Altas Capacidades

Cómo se si soy una mujer inteligente o me estoy flipando mucho

mujer inteligente

Te has planteado la posibilidad de tener una alta inteligencia. Y después te has recriminado por pensar eso ¡de ti! Lees indicadores de alta capacidad intelectual que calcan tu infancia y edad adulta, pero sientes que es imposible que ‘merezcas’ encontrar respuesta a tus diferencias en algo así. El pensamiento femenino está regado de sesgos cognitivos que nos empujan hacia abajo haciéndonos pensar que somos parte de una media y que nuestra voz no merece ni siquiera murmurar.

La atribución de nuestros logros nos diferencia de los hombres:

  • Las niñas, jóvenes y mujeres inteligentes atribuimos nuestros logros al trabajo y el esfuerzo.
  • Mientras que los niños, jóvenes y hombres inteligentes, atribuyen sus logros a sus habilidades innatas.

Cuando triunfamos, pensamos que hemos tenido suerte. Cuando fracasamos, pensamos que se debe a causas internas, es decir, que somos incapaces.

No importa lo competente que sea una mujer, lo mas frecuente será que tienda a subestimar sus habilidades. Entonces ¿puedes ser una mujer inteligente y no creer que lo seas?

Dentro de la cabeza de una mujer inteligente:

Estas son algunas de las cosas que ocurren dentro de tu cabeza:

  • Eres buscadora de significado. No te conformas y dejas pasar las cosas. Necesitas encontrar sentido al comportamiento humano, a las decisiones, a los requiebros biológicos, a los errores tecnológicos e imprevisibles. ¡Quieres que todo tenga un porqué y una resolución! Cuanto más rápida mejor. Así que no dejarás de buscar ni dejarás pasar las cosas fácilmente porque la vida tiene un alto impacto en ti y observas detalles y estructuras ocultas en todo.
  • Te gusta aprender y profundizar sobre aquello que te interesa. Te enamoras de las ideas y huyes de conversaciones insustanciales. Subir la complejidad aumenta el reto intelectual y eso te genera una efervescencia que te encanta. Sueles mantener relaciones con personas que nutren tus conversaciones y rehuir de aquellas que no lo hacen. Te han dicho que eres selectiva en tus amistades, pero no ven que eres selectiva en la entrada de la información. No vale cualquier cosa ni te vale cualquier persona.
  • Tu nivel de exigencia no tiene parangón. No solo exiges a quienes trabajan y conviven contigo, sino a ti misma. De hecho eres más benevolente con los demás de lo que lo eres contigo. Te increpas y te insultas por lo que no has hecho todavía sin poner lo suficientemente en valor tus logros. Eres durísima. Tanto que hasta te dices ‘Deja de creerte inteligente, no sabes nada’.
  • Llevas las riendas. Discutiste con tu madre en la adolescencia día y noche. No ibas a consentir nada que no estuviera alineado contigo. Eres independiente en tus ideas y no se te convence con un tweet o una cadena. Necesitas comprobar, formarte, buscar lo negativo y discutir tus propias teorías. No eres fácil ni es fácil trabajar contigo: si tienes algo claro, eres napoleónica.
  • Vives en constante conflicto entre tu habilidad y las peticiones sociales. ¿Debería dedicarle más esfuerzo a mi talento o estar más presente en mi familia? ¿Debería decir que eso es incorrecto y está demostrado o dejar que la velada transcurra alegremente? ¿Debería levantar la mano? Otras personas, te lo aseguro, no se lo preguntan. Estás demasiado enfocada en complacer. Y a veces parece que estés escondida.
  • Tu mente es un atropello. Todo está amplificado física, mental y emocionalmente. Pero se parece más a estar expuesta que a tener poderes. Necesitas sentir que todo esto tiene un propósito y a menudo te desbordas de tanto cuanto sostienes. Te gustaría dejar de oír a tu cabeza por un día entero. Y aprecias que de vez en cuando te dejen sola.

A veces temo los listados de indicadores de altas capacidades porque son divertidos sí, pero pueden sonar a horóscopo si te quedas solo con lo que te interesa. Pueden tergiversarse o tomarse al pie de la letra cuando son solo palabras y conceptos. En este otro artículo expliqué con mayor profundidad lo que sí es tener alta capacidad y lo que no. Espero que entre ambos tengas pistas, que no certezas: contacta con un profesional experto si deseas una evaluación de altas capacidades. Y ve sin temor. Lo peor que puedes obtener son respuestas.

Mujeres Sensibles y Capaces

Si deseas conocer más sobre la alta capacidad en mujeres adultas, tienes abierto el curso SENSIBLES Y CAPACES. El primer curso online diseñado para mujeres de alta capacidad y alta sensibilidad enfocado como autodiagnóstico y lleno de explicaciones hacia aquello que no consigues ubicar. Puedes ver el contenido y la primera lección en abierto aquí.

[mc4wp_form id='2449']

Un comentario sobre “Cómo se si soy una mujer inteligente o me estoy flipando mucho

  1. Hola! Sigo tu canal y tus artículos desde hace algunos meses! Me parecen interesantísimosy superrigurosos. Para mi, el tema de las AACC es nuevo pero me identifico MUCHO con todo lo que explicas y comentas. Sospecho que puedo ser AACC.. Pero no te escribo por eso. Estoy preparando un curso para profes de instituto sobre algunas mujeres del mundo de la música y el espectáculo analizadas desde una óptica feminisma. Estoy leyendo en redes que Marilyn Monroe tenía un QI de 165! Sería muy revelador que la “rubia tonta” más famosa del planeta, víctima de abusos sexuales desde niña y con problemas de drogas, depresión y stress postraumático, resultase ser AACC. Personalmente, me encantaría defender esto frente a un público adolescente. Me gustaría saber tu opinión sobre el tema y te pido disculpas por hecharle tanto “morro” al preguntarte. Un abrazo y mi más sincera enhorabuena por tu trabajo

Deja un comentario