Alta demanda

La Alta Demanda NO es tu culpa: explicación técnica sin magia

Alta Demanda NO

La Alta Demanda no es tu culpa, ya está bien. A menudo escucho que la alta demanda:

  • Es cosa de primerizas, que no tienen ni idea de lo que es un bebé.
  • Es porque la madre le ‘pasa’ el estrés por el pecho.
  • Es porque la madre tiene traumas infantiles no afrontados y no puede dar aquello que no tuvo.
  • Es porque son padres de ‘baja respuesta’.

Todo esto es horrible y cuando una familia está agotada por la intensa emocionalidad y gestión de estímulos de un bebé, ninguno de estos comentarios ayudan a dar paz o mejorar la relación.

Hoy te dejo un video donde ponemos nombre a cada cosa, hablamos de quién acuñó el término y por qué, así como el nombre que recibe en inglés (mucho más bonito y amistoso que lo de ‘demandante’).

La Alta Demanda no es tu culpa y va siendo hora de dejar de generalizar:

En mi casa la alta demanda no vino con mi primera hija, sino que apareció por primera vez con mi hijo mellizo. Insisto en lo de mellizo porque su hermana no lo era. Después se repitió en los siguientes mellizos (la genética cuenta) y lo que resulta muy interesante es que en cada uno de ellos, la alta intensidad responde a distintos indicadores y patrones de neurodiversidad. Dentro del video te explico que la Alta Demanda es un predictor de otras realidades que se verán en el largo plazo del niño como:

  • Alta Sensibilidad: No todos los niños sensibles son alto demandantes en sus primeros 3 años de vida, pero todos los alto demandantes resultan ser individuos de una altísima sensibilidad.
  • Altas Capacidades Intelectuales.
  • Otras neurodiversidades como TDAH o Autismo. 

Sí, así de complejo es esto. Pero los primeros años toca esperar y ver cómo evoluciona nuestro pequeño mientras lo acompañamos de forma incondicional (y con algún café y ayuda del entorno a poder ser).

¿Te han dicho alguna vez que la Alta Demanda es cosa tuya?
¿Por qué nunca es cosa del padre?

Recursos

[mc4wp_form id='2449']

6 comentarios sobre “La Alta Demanda NO es tu culpa: explicación técnica sin magia

  1. Gracias Bea. Yo tuve una niña que a partir de un año más o menos pillaba unas rabietas tremendas con según que ropa, yo creía que podría apretarle o sentirse incómoda, hasta que me di cuenta que eran los colores, lo que no le gustaban. Por ello lo que muy bien aconsejas es observar y valorar las necesidades, en cada momento. Cuando descubrí este tema supe que había ciertos colores que la niña rechazaba, y la puñetera, tenía muy buen gusto. Años después se hizo una maravillosa experta en colorear el mundo.
    ❤️

    1. Mi hijo: la ropa ‘cruje’, la ropa ‘pica’, el zapato se me mueve del pie, y el calcetín está mal puesto. El velcro nunca está lo suficientemente prieto. La etiqueta roza, las lentejuelas están duras, las capuchas son bultos. Los tejanos no están blanditos, ni los pantalones de algodón, sólo los pantalones de chándal son ‘blanditos’ (y han de ser finos, no pueden ser recios, pues ‘pesan’). Los zapatos rozan, rascan, se mueven….las gorras ‘redondas’ cubren poco la cabeza, mejor ‘cuadradas’….y así…. Solución? Escuchar, intentar encontrar las prendas que se le ajusten…y, cuándo la solución no es la precisa, entender que no es un capricho. Entender que lo pasa mal, que le altera hasta puntos insospechados y le abstrae de todo. Sonreír, cuándo se puede, pues en mi hijo encontré a mi ‘princesa del guisante’

  2. Hola Bea,gracias por este video. Te sigo desde hace un tiempo. He leído todos tus libros y me has ayudado a dejar de sentirme mala madre. Mi hijo mayor tiene 7 años actualmente…desde que nació pensaba que era un niño alta demanda,pero al ser primeriza creía que yo no sabía criar que ese era el problema… actualmente tengo otras dos niñas una de 4 años y otra de 2 y no be experimentado con ellas esa sensación en mi interior.
    Desde que mi hijo es muy pequeño intuía que podría tener altas capacidades,y sigo pensandolo. Aunque nunca hemos hecho ninguna prueba,pues no sé si ponerle la etiqueta me va a ayudar a sobrellevar mejor su crianza,pues la verdad es muy difícil y dura para nosotros,y acabo desbordada bastante a menudo por su intensidad e insatisfacción. Siento que pasa más tiempo frustrado y enfadado que feliz,y me culpo muchas veces por ello…
    La verdad a veces me siento muy perdida a la hora de gestión muchas situaciones que vivimos con el…
    Actualmente me es complicado económicamente permitirme una asesoría o curso sobre el tema,pero quería por favor que me dijeras si el libro que recomiendas en el blog, «el niño tozudo» podría ayudarme a ver las cosas de otra manera con mi hijo de 7 años,pues todo lo que encuentro habla de la primera infancia (0 a 3) y encuentro poca información sobre niños de más edad.
    Gracias por tu tiempo y espero poder profundizar más con tu ayuda más adelante.
    Un abrazo

    1. Hola Emma, totalmente, ese libro va enfocado también a niños de la primaria. No es precisamente para bebés, así que puede que te sea de utilidad. También te pueden servir los libros de Ross W Greene como ‘el niño explosivo’.

Deja un comentario