Alta Sensibilidad

Cómo disfrutar de Halloween con niños altamente sensibles

Halloween con niños altamente sensibles

¿Listo para disfrutar de Halloween con niños altamente sensibles?

Pasar miedo no es divertido para todos. Para algunos niños, esta fiesta es más un tormento que una diversión y cada vez más colegios la incluyen como parte de la programación, por lo que viene bien tener en cuenta algunas peculiaridades con nuestros niños altamente sensibles.

Ser una persona de alta sensibilidad implica un estado de alerta más elevado: recuerda que en el mundo animal, donde la sensibilidad prevalece en el mismo porcentaje que en los humanos, los más sensibles son esenciales en las crisis y ante el ataque. Ellos son los que avisarán al grupo de que algo malo ocurre.

Esta fiesta consiste en simular que algo MUY malo ocurre. Aunque no sea verdad. Ellos experimentan las emociones con más fuerza y lo que para algunos es broma, para otros puede ser un día aciago.

Aquí tienes algunas pautas a revisar para conseguir un día a su medida y sin estragos.

Cómo disfrutar de Halloween con niños altamente sensibles

  1. No le obligues a disfrazarse. Permite que vista de algo que no le dé miedo (mi hija mediana ha elegido este año el traje de ‘Bebé Calabaza’). El traje puede ser suficiente, plantéate si es necesario usar pintura en la cara y, si es preciso, elige las de mejor calidad (las hay ecológicas como las de BioKidd o las de Namaki (nosotros hemos probado estas – se van con agua y no irritan la piel). No pongas demasiadas expectativas o tiempo en fabricar el traje: Si a última hora decide no vestirse o lo lleva puesto cinco minutos como los míos, puede ser frustrante para ti. A ellos puede molestarle el tejido, lo pesado o liviano que sea el traje o determinados accesorios y peinados. Piensa que es una noche al año, y las fotos estarán oscuras, no exijas lo mejor de ti. Y si te preguntan… basta con decir que no está interesado en disfrazarse.
  2. Llamar a las puertas de un extraño no es nuestra tradición y no tiene por qué gustarle al niño sensible. Sabes que a tu hijo no le gusta conocer gente nueva ¿Por qué iba a querer llamar a una puerta sin saber quién hay detrás y si le asustara o no? Aunque vaya contigo y en tu falda, asegúrate de que le parece algo divertido en lugar de decirle que es ‘lo que hace todo el mundo’.
  3. ¿Hay mucho ruido o gente en la fiesta? Nuestros niños se sienten especialmente afectados por el tumulto y la música alta o ruidos fuertes y sorpresivos. Aunque estéis al aire libre, puede haber demasiada gente y estímulos para él. ¿Puedes hacer un descanso cada veinte minutos para despejar oídos y cuerpo? Te lo agradecerá (en estos casos suelo ir con mis hijos al baño. A mí me viene casi mejor que a ellos).
  4. Si vas a asustar a un niño asegúrate antes de que se siente cómodo con este juego. Sea tu hijo o no, piensa antes de lanzarte con la máscara a voz en grito.
  5. No todo vale a cualquier edad. Deja los túneles del terror para cuando crezca. Si tienes que decidir, sopesa si estaréis más cómodos en una fiesta por la tarde con luz solar o una por la noche. Hay tiempo para todo en esta vida.
  6. ¿Ha cambiado la rutina del cole? Si en su clase han incorporado esta festividad, puede que el horario del día haya sufrido cambios. Propón un poco de calma y vuelta a lo conocido antes de ir a la fiesta de la noche o el fin de semana. ¿Tienes varios eventos en mente? Tal vez debáis elegir centrarnos en uno ¡y disfrutarlo al máximo!
  7. ¿Y las fotografías? Depende. Hace poco me comentaron que aunque al niño no le gusten las fotos es importante crear recuerdos. Estoy de acuerdo. Pero pueden ser recuerdos no preparados, sino fotos espontáneas. Y no necesariamente un reportaje de 100 fotos. Muchos niños sensibles evitan ser el centro de atención y se sentirán incómodos si sacas el móvil o la cámara.
  8. Cuidado con las películas de miedo. Si el niño es muy impresionable, quizá no sea día para ver cine. Existen opciones amables como Hotel Transilvania con personajes típicos de las novelas de terror SIN pasar miedo.

Otras formas de disfrutar Hallowen con niños altamente sensibles sin pasar miedo

Actividades como hacer manualidades o recetas dulces con decoración de azúcar puede ser un plan que les haga ser partícipes del día sin necesidad de dar o recibir sustos. Para los más pequeños tienes descargables como estos de Orchard Toys.

Dado que a las personas altamente sensibles nos cuesta transicionar, las actividades con calabazas nos dan para hablar sobre el cambio de estación y de hora y puedes aprovecharlo para tratar temas lejos del miedo.

Hay belleza en las calabazas iluminadas, en el tul negro, en las velas, e incluso en las telarañas de algodón. No siempre es necesario sumar sangre, cuchillos y dientes afilados.

Puedes celebrar una fiesta aprovechando la estética, los colores más típicos e incluso la magia de los misterios. A los niños les encanta preguntar sobre la muerte y este es un buen día para responder preguntas sin incomodidad. De hecho, los disfraces pueden ayudarnos a tratar temas incómodos (y si no, pregúntale a los amantes del Cosplay).

Si nuestro hijo tiene además desorden de procesamiento sensorial, todo va a ser más para él. Procuremos no darle más importancia al día de la que tiene y recordemos sus dificultades sensoriales a la hora de vestirse y lanzarse a una fiesta tan compleja para ellos donde la gente toca y grita para asustar.

¿Qué tal se plantea esta fiesta para ti?

[mc4wp_form id='2449']

Deja un comentario