Altas Capacidades

Diferencias TDAH y Altas Capacidades

Diferencias TDAH y Altas Capacidades

¿Cómo que diferencias TDAH? ¿En qué se parece un niño movido y despistado a un genio? En que los dos son estereotipos. Ni las personas con diagnóstico TDAH/ TDA (Déficit de Atención con o sin Hiperactividad) son individuos que no se concentran, ni las personas de Altas Capacidades son siempre prodigios deslumbrantes.

En este artículo hablaremos de las semejanzas y las diferencias entre TDAH y AACC porque algunos puntos de unión hacen que uno y otro se confundan. Es más, porque ambos podrían coexistir en una misma persona en lo que llamamos doble excepcionalidad.

Y para empezar conviene distinguir que existen 3 manifestaciones del TDAH: hiperactivo, inatento y combinado. El hiperactivo, más común en los chicos, puede mostrar la misma energía que un niño altamente dotado. El inatento, más frecuente en chicas, puede pasar desapercibido y a la vez apagar unas altas capacidades no percibidas en una niña de doble excepcionalidad.

Uno de los errores de diagnóstico más comunes en niños de altas capacidades es calificarlo como TDAH sin que lo sea. Y una de las causas de infradiagnóstico más comunes es decir que un niño no tiene una alta capacidad porque su TDAH comórbido hace que baje la media de los test. Pero esto lo explicaremos más adelante, vayamos ahora a las semejanzas.

Semejanzas TDAH y Altas Capacidades (aacc)

  • Ambos pueden tener un alto nivel de actividad. Especialmente si comparamos un niño de tipo hiperactivo con otro aacc con lo que llamamos sobreexcitabilidad psicomotora. Esta sobreexcitabilidad es una de las 5 establecidas por Dabrowski que pueden estar más o menos presentes en los niños dotados y resumen que el niño de alta capacidad tiene una mayor excitabilidad ante los estímulos y bien reacciona a ellos de forma extrema, bien los busca de forma imperiosa (Puedes leer sobre ello aquí). La psicomotora nos dice que el niño ama el movimiento y su sistema neuromuscular está más atento y reactivo ¡necesita moverse! Así que en algunos niños dotados vemos por esto mismo impulsividad, hábitos nerviosos (tics), incapacidad para quedarse sentado o quedarse callado. Los hay que se mueven mucho y los hay ¡que hablan mucho! Esta interrupción de las conversaciones cuando algo les apasiona puede confundirse con TDAH. Así como cuando los vemos dar vueltas, saltos y giros mientras intentan concentrarse.
  • Se diagnostica más en chicos que en chicas. No porque haya más, sino por realidades muy concretas: el déficit de atención de las chicas es en una gran mayoría de tipo inatento, con lo cual no se observa hiperactividad. En ambos casos, dotación y déficit de atención, las chicas se camuflan con gran creatividad pasando desapercibidas. Sea porque ‘No quiero molestar’, sea porque ‘No quiero llamar la atención con mi talento’, deciden camuflarse porque prefieren estar integradas en el grupo.
  • Los dos tienen una hiperfocalización en aquello que les apasiona. La persona TDAH puede concentrarse maravillosamente, solo que quizá no en aquello en lo que debería estar concentrado ahora. Con Altas Capacidades la capacidad de concentración es igual de asombrosa, ¡pero solo si le interesa el tema! Si no, pueden parecer igual de inatentos que una persona con déficit de atención: Si esto no tiene sentido para mí, desconecto. Así que un niño que no presta atención en clase podría ser un niño dotado que se confunde con TDAH. A menudo el niño de alta capacidad puede responder de qué estaba hablando el profesor cuando este intenta ir a pillarlo. En caso de TDAH, puede ser más dificultoso volver a la concentración. Pero aquí también se añade la sensorialidad: Ambos perfiles pueden ser muy sensitivos y captar la más mínima sutileza. Un ruido los distrae y dejan lo que estaban haciendo. Ahora bien ¿puede volver el niño con facilidad a lo que hacía? ¿O lo hemos perdido en el camino? Esta sería una buena pregunta para discriminar. Un niño sobredotado puede aburrirse en clase y desconectar porque él ya ha asumido el concepto sobre el que se está redundando. Cuidado, porque el aburrimiento se puede confundir con la inatención.
  • Su trabajo puede ser un desastre, no hay cuidado por los detalles: Esta característica que podría ajustarse más a unas pobres funciones ejecutivas propias de TDAH, también se observa en los niños de alta capacidad de tipo viso-espacial, aquellos que aprenden por imágenes. Tienen un tipo de aprendizaje holístico que les lleva a centrarse en el todo más que en el detalle y pueden perder de vista cosas para ellos insignificantes como la caligrafía, la ortografía o la limpieza. Es más, a veces necesitan ir a una velocidad donde todo lo que implique escribir o rellenar les retarda. El resultado parece desinteresado, con poco mimo y pueden evitar tareas de lectoescritura pareciendo la evitación propia de un chico TDAH.
  • Ambos son muy creativos. En realidad, voy a hacer una puntualización: A pesar de los déficit en la memoria de trabajo, un niño con alta capacidad es mucho más creativo si tiene además TDAH. Es decir, un niño doblemente excepcional será más creativo que un niño que ‘solo’ tenga altas capacidades. Así se observó al examinar los resultados de las pruebas de Pensamiento Creativo de Torrance.
  • Tienen múltiples intereses. Y pueden ir de uno a otro en aparente forma errática. El niño de alta capacidad siente asombro e interés por muchas áreas y el niño TDAH, de forma similar, puede cambiar su entusiasmo de foco con frecuencia.
  • Ambos pueden tener problemas de sueño. Dificultad para irse a la cama, activación nocturna, despertares o pocas horas de sueño.
  • Los dos perfiles pueden ser muy desafiantes. Ya lo vimos en el artículo anterior sobre los tipos de superdotado, el llamado ‘desafiante’ puede ser todo un reto en el aula y en casa. Ambos pueden ser retadores, sea por su dificultad para seguir las normas e instrucciones en caso de TDAH, sea por su incapacidad para acatar normas injustas en los niños dotados.
  • Ambos tienen un bajo umbral de frustración.

Diferencias TDAH y Altas Capacidades:

Arriba ya hemos visto algunas sutilezas a observar, pero sumamos algunas más:

  • El cansancio manifiesto es una señal típica del TDA / TDAH que no es propia de las altas capacidades. Todos estamos cansados alguna vez, pero cuando un niño se levanta cansado o a lo largo del día es recurrente que no tenga ganas de hacer actividades, resulta sospechoso. Si de hecho pensamos que puede haber una comorbilidad, el cansancio recurrente en un niño dotado puede ser una señal.
  • Dificultades con el tiempo y la organización. No son propias de las altas capacidades. Puedes estar muy enfocado y olvidarte de comer, es cierto, pero habitualmente, no te representa llegar tarde, olvidarte de contestar un mensaje por meses o acordarte de entregar un trabajo el último día. Suele haber una buena tendencia a la organización. Aunque a priori parezca caótica. Un niño que pierde cosas, no sabe donde las ha puesto, se olvida la mochila con demasiada frecuencia, es llamativo y podría estar hablándonos de TDAH.
  • Cambios de humor notorios. Al igual que el cansancio en TDAH, la fluctuación de los cambios de humor no es un indicador propio de las altas capacidades pero sí puede ser llamativo en caso de déficit de atención. Nos referimos a cambios de humor aparentemente no justificados. En este particular es bueno tener presente que esto puede estar relacionado con la integración sensorial del niño y tanto niños de alta capacidad como niños TDAH pueden vivir desorden de procesamiento sensorial.
  • En TDAH hay dificultad para seguir instrucciones. Culminar la tarea, construir un lego con los pasos propuestos, hacer lo que venías a hacer sin acabar haciendo otra cosa… Esto no es un rasgo propio de las altas capacidades.
  • Los niños aacc pueden abandonar tareas que ya no les apasionen. Se puede confundir con un niño TDAH cuyas funciones ejecutivas no le permiten iniciar una tarea, organizarse o sostenerla. La diferencia sutil se encuentra en que el niño TDAH puede rechazar una empresa que sepa le va a llevar mucho tiempo mientras que el niño aacc puede rechazarla por desinterés, independientemente de lo extenso que vaya a ser o de que no vaya a obtener recompensa inmediata.

¿Y si tiene los dos? TDAH y Altas Capacidades

Un aproximado 10% de niños TDAH son también niños altamente dotados (fuente aquí). Desgraciadamente un diagnóstico puede ocultar al otro y, o bien nos fijamos en su dificultad y obviamos su potencial, o bien justificamos sus ‘rarezas’ a la dotación y acabamos por no darle la ayuda que necesita.

Para ellos, los doblemente excepcionales, es frustrante. Porque el potencial habita en ellos pero no pueden dirigirlo como desean. Como resultado, tienen mayores problemas de autoestima, se sienten ‘tontos’ y pueden acabar por odiar la escuela.

*Existe una magnífica tabla creada por Sharon Lind para poder distinguir más escenarios entre aacc y TDAH. El experto Roberto Ranz tiene una traducción en su web que puedes leer aquí.

Falsos negativos de Altas Capacidades: Me han dicho que mi hijo ‘no es’

Por último quiero hacer hincapié en la importancia de un buen diagnóstico. No solo para diferenciar sino para detectar la doble excepcionalidad TDAH+AACC. En este último caso, los resultados de los test psicométricos pueden ser desiguales. Cuidado, porque puede que, buscando el promedio de los resultados, nos aparezca que NO es un niño dotado y es el TDAH el que está bajando los percentiles en tanto que baja su velocidad de procesamiento o su memoria de trabajo. Es decir, bajan sus funciones ejecutivas. Esto ocurre por ejemplo en la escala de Weschler (el WISC que se suele pasar a los niños).

Si crees que el resultado no es ajustado y ves unas áreas muy elevadas y otras que caen, no dudes en solicitar una segunda opinión donde se establezcan pruebas para el TDAH como el DSM5. El TDAH puede coexistir con las Altas Capacidades, por favor, no sostengas el mito de lo contrario.

Como ves, no es tan sencillo como decir que el niño distraído tiene TDAH. Podría tratarse de un niño aburrido por falta de estímulo. Ni es tan fácil como decir que el niño dotado ‘no se esfuerza’: podría tener una dificultad poniendo fin a sus tareas. De hecho, hay detalles que pueden pasarnos desapercibidos como el siguiente:

Cuando el cerebro de un niño de alta capacidad está recibiendo nueva información, consume más glucosa que el cerebro de otros niños. Si está bajo de glucosa, puede parecer distraído, irritable, inatento o desafiante (Webb, 2016)

¿Curioso, verdad?

Recursos sobre el tema

 

*Lo que lees en este artículo no sustituye en ningún momento el diagnóstico de un profesional.

[mc4wp_form id='2449']

2 comentarios sobre “Diferencias TDAH y Altas Capacidades

  1. Hola, me acabas de abrir una ventana que desconocía y no sabes lo mucho que me has ayudado con este blog. Tengo un hijo de 6 años al cual le llevan haciendo pruebas y test años. Expresé mis sospechas dq pudiera ser AACC y nos lo descartaron xq los test daban bajos para serlo y ahloa nos han dicho q el niño puede ser TDAH. Cual ha sido mi sorpresa al leer tu post q resulta q el TDAH puede afectar los resultados de los tests 😱😰
    No voy a rendirme, xq en mi interior sé que lo es.
    GRACIAS por lo que haces.

    Un abrazo
    P.D: por cierto soy PAS 🤗🤗💋💋

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *