (o el diagnóstico a un hijo) pone nombre, ordena y da sentido y significado tangible a ese caos abstracto… entonces, llega la paz, el perdón, la superación.
    El problema es cuando el entorno cuestiona la confirmación de un prediagnóstico de AC, cuándo uno de los progenitores lo ve innecesario, casi un capricho que no lleva a nada….la culpa, el mimetismo de grupo, la vergüenza, vuelven a emerger en esa criatura desvalida que un día fuimos, la misma que se ensimismaba en si diferencia. En su potencial silenciado

Deja un comentario