Alta demanda·Neurodiversidad

Mi bebé parece asustado: Reflejo de Moro en Alta Demanda

parece asustado

Hace unos 6 años busqué en internet ¿por qué mi bebé parece asustado? Mi hijo era un bebé de alta demanda, no dormía y cuando lograba cerrar los ojos, cualquier ruido (como pasar la página de un libro), lo despertaba de golpe ABRIENDO BRAZOS Y ESTIRANDO LAS PIERNAS.

Resultó que lo que yo estaba viendo era el Reflejo de Moro: También llamado reflejo de agarre o del abrazo es la respuesta del niño ante algo inesperado como que dejes de sujetarle la cabeza. Se abren brazos y piernas y deja de estar flexionado. El bebé inspira rápido y se queda congelado una fracción de segundo. Después seguramente grite asustado.

Esto es típico de los bebés pero suele desaparecer entre los 2 y 4 meses. Con mi hijo no. En algunos niños, el reflejo de Moro persiste y esto “se asociará con una reactividad y sensibilidad mayor a los estímulos repentinos e inesperados”. (Goddard Blythe S. 2004).

Con ese gesto mi hijo me enseñó una resumen de todo lo que encerraba: Alta demanda, alta sensibilidad, desorden de procesamiento sensorial y neurodivergencia.

Neurodivergencia y Procesamiento Sensorial en Alta Demanda

Hace un tiempo te presenté la alta demanda como un trasbordador hacia otra condición que actualmente no vemos. Pequeñas señales como el reflejo de Moro activo nos indican que las diferencias del bebé señalan implicaciones en el sistema nervioso y neurobiología del bebé. Son el camino de baldosas amarillas.

Alguna vez se me ha tildado de agorera con la frase ‘Se puede ser alta demanda y nada más’ y no lo creo. Hace seis años que veo familias con hijos intensos en sus primeros meses y no conozco el caso donde después no haya habido alta sensibilidad, altas capacidades, desafíos en su integración sensorial, TDAH, autismo o doble excepcionalidad. Sencillamente no conozco el caso.

Si realizáramos un perfil sensorial a un bebé de alta demanda veríamos que existen implicaciones en su sistema nervioso. Que no es solo temperamento.

No en todos veremos esta peculiaridad del reflejo de Moro prolongado pero si lo tienes en casa, quiero que sepas que estamos hablando de sentido vestibular (equilibrio y oído interno) y del auditivo.

Por qué mi bebé parece asustado

Mi hijo parecía realmente asustado y con la sensación de que iba a caerse continuamente. Era desconfiado y estallaba sin previo aviso. No era capricho, no era manipulación ¡algo pasaba en su sistema nervioso! Pero en aquél momento no encontré la respuesta por parte de médicos y pediatras. Tan solo me dijeron ‘Algunos niños son así y te ha tocado’.

Esta actitud de sobresalto aparecía con movimientos más o menos bruscos, sonidos fuertes e inesperados, olores intensos, luces fuertes o incluso cambio de temperatura. Visto desde fuera, solo se me ocurría decir que el niño ‘es más sensible’. Y a este punto imagino que has llegado tú.

Aquí fue que topé con el sistema vestibular y el resto de sistemas sensoriales (que no son solo los 5 conocidos y que muy bien nos contó Dafne Santana en un video anterior). Y especialmente me fue de gran ayuda el libro ‘El niño bien equilibrado’ de Sally Goddard Blythe:

«… el reflejo de Moro no da tiempo al cerebro consciente a analizar la situación y emitir una respuesta apropiada. En su lugar, el sistema se pone en modo emergencia, ya que el reflejo de Moro actúa como una reacción primitiva de “lucha o huida”»

A través de esta autora comprendí que cualquiera de nuestros sistemas sensoriales puede activar este reflejo, aunque en recién nacidos está más asociado a auditivo y vestibular.

El retrato que hacía el libro hablaba de niños en general muy inteligentes que no reaccionan como se espera: necesitan sentirse seguros, le importunan los cambios y necesitan tener el control de la situación.

Esto es lo que desde fuera simplificamos como niños tímidos y controladores. En mis consultas veo a menudo niños introvertidos que necesitan dirigir el juego o la comida y aquí hay perfiles tanto de altas capacidades como de autismo, alta sensibilidad, etc.

¿Con qué se asocia este reflejo de Moro residual?

Parafraseo la aportación de Goodard Blythe en p. 45:

  • HIPERSENSIBILIDAD: Reacciono fuertemente ante determinados estímulos
  • DESAFÍOS VESTIBULARES: Relacionados con el movimiento como mareos a lo largo de la vida.
  • EQUILIBRIO y coordinación deficiente.
  • DIFICULTADES MOTRICES como para por ejemplo atrapar una pelota o para reaccionar cuando vienen corriendo hacia ti.
  • INMADUREZ EN EL MOVIMIENTO OCULAR y en la capacidad de percepción visual: me cuesta mantener la atención visual, tiendo a distraerme, me cuesta ignorar información que no es relevante.
  • INSEGURIDAD
  • ANSIEDAD generalizada y/o timidez
  • BAJA TOLERANCIA AL CAMBIO, poca adaptación
  • AVERSIÓN A LO INESPERADO y repentino como ruidos, olores o un perro que viene ladrando.

 

Puedes leer más sobre esto en mi guía del bebé de Alta Demanda

[mc4wp_form id='2449']

3 comentarios sobre “Mi bebé parece asustado: Reflejo de Moro en Alta Demanda

  1. Muy buenas, estos niños que describes, fijo van acompañados de una tensión neuromeningea alta. Mis hijos tienen ambos tensión dural, y son así. Es muy agotador. Y por mucha terapia de fisio y osteopatía, cada estiron les afecta.

  2. Mi hijo ahora de un año es de alta demanda. No dormía nada, ahora un pelin mejor pero tiene al menos 10 despertares. Cuando necesita/ba algo tiene que ser ya o sus chillidos se oyen en Francia. Cuando lloraba parecía que lo mataran.
    Siempre ha tenido un reflejo del moro desde recien nacido hasta bastantes meses, muy exagerado, movía todo el cuerpo y parecía que bailaba sevillanas.
    Pero siempre ha sido muy hábil y precoz motrizmente.
    A los seis meses ya caminaba por toda la casa agarrado a los muebles, gateaba a la velocidad de la luz etc.
    A los 9 comenzó a andar, y a los 11 se tira dos minutos manejando un balon con los pies por toda la casa.
    Desde recién nacido parece que vea perfectamente, la mirada y sonrisa , te hablaba con los ojos desde el primer mes.

  3. ¡Hola! Gracias por la información!
    Con mi segundo bebé lo que me pregunto yo es si a todos los bebés hay que avisarles antes de tirar de la cadena del retrete para que no se asusten. Bien está cuando ya te acostumbras a decir: “ahora va a sonar, así tscchhhhh”.
    ¡Abrazos!

Deja un comentario